Category: India
Varanasi: Guía completa

Varanasi es un mundo aparte, ubicado a orillas del río Ganges. Es un desafío para la razón, para los sentidos y para el morbo. Es el caos, la espiritualidad y el karma. Es una ciudad única, desenfrenada y pintoresca. Quizás por eso se ganó la fama de ser la ciudad que Shiva creó para él mismo.

Para el hinduismo, es la ciudad más antigua del universo. Para las guías de viaje, una parada infaltable en cualquier itinerario por India. Para nosotros, un reto y una provocación constante.

Varanasi - India -6

Varanasi es una de las siete ciudades sagradas para el hinduismo y desde hace siglos, recibe miles de almas al día. Desde todas partes de India (y del mundo), son muchas las personas que llegan con el fin de tomar un baño sagrado a en el Ganges y así, limpiar su karma. Otros llegan moribundos y, a su vez, muchísimos cuerpos son traídos para ser cremados. Se supone que ser cremado y arrojado al río permite que el alma se libere del ciclo de las reencarnaciones. Es un lugar auspicioso. Donde la muerte y la vida conviven a orillas de uno de los ríos más sagrados y contaminados del mundo.

Varanasi es una ciudad única. En sus estrechos callejones conviven puestos de suvenires, de ofrendas de flores, de ropa. Vacas, puestos de chai y restaurantes occidentales. Mendigos, peregrinos y motos. Bicicletas, turistas perdidos y timadores oportunistas. No te sorprenda que te quieran vender huevos o cerveza a escondidas (al ser una ciudad sagrada, son varios los alimentos que están prohibidos). Tampoco te va a sorprender perderte una y otra vez entre las laberínticas calles de la ciudad antigua. Así es Varanasi y no hay nada que se pueda hacer. Dejate contagiar por el misticismo. No juzgues, no busques entender lo inentendible del ciclo de la vida. Respirá hondo y Namasté.

Varanasi - India -13

Varanasi es una ciudad o que te fascina o que te supera, pero jamás va a ser una ciudad indiferentes o una simple parada más.

¿CUÁNDO IR A VARANASI?

Como sucede en toda India, la época de calor y de lluvias son algo a evitar. En Varanasi, cuando llueve, llueve. El río Ganges se desborda y buena parte de la ciudad queda bajo el agua. Lo ideal es evitar la época de monzones (de junio a agosto). También es recomendable evitar la época de calor. Nosotros estuvimos en el mes de mayo con más de cincuenta grados de sensación térmica a la ocho de la noche. Realmente fue un acto suicida. Si podés elegir, la mejor época para visitar Varanasi es de septiembre a marzo. Cuando no llueve ni hace tanto calor.

¿QUÉ VER Y QUÉ HACER EN VARANASI?

Uno puede dedicarle un día a la ciudad, como también una semana. No es fácil aburrirse. Les compartimos algunos ideas de cosas para hacer:

  • Caminar por los ghats. Vivirlos:

Para nosotros, Varansi vive y es en los ghats. En las escalinatas de piedra que conducen al sagrado río Ganges. Desde el amanecer hasta la noche cerrada, constantemente hay vida (y muerte) en los ghats. En total son más de 80 y se pueden recorrer caminando. En la mayoría vas a encontrar personas tomando baños sagrados, lavando ropa y vacas refrescándose. Niños aprendiendo a nadar, señores lavándose los dientes, mujeres lavando los platos y cacerolas y muchachos jugando al cricket. Pero hay otros ghats, y esos son los complicados, dónde a diario se creman miles de cuerpo. Así, sin más. Bajo la luz del día. Las cenizas son arrojadas al río, dónde las vacas toman agua y los niños juegan.

Varanasi - India -8

El mejor horario para visitar los ghats es el amanecer y el atardecer. No sólo para evitar el sol y el calor abrasador, sino porque esos son los momentos mágicos dónde los ghats se llenan de sadhus, peregrinos y curiosos.

  • Paseo en barco

Un buen modo de tener una visión general de Varanasi y de observar los ghats, los templos y el misticismo reunidos en una única imagen de postal, es desde el río.

Varanasi - India -10

La orilla del Ganges está repleta de barcos y barquitos dispuestos a llevarte a dar un paseo. Para nosotros el mejor momento es al amanecer. Dónde uno ve como la luz del sol va tiñendo poco a poco cada de unos de las escalinatas. Los barcos también son un buen modo de acercarse a Manikarnika, el ghats de las cremaciones (pero de eso, hablaremos más abajo).

El paseo estándar no dura más de una hora, ni sale más de 100 rupias por persona. Precio que se alcanza regateando con amor y paciencia. No te preocupes por cómo conseguir un barco, ellos te van a encontrar a vos muy rápidamente. Muchos hoteles y guest-house también ofrecen este servicio, pero en el precio que pagás está incluida su comisión y ganancia.

  • Puja al atardecer

Todos los días a las 19 horas se realiza una puja sobre el río conocida como “ganga aarti”. La misma dura una hora y consiste en una ceremonia de fuego, incienso y cantos devocionales a la Madre Ganga. Se celebra en Dasaswamedh Ghat y no se paga entrada pero hacia el final de la ceremonia varios hombres pasan pidiendo donaciones.

Varanasi - India -3

No es nada del otro mundo, pero vale la pena sentarse un rato y observar en detalle toda la ceremonia.

  • Ghats de cremaciones

El morbo puede más y son muchos los turistas que se dejan tentar por la idea de ver de cerca un cuerpo ardiendo. Manikarnika es el ghat de cremaciones más grande y más conocido. Es el lugar más propicio “del universo” para que un cuerpo arda y alcance así, el moskha: la liberación.

Varanasi - India -12

Varanasi - India -4

El ghats es fácil de encontrar. Desde el río se observa las piras de madera ardiendo, de cerca se huele el humo y se ven los distintos tipos de maderas. Por los callejones de la ciudad se ven los cuerpos en camillas marchando hacia el ghat. Es imposible evitar ver la muerte de cerca, aunque uno puede elegir que tan de cerca o lejos verla.

Manikarna tiene un acceso libre y gratuito pero está prohibido sacar fotos y filmar las cremaciones por una cuestión de respeto. Pero hay que tener cuidado ya que está lleno de oportunistas que cobran entradas ficticias, multas inventadas o que te invitan con simpatía a la terraza de un vecino desde dónde se puede sacar fotos. Invitación que seguramente te va a salir muy cara.

Nuestro consejos es que evites Manikarka. Harishchandra es otro ghat de cremación mucho más tranquilo. Sin oportunistas ni timadores, sin tanta gente ni tanta mugre. Está cerca de Assi Ghat y los vas a reconocer por el gran crematorio eléctrico que ahí está dispuesto.

Si querés saber más sobre los rituales de cremación, les recomendamos esta crónica en primera persona que Ludmila escribió para Otro Mapa: Morir en el río Ganges.

  • Meditación, yoga, clases de cocina.

No es fácil aburrirse en Varanasi, ya lo dijimos. Más allá de la vida a orillas del río, la ciudad ofrece toda clase de cursos. Meditación, Yoga, clases de cocina, de danza, sesiones de astrología. Lo que quieras y al precio que quieras pagar.

Varanasi - India -9

Les recomendamos averiguar bien antes de contratar cualquiera de estos servicios ya que hay muchísimos chantas y sitios de mala calidad.

  • Sarnath

A diez kilómetros de Varanasi, se encuentra Sarnath. La fama se debe a que aquí Buda dio su primer discurso luego de haber alcanzado la iluminación en Bodhgaya. Sarnatah es un sitio de peregrinaje, una de las cuatro ciudades sagradas para los budistas.

Desde Varanasi se puede ir en el día en autoricksaw o en transporte público.

  • Universidad de Varanasi

Llegamos por accidente y nos encantó. En si, no hay mucho que ver más que un gran predio de arboles, pasto, flores, arbustos y asientos para sentarse a descansar, leer o dormirse una siesta.

Varanasi - India -2

Encontrar aire puro y espacios verdes en India, no es algo que ocurra a menudo. Por lo cual, si se sienten agobiados en Varanasi visitar el campus es una buena opción.

Se puede ir en transporte público y está muy cerca del hospital general, así fue como llegamos nosotros.

  • Vishwanath Temple: Templo de Shiva o templo de oro.

Muchos lo llaman el “Golden Temple” por sus cúpulas de oro macizo, otros lo llaman el templo del Señor Shiva y para otros es uno de los templos más antiguos de India. Sea como fuere, lo vas a reconocer fácilmente.

Varanasi - India -11

Si bien está escondido entre los callejones de la ciudad vieja, siempre hay largas filas en sus puertas. Los indios esperan por horas su momento para ingresar.

Para los occidentales, las filas son un poco más cortas. Eso si, no se puede ingresar con cámaras de fotos, ni celulares, ni nada más que el pasaporte (requisito necesario para ingresar). Dado que se cometieron distintos atentados contra el templo, la seguridad es excesiva. No te sorprenda estar caminando entre gendarmes, ametralladoras y vacas por Varanasi!

Además del templo de Vishwanath, Varanasi está lleno de templos, templitos, ermitas e, incluso, mezquitas.

  • Shopingeo

Cuando camines por Varanasi, la cantidad de locales, mercados y negocios te va a encandilar. Varanasi tiene fama de tener una de las mejores sedas, por lo cual salir de Shopping también puede ser una buena actividad.

Varanasi - India -7

Eso sí, tomalo con paciencia. Todos los precios se regatean y no siempre ofrecen artículos auténticos ni originales. Hay que ir con ojo crítico y dispuestos a pasar horas sentados en un local mirando saris, pashminas y elefantes de mármol.

Con empuje se obtienen muy buenos precios, por lo cual puede ser un buen lugar para resolver los souvenirs de tu viaje.

  • Disfrutar de una terraza y las vistas

Más allá de la oferta de cosas para hacer, las compras y fotografias de Varanasi, nosotros lo que más disfrutamos fue del atardecer. Caminar por Ghats, subir hasta alguna terraza, pedir algo fresco para tomar y respirar mirando el imponente río Ganges y todo lo que ahí ocurre.

Varanasi está lleno de barcitos, restaurantes y terrazas simpáticas dónde, simplemente, mirar la vida pasar.

TIMOS Y CUIDADOS NECESARIOS

Pero no todo es tan color de rosa en Varanasi. No sólo es una de las ciudades más mágica de India, sino que también es una de las más terribles.

