Si alguna vez me hubiesen preguntado si iría a un astrólogo hubiese dicho que no. No me llaman la atención esas cosas, y siempre supuse que dicen cosas ambiguas para poder adaptarse a cualquier situación. Pero cuando uno está viajando muchas situaciones toman un cierto “me chupa un huevo” relativismo. Y al fin de cuenta lo que vale son esas acumulaciones de experiencias.

Todo nació en Dharamkot cuando unos uruguayos que conocimos nos hicieron un mapa trazado a mano de Rishikesh. Ahí nos indicaban algunos posibles lugares para dormir, para comer, para visitar y también marcaban, cerca de un puente, a un astrólogo de nombre Prateek. Nos lo recomendaban si queríamos hacer una experiencia de ese tipo. Ellos habían quedado impresionados con la calidad y exactitud de lo que dijo.

Mapa con las indicaciones pertinentes. Arriba a la izquierda se lee Prateek.

Mapa con las indicaciones pertinentes. Arriba a la izquierda se lee Prateek.

Nosotros fuimos a Rishikesh en un momento especial. Primero porque era temporada baja, hacía mucho calor y estaba todo prácticamente cerrado. Es la capital mundial del Yoga, pero en ese momento había pocos cursos, la mayoría de los profesores no estaban en la ciudad. Los guest house estaban vacíos y muchos restaurantes cerrados. Y segundo porque 15 días antes había pasado una catástrofe un poco más al norte. En donde nace el Ganges hubo grandes inundaciones. Se habla de 5.000 desaparecidos. Y los que sobrevivieron perdieron sus casas. El agua de llevó todo a su paso. Incluso las rutas. Calculan que para recuperar el daño material son 3 años. La pérdida de un ser querido no se recupera.

En ese contexto llegamos a Rishikesh. La ciudad tiene 2 puentes que cruzan el Ganges, Ram Jhula y Lakshman Jhula. Nosotros nos alojamos cerca del primero, el astrólogo estaba cerca del segundo. Uno de los primeros días que fuimos al otro puente encontramos el local. Al lado estaba el de su hermano, Puneet, que vende gemas y también lee la palma de la mano. Era el encargado de decirnos que Prateek no estaba. Que venía más tarde. Esta historia se repitió 3 o 4 veces.  Lo que nos hizo empezar a dudar y perder interés.

Puente de Lakshman Juhla

Puente de Lakshman Juhla

Había pasado una semana y prácticamente nos habíamos olvidado de la cuestión. A la mañana siguiente sabíamos que nos íbamos para Haridwar. Era la última tarde en Rishikesh y salimos a caminar y mojar los pies en el Ganges, una vez más. En eso andábamos cuando pasamos otra vez por la puerta del astrólogo y sale a nuestro encuentro el hermano diciendo que ese día si estaba.

La primera sensación fue de nervios. Frente a una situación nueva y que ya había dado por descartada. Pero lo tomé casi como un juego y entré. Ludmila me esperó afuera. Prateek estaba muy cómodo sentado casi como si me estuviese esperando. Después de un par de preguntas de rigor, acertó con exactitud 2 o 3 cosas que pasaron. Y cosas concretas, como si me conociera. Lo cual me dejó perplejo e hizo que cambie mi actitud frente a él. Empecé a tomar lo que decía de otra forma.

Empezó a hablar de mí futuro. Me dijo lo que quería escuchar: Me recomendó que viaje mucho. Que es bueno para mi creatividad. Y que esa creatividad la puedo canalizar tanto en la fotografía como en la escritura. Realizando eso me iba a sentir bien y lo iba a poder adoptar como una forma de trabajo. También habló de futuros destinos. Que pronto iba a ir a Europa, y nombró 2 países donde iba a sentirme más cómodo y estimulado: Italia y España.

Por otro lado me recomendó tener cuidado con la parte baja de mi espalda, que me puede traer algún problema si no me cuido. Insistió en que practique yoga para evitar cualquier inconveniente. También hablo de otra parte sensible de mi cuerpo, el páncreas. Y por eso me tenía que cuidar del azúcar. Tendría que dejar de comer chocolate.

Hablo de nuestra relación con Ludmila. Dijo que nos conocimos en una vida pasada (donde yo era escritor). Que es una buena mujer y predijo un futuro próspero y feliz. Que nos vamos a casar y tener 2 hermosos hijos, una mujer y un varón. También dijo que para ella sería bueno realizar danza.

Carta astral

Carta astral

Lo que dijo sobre el pasado lo acertó, lo que dijo sobre el futuro no lo sé, pero tampoco me desespera. Lo que sí, de alguna forma, dijo lo que quería escuchar. Y eso me da aliento para seguir viajando, escribiendo y sacando fotos. El resto del camino lo seguiremos armando nosotros, lento y a nuestro ritmo. Pero sin dejar de escribir y sacar fotos.