Hace más de diez días que fuimos a Auschwitz, y aún siguen dando vuelta aquellas imágenes. En estas humildes líneas buscamos transmitir un poco lo que sentimos estando ahí:

Auschwitz -19

  • Imaginate que sos el sostén de una familia polaca en la ciudad de Lodz a fines de los años ’30. Junto con tu mujer criaron tres hermosos hijos. Un varón de quince, una nena de diez y el hijo menor de cinco. También vivían cerca tus padres, son un poco mayores y están entrados en edad.
  • Imaginate que un día comienza la guerra y los alemanes empiezan a invadir tu país.
  • Imaginate que antes de que reacciones, Alemania gana la guerra y Polonia, una vez más, pierde su soberanía.
  • Imaginate que a muchos amigos y familiares se los llevan para Alemania a trabajar en fábricas. No tenés ninguna noticia de ellos.
  • Imaginate que te mudan a un barrio cerrado por muros. Tu familia, incluidos tus padres tienen que compartir la casa con otras familias. La policía alemana controla la entrada y salida del gueto. Tanto de personas cómo de víveres.
  • Imaginate que por esa causa empieza a escasear la comida y la situación se vuelve cada vez más desesperante.
  • Imaginate que por el hacinamiento, el desborde de las tuberías y la falta de limpieza las enfermedades contagiosas se propagaban con rapidez.
  • Imaginate que a causa de la escasez de alimentos y por tener las defensas bajas tu hijo menor muere. No es la primer muerte que te toca vivir de cerca, pero si la que más te duele.
  • Imaginate que alguna de esas enfermedades contagia a tu madre y empiezan los problemas con los otros habitantes de la casa, ellos insisten en que se vaya. A los pocos días muere. Te consolás pensando que ya estaba vieja, mejor que no sufra tanto.
  • Imaginate que tus compañeros de casa se suicidan porque no aguantan más la desesperación. Dejando a tu cargo a dos chiquitos de seis y ocho años.
  • Imaginate que el de seis ni se quiere levantar de la cama para jugar afuera. Muere al poco tiempo de inanición.

Auschwitz -5

  • Imaginate que los alemanes te ofrecen ir a un lugar mejor, con casa, trabaja y un futuro próspero. Querés ir de inmediato, sin dudarlo.
  • Imaginate que vecinos te dicen que es peor ir ahí, que es una mentira, que te mandan a campos de concentración a trabajar. Elegís no creerles.
La entrada de Auschwitz

La entrada de Auschwitz

  • Imaginate que pensás que no puede haber nada peor que esto, y cuando viene el tren vos y tu familia, mas el chico que adoptaron se suben con sus pocas pertenencias.

Auschwitz -10

  • Imaginate que el viaje en tren es de cinco días. Van en un vagón 80 personas. Donde sólo hay una pequeña ventana y un balde de agua y otro para las necesidades. No sólo hay judíos, también viajan con vos polacos, gitanos y eslavos.

Auschwitz -2

  • Imaginate que no tiene comida en todo ese viaje, y cuando llueve sacan la mano por la ventana para después chuparla y poder tomar algo de agua.
  • Imaginate que en ese tren también muere gente, y el cuerpo sigue viajando con vos.

Auschwitz -4

  • Imaginate que llegan, el sol los encandila. Los obligan a dejar todas sus pertenencias en un costado. Los hacen formar dos filas. Vos y tu hijo de quince están en una. Tu mujer, tu hija, tu padre y el otro nene en otra. A ellos le dicen que pueden tomarse una ducha caliente, vos los ves alejarse confiados.
Por este pasillo ves alejarte a tu familia. Es la última vez que los ves.

Por este pasillo ves alejarte a tu familia. Es la última vez que los ves.

Rastros de una cámara de gas que los nazis explotaron ante la rendición alemana.

Rastros de una cámara de gas que los nazis explotaron ante la rendición alemana.

Latas vacias del gas tóxico que utilizaban

Latas vacias del gas tóxico que utilizaban

  • Empezas a sospechar. A tu alrededor solo ves cercos electrificados, grandes paredones y torres con soldados controlándolo todo. Ves a otras personas, ninguna parece estar disfrutando. Con una mirada complice te dan una dolorosa bienvenida. Ves una pila de cuerpos a la que van sumando a quienes no sobrevivieron al trayecto del tren. Querés gritar, pero no podés. Ya es tarde.

Auschwitz -6

Auschwitz -1

  • Imaginate que el oficial que te recibe te dicen que la única forma de salir de este lugar es a través del humo de la chimenea.
Esa chimenea estaba sobre los crematorios, al lado de las cámaras de gas.

Esa chimenea estaba sobre los crematorios, al lado de las cámaras de gas.

  • Imaginate que te rapan y te tatúan el número de identificación en el brazo.

Auschwitz -8

  • Imaginate que te mandan a un pabellón con piso de barro y camas con paja. El frío empieza a azotar. Por suerte te mandan junto a tu hijo. En realidad ese pabellón era un viejo establo con capacidad para 50 caballos, ahora alberga a 400 personas.

Auschwitz -17

  • Imaginate que todos los días te levantan al amanecer y te hacen formar afuera hasta que los cuentan a todos. Parados en el frío, desabrigados y sin moverse. Si alguno muere, los propios compañeros lo arrastran hasta afuera para no demorar el conteo. Previamente, pelean por quien se queda con sus zapatos y sus abrigos, si es que tiene.

Auschwitz -14

  • Imaginate que no sabés nada más del resto de tu familia.
  • Imaginate que empezas a imaginar que les pasó.

Auschwitz -15

  • Imaginate que tu hijo que antes pesaba 60 kilos ahora pesa 25. La dieta consiste en una taza de café por día y una sopa.

Auschwitz -13

  • Imaginate que el único familiar que te queda muere también.
  • Imaginate que te obligan a dejar todo y empezar a caminar. Es una gran hilera. Cualquier prisionero que no podía seguir, debido a la falta de comida o enfermedades era asesinado. Uno por uno ves morir a tus compañeros.

Auschwitz -11

  • Imaginate que esto no tiene un final feliz.
  • Imaginate que esto no es ficción y pasó de verdad hace 70 años.
  • Imaginate que si no pensamos con delicadeza, corremos el riesgo de que se vuelva a repetir. Reflexioná sobre lo importante que es trasmitir tolerancia.
Imaginate que está sea tu imagén del cielo antes de morir

Imaginate que está sea tu imagén del cielo antes de morir

Así de duro es visitar los campos de concentración y exterminio en Auschwitz. Esperamos sepan comprender la rudeza de nuestras palabras.