Al igual que Agra, Delhi y que toda ciudad corrompida por el turismo, Varanasi no es la excepción. Simplemente, hay que andar con un ojo abierto todo el tiempo.

Timos, estafas, robos. Todo puede pasar, en cualquier momento y en cualquier lugar. Los ricksaws te van a perseguir por cuadras, los remeros también. Basta que el tren este llegando a la estación de Varanasi para que un arsenal de oportunistas se suba a tu vagón para ofrecerte acomodación, servicios de guía o coches de alquiler, cambio de plata o lo que fuera. Es terrible y muy insoportable. Lo mejor que podes hacer, es tomarlo con calma y buen humor. Aunque, reconocemos, a nosotros nos sacó de quicio más de una vez.

Timos frecuentes:
  • Arreglar un precio y no aclarar en que la moneda. Por ejemplo, “100 hasta la estación de trenes”. No te sorprenda que al llegar, te exigan 100 doláres o 100 euros.
  • “Desde acá podés sacar fotos”. Seguramente lo vas a oir en los ghats de cremación. Luego, te invitan a una terraza o una ventana con vista al ghats y esperan una buena propina. Pobre de vos, si no lo pagás. Los tipos pueden ponerse muy pesados y en el mal sentido.
  • Desconfía de los ricksaws baratos. Si te quieren cobrar poco es porque esperan sacarte lo que falta del dinero por otro lado. Salvo que quieras pasearte por negocios con altas comisiones, negate rotundamente a visitar las tiendas que te recomienden.
  • Mismo nombre, tres sucursales. Los indios son terribles. No te sorprenda ver tres locales con el mismo nombre. Esto pasa, sobre todo, con los locales u hoteles que la guía Lonely Planet recomienda. ¡Trata de buscar el original!
  • También es importante tener cuidados con tus objetos de valor en los hoteles, trenes y mismo en los ghats.

Es una verdadera lástima, pero no siempre el turismo le hace bien a los lugares.

¿DONDE DORMIR?

La ciudad se divide en dos. La parte vieja (o antigua) es la que está sobre el río. Es la zona más interesante ya que ahí vive Varanasi. Las callejuelas están llenas de hoteles, guest house y habitaciones en alquiler.

Varanasi - India -5

Cuándo más cerca del río y de los ghats principales más caro es. Pero como siempre, los precios son relativos. Todo se regatea y en temporada baja se pueden obtener descuentos de hasta el 50%. También hay mucha diferencia entre habitación con aire acondicionado y sin AC.

Alejándose del río, comienza la parte nueva y moderna de la ciudad. Nosotros elegimos la parte vieja y originaria de Varanasi. Es donde hay más encanto y donde ocurre la magia.

Les compartimos tres opciones distintas, para distintos presupuesto. Nosotros estuvimos en las tres.

  • Presupuesto alto:

Si andas sin cuidado del presupuesto, tanto Alka Hotel como Ganpati Guest House pueden ser dos buenas opciones. Las habitaciones están muy bien, con buen wifi y un restaurant indio y occidental. Pero lo mejor es que ambos sitios están ubicados sobre el río. Ambos tienen dos terrazas desde dónde se obtienen una muy buenas vistas de la ciudad.

Ambos sitios tienen restaurant, por lo cual podés ir a disfrutar de las terrazas sólo ordenando un chaí o una Coca-Cola bien fría.

  • Presupuesto medio:

Hace unos años, nos quedamos en Teerth Guesthouse (Los dueños son los mismo que Alka Hotel). Las habitaciones del primer piso están muy bien; Son amplias, frescas y bien ventiladas. Hace dos años y tenia una excelente relación precio-calidad. Ahora los precios están un poco más caros.

Es un sitio difícil de encontrar ya que está en uno de los tantos pasadizos y patios internos de Varanasi. Lo cual hace que sea un lugar muy relajado pero bien ubicado.

Lo vas a encontrar siguiendo los carteles o estando atento a doblar en la esquina del Ganga Fuji Restaurant.

  • Presupuesto bajo:

Caminando unos diez metros más allá del Teerth Guesthouse, está Monu Family Paying House. Lo administra una familia “relativamente” simpática pero las habitaciones están muy bien. Los baños, sobre todo, fueron de los mejorcitos que vimos en India.

La mayor contra es que las habitaciones sin aire acondicionado pueden ser muy calurosas durante el día y con eso, no hay nada que hacer. Pero salvo eso, las habitaciones son enormes y las camas para dobles son como para cuatro personas.

¿DÓNDE COMER?

Nuestro favorito de la ciudad, y quizá por cierta carga emotiva y personal, es Shree Café. Sirven comida vegetariana a un precio “turista” pero accesible. Si bien tiene opciones occidentales como pastas, panqueques y hummus, lo mejor son los currys que ahí sirven. Nuestro favorito: El malai Kofta. No tiene desperdicios!

Otra buena opción orientadas a occidentales es el Mona Lisa Café. Lo mejor es que tienen muy buena panadería y café de maquina a precios normales. Las medialunas (croissant) recién sacadas del horno son un viaje de ida y vuelta a Buenos Aires.

Otra buena opción y está si respeta precios locales es el local de massalas dossas (35 rupias) que está sobre la calle. Es difícil de definir su ubicación ya que la parte de viaje de Varanasi no hay calles ni numeración, pero está a la vuelta del Shree Café. Basta preguntar por el “massala dossa” para que alguien los guíe hasta ahí.

Más allá de estas sugerencias la ciudad vieja está llena de locales de comida (Thalis por 70 rupias), de chaí y de pizzas. Sacando las prohibiciones de huevo y cerveza cerca del río, en Varanasi se puede conseguir (casi) de todo para comer!

Recomendación especial:

Una eminencia en Varanasi es el “Blue Lassi”. Se trata de uno de los locales con más fama de la ciudad y dónde se dice, sirven los mejores lassis de India. El lassi es una bebida típica en India hecha a base de yogurt. Los hay de fruta, con chocolate e, incluso, con especias.

Varanasi - India -1

Si alguno está interesado, ahí también ofrecen un “Lassi especial” que viene con marihuana. Por razones obvias no está en el menú, pero el dueño sabe a que te vas a referís. Viene versión suave, mediana y fuerte.

¿CÓMO MOVERSE?

Dentro de la ciudad vieja, lo mejor es caminar. De un lugar a otro, por los ghats, por las callejuelas o por dónde las vacas lo permitan.

Si bien Varanasi tiene transporte público, para nosotros lo mejor para moverse es subirse a los ricksaws compartidos. Un rickshaw hasta la estación de trenes cuesta cerca de 100 rupias (a fuerza de regateo ya que no existe el taxímetro), pero el rickshaw compartido está 20 rupias. Quizá no sea fácil subirse con mochilas o con equipaje, pero es muy buena alternativa para moverse por la ciudad.

¿CÓMO LLEGAR? ¿CÓMO IRSE?

Como siempre en India, lo mejor es moverse en tren. Varanasi Juction es la estación principal de trenes de la ciudad. Lo bueno es que ahí hay una oficina de atención a turistas exclusivamente. Con aire acondicionado y empleados que hablan un muy buen inglés, es una buena oportunidad para aprovechar y comprar varios trayectos y conseguir información oficial.

Si quieren saber más sobre los trenes, los tipos de boletos, quotas y clases les recomendamos está Guía sobre Trenes en India.

BORDE NEPAL:

Varanasi es una buen lugar desde el cual cruzar a Nepal por la frontera Gorakhpur-Sunauli. Desde Varanasi se puede tomar un tren nocturno hasta el borde y desde ahí, seguir viaje por Nepal en autobús.

Si van a visitar Nepal, les recomendamos nuestra Guía de viaje con datos y consejos para visitar Nepal.

Por último, les compartimos nuestra crónica sobre LAS PARADOJAS DE VARANASI.
Consejos para cuidar tu salud en India

Seguimos brindando información útil para todos aquellos viajeros y aventurados que quieren conocer India. La última vez les compartimos algunos de los consejos que nos hubiese gustado oír antes de visitar India por primera vez (allá en el año 2013). Días atrás, también, publicamos una serie de consejos y recomendaciones especificas para mujeres que están por viajar a India. Somos conscientes de que no todo se puede prever y que la suerte y el destino tienen su porcentaje de actuación, pero creemos que a la suerte hay que ayudarla. De ahí, estos consejos.

Pero muchas preguntas que nos llegan son sobre la salud, el cuidado y la higiene en India. No hay dudas sobre la variada geografía del país, tampoco sobre la superpoblación (de personas, de insectos y de roedores), el hacinamiento constante y la polución de las grandes ciudad. Las condiciones no son para nada las mejores. En el norte uno puede sufrir mal de altura y en el sur dengue o diarrea. No queremos ser alarmistas pero en India uno tiene que tener cuidado y estar con las defensas altas. Cómo dicen, mejor prevenir que curar. Dudamos que alguien quiera tener una mala experiencia en sus viajes por eso somos conscientes de que siempre hay que tener ciertos cuidados.

Madurai - India -1

Antes de viajar

Antes de salir de viaje, en general, solemos visitar el departamento de Medicina del viajero. Sea en un hospital público o en una clínica privada, la mayoría de las ciudades cuentan con asesoramiento para viajes.

Son consultas cortas. En base al itinerario del viaje, la época del año y a la historia clínica de cada uno se recomiendan ciertas vacunas, cuidados, y medicamentos complementarios. No es una visita obligatoria pero si sirve para aclarar dudas y tomas las precauciones necesarias según la zona que visitemos.

Vacunas

Cualquier sudamericano que quiera visitar India debe presentar un comprobante de vacunación de la fiebre amarilla (ya que tenemos el riesgo de ser portadores). En general, lo suelen pedir a la hora de tramitar la visa pero a nosotros nos lo han pedido, también, en el aeropuerto antes de ingresar al país.

Luego, podemos darnos más vacunas pero ya es a modo de prevención y queda en cada quien aplicárselas. En nuestro caso, las vacunas que nos recomendaron fueron:

  1. Polio (refuerzo)
  2. Hepatitis A y B (refuerzo)
  3. Antitetánica (refuerzo)
  4. Rubeóla
  5. Rabia
  6. Difteria
  7. Encefalitis japonesa (no se consigue en Argentina)

También se recomienda vacunarse contra la varicela, meningitis y tuberculosis.

Botiquín

Además de las vacunas necesarias en Medicina del viajero nos indicaron cómo preparar un buen botiquín. En términos generales es importante llevar analgésicos, antibióticos de amplio espectro, antiespasmódicos, antihistamínicos, antidiarreicos, descongestivos y elementos de primeros auxilios (Pervinox, apósitos, vendas, etc.).

En nuestra experiencia, llevamos un botiquín muy grande y fue inútil. La mayoría de los remedios se nos vencieron y no nos enfermamos ni para usar una tableta completa de ibuprofeno. Además, las pocas veces que no nos sentimos bien asistimos al médico ya que no nos gusta automedicarnos. En el hospital nos dieron todos los medicamentos que nos recetaron por lo cual tampoco tuvimos posibilidad de usar los que ya teníamos.

Una sola vez tuvimos que comprar unas gotas humectantes para los ojos y fuimos directamente a la farmacia. Con un mínimo de inglés pudimos hacernos entender. Nadie nos pidió receta ni prescripción medica.

En caso de que necesiten medicación crónica quizá si es importante que viajen con la receta y con el nombre de la medicación en inglés.

Seguro médico

Es el dilema de muchos viajeros. Nosotros somos de los que prefieren prevenir que curar. Quizá por ser clásicos, por ya estar un poco viejos o por lo que fuere pero siempre que visitamos India lo hicimos con un seguro médico ya contratado.

Por suerte, pocas veces lo utilizamos pero siempre fue muy cumplidor. Brindándonos la atención médica y las medicinas recetas sin la necesidad de tener que pagar (o devolviéndonos la plata contra reembolso).

En nuestros últimos viajes al país contamos con la cobertura de ASEGURA TU VIAJE. Les recomendamos que coticen con ellos que tipo de cobertura les conviene más en base a su tiempo de viaje e itinerario.

Enfermedades y problemas comunes

Una persona pesimista podría decir que todas las enfermedades y problemas son comunes en India. Es cierto, no es un país desarrollado y muchas personas aún viven en condiciones indignas. Pero si tenemos que decir rápido cuales son los principales riesgos a los que se exponen los viajeros, podríamos decir:

I. Diarrea del viajero

El 90% de los viajeros que visitan India son presos de la diarrea. Sea más leve, más larga, con más o menos dolor de panza, más de una vez sentimos que nuestro cuerpo no nos pertenecía y tuvimos que correr al baño (aunque sea al feo y maloliente baño del tren).

Por más que uno tome precauciones, la comida de por si es tan distinta que el cuerpo tiene que reaccionar de algún modo. Además a eso se suma las pocas condiciones de higiene de los restaurantes y puestos de comida.

El mayor riesgo de la diarrea es la posible deshidratación que puede venir después. Es importante tomar mucho agua y consultar al médico si la diarrea es frecuente. Quizá puede tratarse de parásitos, bacterias o como nos pasó a nosotros, y devenir en una fuerte infección urinaria.

Samosas - Masa frita rellena de papa y muchos condimentos

Samosas – Masa frita rellena de papa y muchos condimentos

II. Malaria y dengue

Si bien en muchas regiones de India ya no hay riesgo de malaria, hay zonas dónde aún se registran casos. Con el dengue pasa lo mismo.

Para la malaria se puede tomar medicación pero en nuestro que queríamos viajar más de seis meses continuos por el país, era demasiada medicación con demasiados riesgos secundarios.

Decidimos matas dos pájaros mosquitos de un tiro y confiar en el repelente de mosquitos. Si los mosquitos no pican, no hay riesgos de malaria ni de dengue.

Lo ideal es ponerse repelente al menos dos veces por día (sobre todo en el amanecer y atardecer). Por las dudas, nosotros también le echamos a la ropa. Siempre utilizamos repelente con DEET de al menos 15% y procuramos dormir con mosquitero y/o ventilador.

El mosquitero y el repelente también sirve para espantar otros insectos como las famosas chinches que viven en el colchones y en los asientos de los autobuses.

III. Problemas respiratorios

En las grandes ciudades, la polución no es un problema menor. Además del smog se junta el polvo y la tierra acumulados más las montañas de basura que están ahí desde hace años.

India huele mal y no es recomendable tragarse todo el polvo y mierda que flota en el aire. Personas con problemas respiratorios y/o alérgicos tienen que tener cuidado en las grandes ciudades.

kerala-5

IV. Infecciones

Las hay de todo tipo y están a la orden del día. Nada mejor que generar los propios anticuerpos.

Ante el primer sintoma de fiebre, les recomendamos que estén alerta y no se dejen estar.

V. Rabia

No sólo los perros tienen rabia, India está llena de monos. Los hay más salvajes o más agresivos. En general suelen tener muy poco miedo de los humanos y están dispuestos a robar tus galletitas, botellas de agua o anteojos de sol. El mayor problema de los monos en India son las mordeduras. Muchos tienen rabia y no dudan mucho a la hora de pegar un mordiscón. ¡Tengan cuidado!

Consejos

I. Comer en lugares concurridos

El primer y gran consejo es comer donde haya gente. Muchos restaurantes turísticos suelen estar vacíos. Lo mejor es ir donde la comida circule, de esa forma nos aseguramos de que es fresca.

II. Siempre agua embotellada

Lo mejor es tratar de evitar el agua de la canilla. Sobre todo en las grandes ciudades. Siempre es recomendable comprar agua embotellada. Algunas ciudades tienen agua potable y muchas casas tienen filtros, lo que es una buena opción. El método de hervir o utiizar pastillas potabilizadoras siempre funciona.

Muchos optan incluso por lavarse los dientes con agua embotellada, nosotros no lo creemos tan necesario.

III. Verduras frescas y cocidas

Las ensaladas son complicadas en India. Nosotros solemos evitarlas a menos que sea un lugar de confianza, o hayamos lavado nosotros mismos las verduras.

Incluso con la fruta solemos tenes cuidado. En general, si compramos frutas, tratamos de que sea lo más fresca posible y la pelamos nosotros. Previo lavado con agua.

IV. Sentido común

Podríamos extendernos demasiado dando consejos. Cuidado con los fritos, con el picante, cuidado al cruzar la calle, cuidado con el agua del Rio Ganges, etc. No queremos ser pesados ni alarmista. Creemos que el mejor consejos que podemos darles es pedirles que sean sensatos y que tengan sentido común.

Si un restaurant/hospital/alojamiento/persona no les genera confianza, retírense. En India lo más importante es ser intuitivo. Para cuidar la salud, también hay que serlo. Saber escuchar. Si sienten que algo no va bien, no esperen a ver que pasa. Consulten.

***

Esperamos no haberlos asustado y que tengan una buena experiencia en India. Quizá los primeros días sean más difíciles pero con tiempo y paciencia, uno termina adaptándose al caos, al picante y al misticismo. ¡Buen viaje!

Guía de las Islas Andamán

Última actualización 27/03/2016

Introducción

Las Islas Andamán y Nicobar son un archipiélago ubicado en el Golfo de Bengala, en el corazón del Mar de Andamán. Están compuestas más por de 200 islas e islotes y son parte del cordón montañoso que recorre desde Indonesia hasta Birmania pero políticamente son parte de India.

Que sean territorio indio es sólo una cuestión circunstancial. Si bien las islas estuvieron desde siempre poblabas por grupos tribales fueron los ingleses quienes las re-descubrieron en la época de la East Indian Company (Compañía Británica de las Indias Orientales). Fueron utilizadas como centro de prisión y detención, siendo la Siberia de la colonia inglesa.

Hoy la población autóctona de las islas está aislada del contacto con los turistas y con un fuerte peligro de extinción. El resto de las islas fue poblado con refugiados de la guerra civil que aconteció a la par de la Independencia de India. Por lo cual, la mayoría de los habitantes son bengalíes, tamiles y bangladesíes.

Más allá de estas cuestiones políticas e introductorias, las Islas Andamán son un verdadero paraíso aún por descubrir.

¿Cómo llegar?

Dado que se trata de unas islas separadas por más de 1.000 kilómetros del continente indio sólo hay dos modos de llegar: avión o barco.

Avión

Sólo llegan vuelos domésticos por lo cual sólo se puede volar desde India. La mayoría de las grandes ciudad tienen vuelos directos a Port Blair. Lo más barato y accesible es volar desde Calcuta o Chennai desde sólo se demora dos horas en llegar.

Con cuanta más anticipación se saquen los vuelos, más baratos son. También el precio varia según la época del año. Alguna de las compañías que operan son IndiGo, Spice Jet y Air India.

Barco

No es un trayecto corto, no es fácil conseguir boletos, y no es lo más limpio y prolijo del mundo pero llegar en barco a las Islas Andamán es una experiencia única e inolvidable (o, al menos, lo fue para nosotros).

Porto Blair, la ciudad capital de las islas está conectada marítimamente con tres ciudades: Chennai (Tamil Nadu), Vizag (Andhra Pradesh) y Calcuta (West Bengal). Por mes suele haber un trayecto de ida y de vuelta a cada una de ciudades, en temporada alta suele haber dos o tres trayectos al mes.

Al no haber trayectos fijos, las fechas de los barcos se publican mensualmente siendo posible sufrir cancelaciones y reprogramaciones por cuestión climáticas o técnicas. Nosotros nos guiamos por la página oficial.

Para reservar los boletos es necesario ir personalmente a cualquier oficina de Shipping corporation of India.

Para comprar el boleto es necesario llevar fotocopias del pasaporte. Les recomendamos que compren con anticipación los boletos ya que se suelen agotar muy rápido (sobre todo Bunk Class)

Los precios en Febrero del 2016 eran: Deluxe 9280 INR, First Class 6110 INR y Bunk Class 2380 INR.

Deluxe Class se trata de un camarote doble con baño privado. Sábanas, ducha con agua caliente, armarios y sillones. First Class es similar a Deluxe pero los camarotes son para cuatro personas. Por lo cual, posiblemente uno comparta la habitación con más pasajeros. Bunk Class, en cambio, se ubica en la bodega del barco y se trata de un gran compartimiento con entre quinientas a novecientas literas según cual sea el barco. En Bunk Class los baños están separados en hombres y mujeres y son tierra de nadie. La higiene no abunda, el aire no circula e ir al baño puede ser una experiencia terrorífica pero al hospitalidad de la gente y la diferencias de precio con las clases superiores hace que todo esto pase a un segundo plano.

Cada barco cuenta a su vez con un salón comedor, una área común de descanso y con largas cubiertas para respirar el aire fresco y marino. Tanto el comer como el área común están dividas entre pasajeros de clase Bunk y de las clases superiores.

Nosotros viajamos en Bunk Class junto a otros quinientos indios. Pero hicimos uso de nuestra condición de extranjeros para inmiscuirnos en el salón comedor y en los baños de las áreas comunes de primera clase. Nadie nos pidió nuestro boleto ni el número de nuestro camarote.

El trayecto en barco suele durar entre tres a cinco días según la ciudad de la que se zarpe y las paradas intermedias que realice el barco. Nuestro viaje fue de cinco días ya que realizamos dos paradas en las Islas Nicobar (tuvimos al suerte de ver las islas desde la cubierta).

A bordo del barco se vende agua, chai, galletitas y snacks. También se sirve desayuno, almuerzo y cena. En general suele tratarse de un thali que se repite de comida a comida. Nosotros pagamos 800 INR por un pase que incluida todas las comidas a bordo (12) más un chai a media tarde en el salón de Primera Clase (en Bunk Class el mismo pase costaba 750 INR). Si bien la comida es la misma, las condiciones no eran tan parecidas.

Pueden conocer nuestra experiencia y sensaciones a bordo del MV Campbell Bay en: Travesía en barco rumbo a las Islas Andamán

Permisos

Para ingresas a las Islas Andamán es necesario un permiso conocido como RAP (Restrited Area Permit). El mismo se obtiene al llegar (sean en el puerto o en el aeropuerto de Port Blair) y permite moverse por las zonas más turísticas de la isla. Es gratuito y su extensión es de treinta días. El permiso especifica a que zonas de las islas podemos ir y a cuales no.

Es recomendable sacar fotocopias del permiso ya que para registrarnos en los alojamientos y comprar boletos de ferrys se nos va a pedir dejar una copia.

El permiso se puede extender gratuitamente por quince días más. Para eso es necesario llevar un boleto de avión o barco que especifique la fecha de salida de las islas dentro de los quince de extensión. El tramite se realiza en cualquier comisaria sea de Port Blair o de algunas de las islas.

Generalidades

Hora desfasada

Si bien las islas son parte del territorio indio geográficamente se encuentran muy cerca de Tailandia y Myanmar. Tal es así, que su huso horario debería ser el mismo que Bangkok pero con el afán de India de tener en todo su territorio una misma hora las islas se encuentran a destiempo. De esto modo, cuenta con una hora y media de desfasaje. Por lo cual, el mediodía es a las 10:30 am y el atardecer puede ser a las 16 en invierno.

Movimiento slow

Quieras o no, las Islas Andamán te obligan a practicar un estilo de vida más calmo y relajado. Acá todo se hace despacio, y a su tiempo. Nadie corre y el tiempo es un valor del cual se puede prescindir.

Ordenar algo para comer puede demorar dos horas, el autobús público suele pasar cada 45 minutos y el cajero puede dejar de funcionar y nadie se hace problema. El desafío es contagiarse de su calma y lograr bajar uno, dos o tres cambios.

No hay internet

Inter… qué? Internet no es algo que abunde. En Port Blair y en la Isla de Havelock hay algunos cyber cafes pero son lentos (si es que andan, por que cada dos por tres no hay luz, no hay señal o el dueño no tiene ganas de abrir el negocio). Tampoco suele haber mucha señal de celular.

Las Islas de Andamán son un buen ejercicio de purga de internet y del mundo virtual. Nosotros aprendimos a disfrutar del silencio de estar sin notificaciones.

Como referencia, la hora de internet en Port Blair cuesta 50 INR y en Havelock 140 INR si uno conecta el celular y 280 INR si uno quiere conectar la computadora. Las pocas veces que nos conectamos lo hicimos muy temprano en la mañana que es cuando menos personas hay conectadas y cuando mejor anda. En Havelock algunos bares tiene wifi pero si anda es muy lenta y sólo permite responder algunos mensajes de WhatsApp y nada más.

Comida

La comida en Andamán es muy parecida a la comida del sur de India pero con un poco más de pescados. Dosas, parothas y thali se consigue muy fácilmente. Sacando los lugares turísticos y de comida occidental, los precios son muy parecidos al continente. Nosotros teníamos miedo de que por estar en el medio de la nada todo sea muchos más caro, pero no. En los lugares de comida local uno paga mas o menos lo mismo.

Las frutas más sabrosas

En Andamán comimos los mangos y cocos más ricos. Sin conservantes, sin cadenas de frío, ni nada parecido. Es altamente recomendable hacerse una panzada de frutas.

Mosquitos y moscas

Si bien todos insisten con que hay que tener cuidado con los cocodrilos (desde hace más de cinco años que no se ven cocodrilos en las zonas turísticas) el mayor enemigo son los mosquitos y las moscas en la playa. Con nosotros se hicieron un festín. Las moscas de la playa (Sandfliess) ya que además de picar nos dejaron muchas ronchas que pican desesperadamente, lo cual llevo a rascarnos y a lastimarnos bastante la piel.

Lo ideal es además de repelente comprar espirales para los mosquitos y algo del estilo del Caladryl para evitar la picazón.

Cuando baja la marea, baja en serio

No sabemos si fue algo circunstancial de los días que nosotros estuvimos o si siempre es así, pero el movimiento de las mareas es muy intenso y abrupto. Cuando la marea baja, el mar se retira un kilómetros y cuando sube en unos pocos minutos la lonita con los libros y el bronceador quedaron debajo de una ola. Para no llevarse decepciones, puede ser oportuno conocer el horario de las mareas.

Transporte entre las islas

Al tratarse de un archipiélago a muchas islas solo se accede en ferry. Según las distancia pueden ser trayectos de una a doce horas. También hay carreteras pero sólo a la parte media y norte de Andamán.

Para desplazarse en ferry es necesario comprar los boletos con anticipación (sobre todo el temporada alta). Al igual que los trenes, acá también se debe completar el mismo formulario en papel antes de llegar a la ventanilla. Los precios de los trayectos es algo totalmente aleatorio y condicionado por el turismo.

La compra de boletos tiene sus vueltas y depende sobre todo del humor del empleado de turno. Algunos dicen que solo se pueden comprar boletos de ida si se compra el regreso, otros dicen que solo se puede comprar con cuatro días de anticipación (por lo cual si estás obligado a comprar la vuelta y querés estar más días, el boleto de regreso lo vas a tener que cancelar o resignarte a perder el dinero) y están los que dicen que no podés comprar boletos para otras islas salvo en Port Blair. A fuerza de insistencia y sonrisas siempre conseguimos los boletos que quisimos pero si uno no insiste, los vendedores dicen que no a todo.

Precios de los ferrys

Es ridículo pero a Havelock (la isla más visitada) el boleto cuesta 397 INR y se demora sólo dos horas desde Port Blair. A Neil Island el boleto cuesta 320 rupias y a Little Andaman sólo 71. Little Andaman está a ocho horas de Port Blair y se puede hacer el trayecto en un barco nocturno.

¿Por qué la diferencia de precios? Por el turismo, pura y exclusivamente.

Es importante tener en cuenta que los sábados por la tarde y los domingos durante todo el día no están abiertas las oficinas de venta de boletos. En días normales funcionan de 9 a 16 horas, cerrando de 13 a 14 por horario de almuerzo. La mayoría de las oficinas cuentan con una ventanilla especial para mujeres que suelen estar más vacías y ser menos enquilombadas.

Nuestro recorrido

Port Blair

Port Blair es el punto de entrada y salida. Es la ciudad más importante dónde hay internet, negocios, hospitales y demás. Pero por ser la capital parece más un pueblo grande que otra cosa. Llegar a Port Blair fue encontrarnos con la calma. No tiene nada que ver con las ciudades indias, no hay polución ni tantas bocinas. Incluso tiene cierto aire centroamericano.

Port Blair tiene algunos excursiones y atractivos turísticos pero para nosotros no fue más que una ciudad de paso a la cual tuvimos que volver en varias oportunidades para ir de una islas a otras.

¿Dónde dormir?

Nosotros nos quedamos Hotel Raja Monsoon Villa. Pagamos 600 INR la habitación doble con baño privado. La dueña es muy amable y tiene una azotea y una terraza enorme desde la cual se puede ver el mar y el atardecer.

Está cerca del Lalaji Guest House (enclave israelita, mucho más caro y feo). La única contra es que a cien metros hay una mezquita y por la madruga se escucha el primer rezo, pero no es nada grave. Al menos nosotros, nos dimos vuelta y seguimos durmiendo.

¿Dónde comer?

La mayoría de los turistas suelen frecuenta el restaurant que está en la terraza de Lalaji Guest House. Nosotros por comodidad y presupuesto frecuentábamos un localcito a la calle que se encuentra enfrente. No hay menú ni opciones occidentales pero si arroz Biryani (70 INR), omelettes (20 INR) y parathas con chutney de coco (10 INR).

Little Andaman

Fue la sorpresa del viaje y un lugar del cual nos enamoramos. A Little Andaman no llegan muchos turistas. Está lejos (ocho horas sólo desde y hacia Port Blair) y no es muy cool. No hay bares, ni restaurants con onda. No hay internet ni electricidad las 24 horas. Sólo hay largas playas de arena blanca y un mar muy divertido y con muchas olas. Hay varios pueblitos y mercados dónde comprar fruta y pescado fresco y hay un solo autobús (o jeeps compartidos) que recorren la única calle asfaltada de la isla (el boleto cuesta 10 INR). Es el sitio ideal para relajarse y dejarse seducir por la idea de vivir una vida tranquila, alimentándose de lo que la tierra y el mar.

La isla se puede recorrer, también, en motos alquiladas. Hay varias playas y cascadas para visitar. A nosotros, particularmente, nos encantó Kalapathar lagoon, la laguna de rocas que se encuentra en el kilómetro 14.

¿Dónde dormir?
La mayoría de los “resort” se encuentran en el kilómetro 10. Los hay más limpios, más viejos, más nuevos. Resort es sólo un nombre genérico para nombrar una casa de familia con algunas cabañas de chapa y bambú alrededor.Nosotros nos quedamos en Rainbow Resort. Lo administra una familia de Bangladesh muy simpática, honesta y agradable. La habitación/cabaña doble con baño privado costaba 300 INR, sino 200 INR con baño compartido.
¿Dónde comer?
Rainbow Resort tiene un pequeño restaurant. La comida es fresca, rica y con precios accesibles pero demora mucho. Nosotros solíamos ordenar la cena a las 16 horas para comer a las 20. No quedaban dudas de que la comida estaba recién hecha. Para dar una referencia, un plato de Fried Noodles con huevo costaba 100 INR.En el kilometró 12 está Mona’s Place. Es un localcito que venden dosas, parathas y puris a precio normal. Ideal para desayunar.Sino, en el centro (400 metros de locales y mercados) hay muchos puestos de comida rápida, snacks y Biryani. En Little Andaman nos hicimos adictos al Egg Roll, panqueques salados con huevo y verduras.

Neil Island

Neil es el paraíso de las lunas de miel de los indios, también de familias europeas y de parejas que buscan tranquilidad. Está a mitad de camino entre Port Blair y Havelock teniendo ferrys directos a cada uno de los puertos por lo cual es de muy fácil acceso. La isla es chica y se recorre caminando. También en bici, moto o ricksha.

Las playas de la isla están numeradas. Playa 1, playa 2, 3, 4 y 5. Cada playa tiene su encantos. En unas se puede hacer snorkeling, en otras hay piedras, en otras bancos de arenas o manglares. Nosotros estuvimos tres días y caminamos de una playa a otra, inventándonos caminos entre los árboles.

En lo personal no fue lo que más nos encantó de Andamán pero que es lindo, es lindo.

¿Dónde dormir?
Cada playa tiene un pequeño grupo de Guest house/Resort. Nosotros nos quedamos en AND en la playa cuatro. Lo bueno es que está muy cerca del puerto, del mercado y a una distancia caminable de todas las demás playas. La habitación doble con baño privado cuesta 350 INR pero conseguimos un precio de 200 INR a fuerza de Messi y de ser temporada baja. La habitaciones no están buenas ni en muy buen estado, pero creo que la ubicación es la mayor virtud.
¿Dónde comer?
AND tiene un restaurant pero un poco caro para nuestro gusto y bolsillo. Un simple thali vegetariano está 150 INR sin posibilidad de repetir ni el arroz blanco.En cambio, en el mercado está lleno de puestos de comida baratos y ricos. Camino a la playa 1 y pasando el Hotel/Bar Kingfisher hay un local de comida muy rustico pero el dueño es muy amable. El Massala Dossa cuesta 30 INR y los chutney son una delicia.

Havelock

Es la frutilla del postre. Si bien es la isla con más turistas, más explotada y más cara el precio por ser un verdadero paraíso sigue siendo barato.

La isla de Havelock es grande pero se puede recorrer en moto, bicicleta y en autobús público (pasa cada una hora, pero pasa y cuesta 10 INR). El mayor problema de Havelock son las distancia. Entra la zona de alojamiento y la playa principal hay diez kilómetros por lo cual el “vuelvo al dormitorio para ir al baño” no aplica. Cada excursión es el plan de un día entero.

Hay dos playas principales. La playa número 7 también conocida como Radha Nagar es el paraíso que todos nos imaginamos. Arena blanca y finita, agua turquesa, palmeras verdes y … cien indios sacándose fotos. Es la playa más concurrida pero basta caminar unos metros en cualquier dirección para encontrarse solo y sin vecinos fotogénicos. Nosotros solíamos caminar hasta un poco antes de la Laguna Azul y ahí prácticamente estábamos solos.

En la Laguna Azul no es recomendado bañarse por el riesgo de los cocodrilos, cuando nosotros estuvimos había un policía que cuidaba que nadie se meta al mar en esa zona.

La otra playa importante es la Playa de los Elefantes. Está a mitad de camino entre el puerto y la Playa número 7. Para acceder a la playa hay que caminar unos cuarenta minutos por la selva. La caminata es amena. Una vez frente al mar, hay que seguir caminando para esquivar a los indios y a sus excursiones en motos de agua. Nosotros solíamos caminar poco más de un kilómetro con dirección a la izquierda para llegar a la zona de corales. Estábamos prácticamente solos y con un coral fascinante delante nuestro. Ideal para hacer snorkeling.

¿Dónde dormir?
La gran mayoría de los alojamiento están en la playa número 5. Los hay de todos los precios, gustos y comodidades. Nosotros nos quedamos en Crystal Sand. Es casi el último resort por lo cual hay que caminar bastante y pasar toda la zona céntrica. Lo bueno, es muy tranquilo, lo malo, está un poco más lejos de todo. La habitación doble con baño privado cuesta 200 INR. El resort cuenta con una bajada al mar muy linda con mesas y bancos de madera. En la playa 5 uno puede bañarse siempre y cuando la marea este alta. La playa 5 es muy parecida a las playas de Neil.
¿Dónde comer?
Entre la carretera de la playa cinco y el mercado están todos los puestos de comida, bares y restaurantes. Los hay más caros, más baros y más occidentales.Para desayunar una excelente opción es Anju Coco Resto, por 90 INR el desayuno incluye tostadas, huevos, ensalada de frutas o papas fritas y un café. Nosotros solíamos desayunar chai (10 INR) con parathas (10 INR) y omelette (20 INR) cerca del mercado y nos comprábamos frutas para llevarnos a la playa y almorzar ahí.Para cenar rápido o tomar un snack Dalila es una buena opción. Está en frente del mercado y el plato de Fried Noodles cuesta 50.
También barato es el Powerfull Restaurant a mitad de camino entre la playa 3 y la playa 5. Ronny’s en la playa 5 también está bueno pero cuesta conseguir mesa a veces. Es un lugar lleno de jóvenes israelitas. Tal es así que el humus es más barato que un Dal Fry.
Consejos para tu primer viaje a India

“Humildad ante el destino es condición de supervivencia”
Ryzsard Kapuscinki

Las sensaciones sobre la primera vez en India depende mucho de la experiencia del viajero y, sobre todo, de la puerta de entrada al país. No es lo mismo ingresar por las grandes y populosas ciudades como Calcuta o Delhi que llegar a la tranquila y colonial ciudad de Kochi. Como siempre decimos, hablar de India como si se tratará de un solo país con una sola cultura heterogénea es una falacia.

Nuestros primeros días fueron en Delhi, y en lo personal no fueron tan sencillos. Todos nos querían estafar, la comida era muy picante, las calles nos parecían sucias y ruidosas y el jetlag nos había dejado totalmente cansados. El olor y la humedad parecían ser más fuerte que nosotros y más de una vez se nos cruzó por la mente la idea de que todo ese viaje había sido un error.

Mumbai - India - Tren

Si bien es cierto que llegar a India shockea todos los sentidos y que, por más que se lea y prepare el viaje, no se puede reducir ese impacto inicial. Igualmente decidimos intentar ayudarlos. Estos consejos son los que nos hubiese gustado oír a nosotros antes de viajar:

I. No crean en todo lo que te dicen:

Desde el momento en que aterrizamos en el aeropuerto Indira Gandhi, en Nueva Delhi, la gente nos querían engañar. Con el tipo de cambio, con el metro que conecta el aeropuerto con la ciudad (decían que no andaba y nos incitaban a tomarnos un taxi), incluso nos llegaron a decir que la calle Paharj Ganj estaba cerrada por un festival y que no podíamos llegar hasta ahí. Otra mentira famosa son las oficinas de turismo oficiales que terminan siendo agencias privadas que venden todo tipo de paquetes y boletos con altísimas comisiones. Los conductor de ricksha también tiene su responsabilidad, ofrecen un city tour a muy bajo costo pero terminan siendo paseos por las tiendas y negocios de sus primos.

En la estación de trenes se nos acercó un hombre y nos dijo que la oficina de venta de pasajes estaba cerrada durante toda una semana. Ante la duda, le preguntamos a un policía y nos dijo que era cierto. Nos recomendó ir a una agencia de turismo y comprar pasajes de autobús. Gentilmente se ofreció a llamar a su amigo para que nos lleve en su ricksha de manera gratuita.

kerala-6

Basta tener pinta de occidental para ser el centro de las miradas y de los timos. Algunos indios son oportunistas “cazaturistas”, son capaces de inventar cualquier historia para vendernos algo y los recién llegados a India son carne fresca. Son vivos y se dan cuenta de quien anda perdido. Varias veces van a escuchar la pregunta de rigor: ¿Primera vez en India? Y siempre, por las dudas, hay que decir que no.

II. Se intuitivo:

Se desprende de lo anterior. Sólo tu intuición es lo que te va a permitir discernir en que momento y de que modo actuar. En quien confiar y con quien seguir de largo.

Es difícil de explicar pero en India hay que ser muy intuitivo. Siempre. Se trata de escucharnos y de sentir que nos genera una determina situación o persona. Si algo no nos gusta, no nos detentemos. Las consecuencias pueden ser peores.

No queremos asustarlo pero escuchamos algunas feas historias de turistas que fueron engañados y sufrieron robos. Nosotros somos afortunados y estamos convencidos de que la intuición es el setenta porciento de nuestra suerte.

III. Informate e interiorizate con el país:

Ciertas personas sostienen que es mejor llegar a los destinos sin saber nada para dejarse sorprender. No compartimos la idea. Para nosotros lo mejor es llegar lo más informado posible y así tener más recursos a nuestro favor. No se trata de conocer sólo la moneda, las condiciones climáticas o los detalles de las zonas mochileras. Se trata de ir un poco más allá y conocer la cultura, la historia, la idiosincrasia del país.

Erróneamente se cree que los habitantes de India son hindúes. Hindúes son sólo aquellos que creen en la fe hinduista. En India también hay musulmanes, jainistas, budistas y sijs. Hay conflictos políticos y el idioma oficial lo habla menos del 40% de la población. Cada estado podría ser un país independiente con una lengua propia, con una cultura propia que tiene sus propias variantes gastronómicas y religiosas. Creer que India es sólo una es una ficción y desconocer estas diferencias va a favorecer que nos perdamos muchos detalles.

Claro que cada quien viaja de la forma que a uno más le gusta pero no supongan que por estudiar un poco sobre el país ya van a conocer todo. Por más libros que leamos y documentales que veamos, siempre India va a sorprender.

india - chennai-4

IV. Regatear:

En India muy pocas cosas tienen precio fijo y cuando lo tienen está marcado en el envoltorio: galletitas, cremas, botellas de agua, shampoo.

Todo lo demás (todo aquello que no tiene un precio fijo) se negocia. Y todo es todo: Hoteles, taxis, suvenires, ropa, pasajes en autobús, etc. Bienvenidos al regateo.

No hay reglas sobre el regateo. Siempre depende de cada uno cuanto quiere regatear y cuanto le parece justo pagar. Nosotros somos de los que nos divertimos regateando en los mercados. En general solemos ofrecer un precio por debajo del cuarenta por cierto de lo que nos dicen y terminamos pagando un cincuenta porciento menos del valor inicial. Pero lo tomamos con un juego. Los indios también lo piensan así, invitan chai y galletitas para iniciar la negociación.

Las habitaciones de los guest house se regatean en función de la cantidad de noches que uno va a estar: a más noches más descuento. Los menús de restaurantes también suelen ser fijos, aunque a veces se pueden negociar un descuento.

V. La higiene y la limpieza son muy distintos:

Los parámetros de higiene y limpieza que tienen muchos indios son totalmente distintos a los nuestros. Prepárense para llegar a hoteles con sabanas manchadas y el piso del baño mojado. Para comer en la calle entre basuras y restos de comidas. Para ver de vez en cuando alguna que otra rata caminando por la pared y para esquivar la mierda de las vacas. Prepárense para las moscas y los mosquitos, para los malos olores y las montañas de basura.

Las calles son tierra de nadie y prácticamente no existe un sistema de recolección de basura o de barrido público. Los indios tampoco tienen esa cultura incorporada. Terminan de comer algo y automáticamente tiran el envoltorio al piso, sea en el tren, en un restaurant o en la parada de colectivos. Las calles suelen ser un mar de escupidas (muchas veces de color rojo por el tabaco que mastican) y un baño público a cielo abierto. Nunca sentimos tanto olor a pis como en las calles de Calcuta.

Los laberintos de Varanasi llenos de basura y vacas.

Los laberintos de Varanasi llenos de basura y vacas.

Desgraciadamente, a la basura (como a tantas otras cosas en India) uno se acostumbra. A lo que no podemos acostumbrarnos es a las sábanas sucias. La solución que encontramos fue comprarnos una sábana (tela estampada que venden en cualquier mercado) y colocarla sobre las camas no tan limpias. De ese modo nos ahorramos varias picaduras de pulgas. Las bolsas de dormir (sacos de dormir) también pueden ser una buena opción.

vi. “Agua que no has de beber”:

Si la limpieza no aplica en los hoteles tampoco lo hace en los restaurantes. No es extraño padecer algún tipo de descompostura en India. Si no es algún ingrediente en mal estado, puede ser alguna bacteria en los vegetales crudos o en el agua que utilizaron para cocinar. Hay que tener cuidado con los lugares que uno elige para comer. Nosotros solemos optar por comer en los lugares más concurridos que no siempre se condicen con los lugares más caros ni para turistas. Si hay gente supone que hay movimiento en la cocina y que los ingredientes son frescos. Lavarse las manos y evitar comer frutas o vegetales crudos si no estamos seguros de la limpieza no parecen ser criterios suficientes. La suerte juega su factor.

Hay una frase muy extendida que dice: “Cuando comés en un lugar, y la comida te cayó bien. Seguí comiendo en ese lugar”. La adoptamos. En India no se trata de innovar ni de probar. Mejor comer en el mismo lugar que tener una incómoda diarrea.

Con el agua, por lo general, es recomendable tomar sólo agua embotellada. Sobre todo en las grandes ciudades. Algunas ciudades tienen agua potable y muchas casas tienen filtros, lo que es una buena opción. Pero como siempre lo mejor es evitar aventurarse.

Muchos se lavan, incluso, los dientes con agua embotellada. Nosotros no lo creemos tan necesario pero si somos muy atentos a la comida y agua que bebemos. Ya sufrimos varias infecciones por bacterias y no queremos seguir arriesgándonos. Aunque sospechamos que a medida que pasan los días los anticuerpos se van generando.

Dada la cantidad de bacterias y las escasas condiciones de higiene siempre es recomendable viajar a India con un buen botiquín y con seguro médico. Nosotros sufrimos varias infecciones y tuvieron que ser tratadas con antibióticos. La deshidratación también es frecuente. Les recomendamos que coticen distintas coberturas  y asistencia medica mediante Asegura tu viaje.

VII. “Not spicy, please”:

Depende de donde vengas, la comida en India puede parecer picante. Lo cierto es que uno se acostumbra, y comparado con otros países (Tailandia, por ejemplo) el picante no es tanto. Pero al comienzo no es fácil. Nosotros no estábamos acostumbrados a comer picante y los primeros días lo pasamos mal. “Not spicy, please” (no picante, por favor) se transformo en nuestra frase de cabecera. A veces funcionaba y a veces no. En el norte de India pedimos una sopa de tomate. Le pedimos al mozo que no fuera picante ya que no veníamos bien de la panza. La sopa llego con tres chilis flotando. El mozo se excusó diciendo que la sopa habitualmente traía seis chilis.

Budapest-21

Más allá de tu tolerancia personal al picante, lo que sí vas a encontrar son nuevos sabores y comidas muy condimentadas y especiadas. Cardamomo, jengibre, clavo de olor y anís son indispensables en cualquier curry o masala chai.

Además de especias la comida India suele llevar mucho frito. Lo bueno es que el frito mata a las bacterias, lo malo… comer frito nunca está bueno.

La mejor comida India la probamos en los puestos callejeros. Esos que parecen sucios, feos y baratos. Les recomendamos que se animen y se dejen conquistar por la comida y los sabores. Tomar clases de cocina tampoco es una mala idea.

VIII. Moverse en tren:

Es la mejor forma de desplazamiento por el país. Son cómodos y baratos. Nosotros pasamos varias noches en el tren en categoría sleeper (literas sin aire acondicionado). Siempre dormimos bien y sin problemas.

El tren también es el lugar ideal para conocer gente. La mayoría de los indios lo usan y la curiosidad por los extranjeros está a la orden del día.

Muchos dudan si viajar en tren o con conductor privado. La diferencia de precios es abismal y el conductor es un gasto extra ya que su comida no suele estar incluida en el presupuesto. Pero más allá de las cuestiones presupuestarias la mayor contra que le encontramos es la poca optimación del tiempo. Los trayectos sólo suelen hacerse de día y dadas las malas condiciones de las rutas suele demorarse bastante. La ventaja del tren es que uno puede optar por trayectos nocturnos y de este modo ahorrarse la noche de hotel y el día perdido con traslados.

Para más información sobre los trenes, los distintos tipos de clases, quotas y tipos de boletos les recomendamos leer nuestra Guía de Trenes en India.

IX. Viajar despacio:

Muchas veces, moverse en India es agotador. Llegar a un nuevo lugar, regatear el ricksha desde la estación de tren, buscar el autobús públicos, regatear el precio del guest house, buscar un lugar decente dónde comer.

Si al desplazamiento habitual entre ciudades, uno le agrega un desplazamiento a otro estado significa nueva comida, nuevos idiomas y quizá, nuevas religiones. Además, en India las distancias son largas. Lo mejor, para nosotros, es seleccionar unos pocos puntos en el mapa para visitarlos y explorar al máximo. Cada ciudad, región o estado tiene infinitas cosas para hacer.

Somos de viajar lento, en general, y en India más todavía. Un itinerario de quince ciudades en un mes a nosotros nos parece agotador. Quizá porque disponemos de más tiempo que de plata, priorizamos recorrer menos para comprender más.

Mulanthuruthy-4

Muchas personas nos escribiendo pidiendo ayuda para armar sus itinerarios en India. Solemos preguntarles qué de todo lo que ofrece el país les interesa conocer: ciudades sagradas, templos, fuertes, palacios, naturaleza, sitios tranquilos, sitios mochileros, etc. Dependiendo del estilo de cada uno será cada recorrido. Ningún itinerario incluye los traslados ni el agotamiento propio de moverse en el país. Nuestro consejo es que armen un viaje más real y posible y abandonen, aunque sea un poco, la idea de conocer TODO aunque sea para la foto. Disfruten de los pequeños momentos y dense la libertad de elegir quedarse un día más o menos en algún destino. El encanto de India está en las personas que habitan el país y no tanto en los “highlights” de las guías de viaje.

Xi. Salir un poco, al menos, de los circuitos turísticos:

La India es enorme y es verdad que muchas veces los lugares más famosos concentran los puntos más atractivos del país, pero si uno se aleja un poco de eso encuentra varias facetas del país que son totalmente distintas.

Rameswaram - India -3

Un viaje por los itinerarios más turísticos puede tornarse aburrido. Siempre las mismas personas, los mismos estilos de restaurantes, los mismos locales de suvenires, los mismos timos. Además de ser más costoso, puede tornarse un poco aburrido o poco original. Traten, al menos, de hacer una parada en el medio de lo-que-hay-que-ver. India es auténtica y vale mucho la pena pasar una noche en un pueblito tranquilo al que nunca llegan los turistas. Después de cuatro visitas al país, podemos afirmar que lo que más disfrutamos son esas paradas inesperadas a mitad de camino.

Xii. Cuidado con los monos:

En las ciudades indias los monos están por todas partes: postes de luz, techos de las casas y en los árboles. Lo cierto es que los monos de ciudad no son los simpáticos animales que nos imaginamos. Son capaces de entrar a los cuartos, robar las pertenencias, tomar la comida, incluso morder.

Además de frutas y botellas de agua, a nosotros nos robaron los lentes de sol. No por nada en especial, sólo para romperlos y jugar con ellos.

Les recomendamos que tengan cuidado y mantengan cierta distancia. Muchas veces suelen ser agresivos y no es divertido ganarse una mordedura de mono en una pierna. Si tienen dudas, pregúntenle a la gente local. Sabrán decirles si tienen que tener cuidado o no.

Xiii. Preparate para ser una celebridad de Hollywood:

Los indios son cholulos. Tienen mucha fascinación con los occidentales. Acostumbrate a que te paren en la calle, te pregunten tu país, te den la mano, te pidan una foto con vos, un autógrafo o tu teléfono. Sean jóvenes o ancianos, los indios tienen mucha curiosidad por nosotros. Quizá la misma que nosotros podemos tener por una persona de bigotes largos y turbantes de colores.

Mulanthuruthy-portada

Queda en cada uno que tan simpático ser. Hay viajeros que les divierte sacarse fotos y hay otros que con aire de superioridad ignoran a los indios.

Es cierto que puede llegar a cansar y tornarse agotador esto de estar sacándose fotos cada cinco minutos pero queda en cada quién como responder.

XiV. Trata de hacer coincidir tu viaje con alguna celebración:

La sociedad india es una de las más devotas y creyentes. Como el hinduismo tiene millones de dioses, también tienen millones de celebraciones.

Es muy interesante ser parte de sus festividades. Sea desde un casamiento hasta el colorido Holi, todos los meses hay algo que celebrar.

Holi en India

Son experiencias interesantísimas conocer la idiosincrasia social y aprender al menos, un poco, de su cultura.

XV. NO TE OLVIDES QUE ALLÁ EL VISITANTE SOS VOS:

Sea en una mezquita, una estupa, o un templo sij debemos ser respetuosos. Si pide que nos cubramos los hombros o el cabello, no discutamos que en nuestro país las mujeres hacemos toples. Mismo si es necesario descalzarse. Por más que nos de asco, para ellos es una ofensa entrar con zapatos a ciertos lugares.

No olvidemos que allá somos visitantes. Y que las reglas de juego son otras. Si besarse en público es considerado una ofensa respetémoslo. Por más que sea obvio lo que decimos, nos dio mucha vergüenza ver a muchísimos turistas creyendo estar en su ciudad y comportándose de manera pusilánime ante los lugareños. También nos incomoda mucho ver a los occidentales pagándole a los indios por fotos. Son personas, no estatuas.

Madurai - India -4

***

Sea karma o no, en general, el respeto que uno da es proporcional al que recibe. El sentido común es el compañero infalible del viaje.

Con todos estos consejos y recomendaciones no buscamos asustarlos ni mucho menos. Sólo les compartimos algunas ideas y pensamientos que nos hubiese gustado conocer de antemano. India es un gran destino y hay que ir dispuesto a disfrutarlo. Buen viaje!

***

Si estás por viajar a India te recomendamos nuestra Guía de viaje a India. Si, además, sos mujer  te recomendamos leer nuestros consejos para mujeres que viajan a India.
Consejos para mujeres que viajan a India

India es, sin dudas, uno de los países más atractivos a la hora de pensar un viaje a tierras exóticas. Todo llama la atención, todo es inmenso e inabarcable. Las diferencias culturales saltan a la vista desde el momento que uno llega.

Viajar por India supone dejarse llevar por el misticismo y por la espiritualidad y a la vez estar dispuestos a las nuevas experiencias: nuevos sabores, nuevos aromas, nuevas creencias.

India no es un país peligroso, hay cientos de adjetivos que la califican mejor, pero se ha ganó la fama de serlo. Cómo siempre, depende con que se lo compare. “Todo es relativo, nada es absoluto” decía Einstein. Por ejemplo, las calles de Mumbai no nos parecieron tan enquilombadas, porque lo comparábamos con Buenos Aires un viernes a las 19 horas. En cambio, una pareja de suizos se nos pusieron a charlar en una esquina y no caían en su asombro al ver que no había semáforo y un policía dirigía el transito con ayuda de sus brazos. No se como habrán tomado la noticia de que en ninguna ciudad de India abundan los semáforos.

Los indios son curiosos, nos miran raro por ser extranjeros. Se acercan, preguntan tu nombre, de donde sos, pero nunca sentimos que fueran más allá de ello.

A diario recibimos varios correos de personas (de mujeres en su mayoría) que quieren viajar a India y no se animan por el miedo de lo que les puede pasar. No se si nosotros gozamos de demasiada suerte, pero esta es nuestra cuarta visita al país y nunca tuvimos ningún inconveniente. Decidimos armar una lista para ayudar a futuras viajeras. Si no quieren detenerse a leer se las podemos resumir en cuatro máximas: respeto, sentido común, intuición y una sonrisa. A continuación los detalles:

El respeto

Lo principal, creemos nosotros, a la hora de viajar por lugares tan distintos es ser respetuoso. Creemos que este es el punto central del que se desprende todo lo demás.

Parece absurdo tener que decirlo pero vimos muchísimos (demasiados) turistas que entraban con zapatos a los templos y a las casas de familias (para la sociedad india es una muestra de desprecio), los vimos sacarse selfies con las estatuas de los dioses o sacándole fotos a las personas que piden plata en la calle sin pedir su consentimiento previamente. Los vimos quejarse porque en las ciudades sagradas la cerveza está prohibida. Si uno viaja a otro país, tiene que saber que juega de visitante y que las reglas no las ponemos nosotros. Tenemos que ser respetuosos, siempre. Preguntar, consultar, averiguar pero no dar por entendido que las cosas son como habituamos en nuestra cultura.

Por ejemplo, cuando visitamos la región de Cachemira en el noroeste de India, decidí cubrirme mi cabeza cada vez que salía a la calle. Cachemira es un estado con mayoría musulmana, y si bien nadie nunca me dijo nada, me cubrí igualmente. Muchas mujeres se quejan de la mirada de los musulmanes, a mi lo cierto es que nadie me miró ni reparó en mí. Porque simplemente llamaba mucho menos la atención que si iba con el pelo suelto y al viento.

Mujeres-2

En la Jama Masjid de Delhi vimos como echaban a dos turistas ¿Por qué? En la puerta de la mezquita hay un cartel que explica que la entrada es libre y gratuita pero que si uno quiero tomar fotos o filmar adentro debe pagar un extra de 300 rupias. Una pareja de argentinos, casualmente, entró gratuitamente a la mezquita y en el interior sacaron la cámara de fotos. No sólo eso, la chica se saco el velo que se había llevado para cubrirse los hombros y la cabeza y estaba posando para la foto sin ningún reparo de que ese era un lugar sagrado para muchísimas personas. Claro, los echaron y les exigieron el pago del uso de la camara. Ellos se quejaron del maltrato indio.

Creemos que si uno es respetuoso con la cultura que visita, esta también es respetuosa con uno. Por supuesto que puede haber excepciones a la regla, pero les aseguramos que el respeto reduce muchísimo las chances de pasar un mal momento.

Código de vestimenta

En India la moda es muy distinta a lo que habituamos en occidente. Los hombres suelen ir de pantalón largo y camisa de manga cortas y las mujeres de sari o con un Salwar Kameez o Churidar (una camisola larga que combinan con unas calzas y con un pañuelo).

Mujeres-4

No les vamos a decir que se vistan como las indias pero si que traten de adaptar su ropa a la cultura local.

Las mujeres nunca muestran los hombros ni las piernas. Tampoco hay que estar con pantalón largo y tolera en pleno verano, pero si una pollera o pantalón por debajo de las rodillas y los hombros cubiertos por una remera holgada de manga corta o un pañuelo. Yo siempre me incliné por el pañuelo ya que además me cubre el pecho y en caso de entrar a algún templo tengo con que taparme la cabeza.

Mujeres-3

Los indios son mirones por naturaleza, no les demos excusas para que miren de más. Vestir adecuadamente además de respetar la cultura local es un modo de cuidarnos.

En una de las playas de Goa vimos dos chicas australianas tomando sol boca abajo. La parte de atrás de la bikini era diminuta y la parte de arriba la tenían desabrochada. ¿Qué había atrás? Tres indios con cara de pervertidos y con el bulto un tanto hinchado. El resto de las mujeres de la playa se bañaban con un pareo o con una camisola sobre el traje de baño.

Mujeres-6

Otra situación incómoda la vivimos en la celebración de Holi en Jaisalmer. Holi es una suerte de carnaval dónde se tiran agua y polvos de colores. Optamos por ponernos la ropa que en peor estado teníamos ya que sabíamos que se iba a arruinar. Pero un grupo de turistas no tuvo mejor idea que vestirse todos de blanco. Las chicas estaban de pantalón cortito y musculosa. Ambas prendas al mojarse dejaron ver lo que había abajo. Se les traslució la ropa interior. Tuvieron que volver corriendo al hotel a refugiarse ya que tenían una horda de indios corriéndolas atrás.

Quizá suene chocante saber que en India no podemos vestir igual a como acostumbramos en nuestros países, pero vale la pena el esfuerzo para ahorrarse un mal momento. ¿Sabían que la mayoría de la pornografía que entra en India es de occidente y muchos indios se van a dormir pensando que todas las occidentales podemos ser pornostars?

No andar solas (de noche)

A la suerte no hay que forzarla. Andar solas de noche, lamentablemente, no parece ser un buen plan. Muchas ciudades y pueblos cambian completamente cuándo el sol se pone, sobre todo en las zonas no tan turísticas. India es un país que se levanta antes del alba y se acuesta temprano.

Lo ideal es no andar de noche y si no hay otra opción, tratar de buscar un autoriksha o taxi de confianza o buscar algún grupo al cual unirse.

India recibe a muchos turistas al año y no es difícil encontrar un grupo de viajeros/as con los cuales compartir.

Si querés buscar compañeros de viaje para India te recomendamos este grupo en Facebook: Foro de viaje: India, Nepal e Sri Lanka

Trenes

Los trenes en India son una experiencia única. Recorren todo el país y están divididos en distintas clases de vagones.

Todos los vagones son compartidos. Lo que varía es entre cuantas personas se comparte. Los hay de dos personas, de cuatro, de seis, de ocho. Y siempre es una lotería saber con quién se comparte el camarote.

Mujeres-1

Nosotros viajamos siempre en Slepper Class y procuramos tomar trenes nocturnos para optimizar el tiempo. Más de una vez me pasó de despertarme en la noche y encontrarme con un par de indios mirándome dormir.

Lo ideal es llevar siempre un pañuelo o tela con la cual taparse y buscar alguna familia de la cual hacerse amiga en el tren.

Nos pasó en Calcuta que un chico que pedía plata en la estación nos empezó a seguir. Se notaba que tenia algún problema psiquiátrico. Al comienzo nos seguía de lejos y luego cada vez más de cerca. A tal punto que subimos al tren y se pega a la ventana del lado de afuera mirándome. La situación era muy incomoda por lo cual decidí cambiarme de lugar. Él también se cambia de lugar para seguir mirándome. Finalmente, el tren arranca y el desaparece de la ventana. Pero no por mucho, aparece arriba del tren. Se acerca y se queda de pie mirándome. Luego, se sienta enfrente mío.

Me empecé a sentir muy incómoda y uno de los hombres que estaba sentado cerca lo notó. Comenzó a pedirle que le muestre su boleto. El chico desaparece. Le agradezco con un gesto y me acuesto a dormir.

A la hora me levanto y veo que el chico estaba merodeando por el vagón. Da la casualidad que el hombre que ya me había ayudado también se levanta y lo ve. Llamá a otro y entre varios comienzan a echarlo a los gritos y empujones. No volvió a aparecer.

Fue una situación incomoda y lo que menos quería era que una persona reciba codazos por mi culpa, pero si no era por esos hombres no se como hubiese terminado todo.

Por lo cual, siempre es una buena idea hacernos amigos de nuestros compañeros de compartimiento y si por alguna razón hay algo que no nos gusta o incómoda, podemos pedirle al revisor de boletos que nos haga un cambio de asiento.

Por último, muchos deben creer que cuanto más cara es la clase en la que viajamos más seguro es. En nuestra opinión, nos sentimos más seguros viajando con más personas que con menos. Es decir, que viajen seis personas más al lado nuestro nos ofrece ciertas garantías que si sólo estamos con un extraño en un compartimiento de dos personas.

Si les interese leer esta Guía para recorrer India en tren.

Decir que estás casada

Siempre, sin excepción. Cómo nunca hay que decir que es nuestra primera vez en India tampoco hay que decir que estamos solas o solteras. Al menos, en una primera instancia.

En general decir que estamos casadas ya funciona como un freno con los indios que tienen más de una intención con nosotras. Es más, muchas veces les dije que mi marido estaba viniendo o que estaba en la esquina comprando algo y se alejaron sin chistar. Digamos que son mentiras piadosas.

Otra cosa que nunca hago en India es sacarme fotos con indios solamente. Si es una familia o si esta Lucas en el medio acepto sin problemas, pero con hombres solos no me siento tan cómoda para hacerlo. Además no quiero que después anden mostrando la foto y diciendo que soy su “novia argentina”.

Mujeres-5

La limpieza no abunda

Si sos de esas personas que se obsesionan con la limpieza, India puede llegar a ser una prueba a superar. Los parámetros que ellos manejan son muy distintos. Más de una vez nos tocaron sabanas manchadas, rejillas del baño llenas de pelos y pulgas en las almohadas. Un buen modo de evitar esto es viajar con tu propia bolsa de dormir o, en nuestro caso, con una tela grande que usábamos de sábana y colocábamos sobre las sábanas que ya estaban.

Mujeres-9

Bloquear las puertas

Siempre a la hora de registrarnos en un hotel tenemos que prestar atención a la condiciones de seguridad de la habitación. Si las ventanas se cierran de adentro, si la puerta tiene pasador, si la llave funciona. No sólo por las cuestiones de valor sino para evitar inconvenientes. Más vale prevenir que curar.

Conocimos una inglesa que se levanto a las dos de mañana con el recepcionista del hotel metiéndose en su cama. Ella comenzó a los gritos, y logro pegarle al tipo en la cabeza con un velador. De ese modo pudo salir al pasillo y comenzar a gritar hasta algunos huéspedes salieron en su auxilio.

Fue la única vez que escuchamos una historia así en primera persona. No hay que confiarse ni bajar la guardia, nunca.

En cuanto al alojamiento, cada vez están más de moda los hostels en India que ofrecen habitaciones compartidas sólo entre mujeres.

Ser intuitiva y con sentido común

Podríamos extendernos dándole consejos y detalles a los cuales prestar atención pero lo cierto es que lo más importante es tener sentido común, siempre.

Si en nuestro país no dejamos la cartera sobre la mesa de un bar, en India tampoco. Si en nuestro país no nos paseamos en ropa ajustada, en India menos. Lamentablemente, mientras sigamos viviendo en un mundo patriarcal somos las mujeres quieres tenemos que procurar que no nos pase nada, aunque eso suponga vestirnos como no queremos o volver a horarios que no nos divierten.

Creemos que lo principal para no tener una mala experiencia en India es aplicar en sentido común, de ser centradas y sobre todo, y lo más importante, de ser intuitivas.

Si un lugar, una persona, un hotel, o lo que fuere no te trasmite seguridad ni te hace sentir cómoda, no lo dudes y andate. No se trata de quedarse a probar cuanta suerte tenemos, sino de ayudar la poca suerte que tenemos.

Mujeres-7

***

India es un país fascinante y que no suele decepcionar a quién se toma el tiempo y el trabajo de conocerlo, sea cual sea las intenciones que te llevaron hasta ahí.

Que todos estos consejos que suenan a burocracia viajera no te asusten. Son pequeñas precauciones para viajar más tranquilo. Lo cierto es que nunca sentimos que India sea un lugar peligroso, a nosotros nunca nos pasó nada. Pero a la suerte, a veces, hay que ayudarla un poquito.

Mujeres-8

Por último, les compartimos esta completa guía para viajar por India con información sobre el país, presupuesto, itinerarios, etc: Guía de viaje, datos y consejos para recorrer India.
Nuestros 10 lugares de India – Parte II

Seguimos con la segunda parte de los destinos de India que se quedaron en la retina de nuestros ojos. Tal vez no son los favoritos de la mayoría, o los que reciben más turistas, pero si, son los que de una forma u otra para nosotros no pasaron desapercibidos. Una selección arbitraria y subjetiva.

6. Haridwar y Rishikesh

Haridwar es una de las 7 ciudades sagradas del hinduismo. Sagrada ya que Vishnu (un dios hinduista) bendijo parte del río Ganges y dejó marcada su huella.

A su vez, la ciudad está muy cerca de la naciente de deshielo del rio Ganges.

Uno puede bañarse en el rio, purificar su karma y conectarse con el corazón espiritual de India. Sadhus, puyas al atardecer, ofrendas y cremaciones son moneda corriente.

El ambiente es similar a Varanasi, pero sin esa cuota de turismo masivo que hace de la cultura un negocio.

Haridwar es ciudad vecina de Rishikesh, ciudad que recibió a los Beatles en su momento de mayor apogeo y que hoy es cuna de múltiples escuelas de yoga.

Haridwar

Celebreación en el río Ganges – Haridwar

Les compartimos nuestra visión de la ciudad: Mojando los pies en el Ganges

Y un breve recorrido por el ashram que visitaron los Beatles en Rishikesh: Caminando con los Beatles

Rishikesh - Beatles

La entrada al ashram

7. Sikkim y Darjeeling

Otra región del Himalaya, pero esta vez es esa puntita que se encuentra entre Nepal, China y Bután, bien al norte y al este de India.

Sikkim fue un reino independiente hasta hace unos pocos años. Aún mantiene su propia cultura y sus propias reglas. Cada región es un país distinto dentro de India. Y Sikkim no es la excepción. Senderos de trekking, monasterios budista y el Kachendzonga, la tercer montañana más alta del mundo.

Cerquita de Sikkim, está Darjeeling. Famosa por su té y su famoso tren de juguete, legado de la colonia inglesa. Las plantaciones de té tienen su encanto y sobre todo cuándo las cosechas están en manos de pintorescas y simpáticas señoras.

Un té con vista al Himalaya, vale la pena.

Vistas desde el toy-train - Darjeeling

Vistas desde el toy-train – Darjeeling

Nuestro post acerca de la ciudad de Darjeeling: Reencuentros en Darjeeling

Nuestro post sobre Sikkim: Reino olvidado de Sikkim

Ruinas de la antigua capital de Sikkim, cerca de Pelling

Ruinas de la antigua capital de Sikkim, cerca de Pelling

8. Hampi y Anegundi

Del norte, pasamos al sur de India. Hampi tiene una geografía única y nunca antes vista por nosotros. Arrozales verdes con montañas de piedras apiladas prolijamente. Según dice, esas piedras se le cayeron al dios mono, Hanuman, en un viaje a la isla de Sri Lanka. Otros dicen que los ovnis también tuvieron algo que ver.

Sea como fuere, esas rocas apiladas crean un paisaje único.

A unos 5 km de Hampi, se encuentra Anegundi un pequeño poblado que poco tiene que ver con la turística e israelita Hampi. Puestos de chai, piletones donde lavar ropa y caminos que se trazan a mano a una y otra vera del rio. Templos perdidos y sitios sagrados. Hampi nos fascinó.

Hampi Anegundi

La vista desde una de las tantas montañas de Hampi

Hampi Anegundi

Las calles de Anegundi

 Acá nuestro post: Contando piedras en Hampi

9. Puri

Puri fue la primer playa de India que visitamos. Es un pequeño pueblo de pescadores. Tiene pocas calles asfaltadas y no tiene un centro comercial. La gente suele ser amable (nunca falta el oportunista que algo te quiere vender) y los frutos de mar acompañan cualquier plato. Puri es, también, una de las ciudades de peregrinaje para los hinduistas: el Jagannath Temple es un templo que todo hinduista debe visitar alguna vez en su vida. Nosotros no podemos entrar por ser extranjeros pero podemos verlo desde el edificio de enfrente, una especie de biblioteca donde te cobran precios exagerados para obtener una buena foto del templo en cuestión.

Puri permite descansar de las grandes ciudades de India, leer un buen libro con un mar azul de fondo, cocos y con camellos paseando al lado nuestro.

Les compartimos la crónica de nuestros largos días en Puri: Puri, perspectivas desde la arena

Postal de Puri

Postal de Puri

 10. Pushkar

Pushkar hace de centro energético de la región de Rajasthan. En medio del desierto de Thar, de zona de majarahis, de fuertes y de elefantes pintados a mano. Pushkar da la sensación de recreo en medio de tanto exceso, belleza y riqueza.

Pushkar es una ciudad sagrada para el hinduismo ya que posee un lago creado por el mismísimo dios Brahma. El lago cobra fuerza al atardecer cuándo los ghats se llenan de creyentes y curiosos que se acercan a meditar, cantar, rezar y tomar un rico mate (o chai) en medio de música y energía por doquier. El sol tiñe todo de amarillo y por instantes el tiempo parece congelarse en semejante paraíso

Pushkar también es sagrada para los turistas por poseer los mejores mercados de ropa y souvenirs de india. ¡Así de contradictoria es India!

Nuestro post: Pushkar, ciudad sagrada

Pushkar - India - Lago

Cuando comienza a ponerse el sol en Pushkar

Bonus – Nueva Delhi:

Es la bulliciosa capital de India. No es un destino recomendado. Es agobiante, calurosa, pegajosa y querellante. Nosotros salimos espantados la primera vez que llegamos a Delhi, pero luego volvimos y comenzamos a encontrar su riqueza y su valor en los detalles.

Es una ciudad que para poder apreciarla hay que traspasar esa barrera superficial que Delhi propone, para ver algo más que pobreza, suciedad y hambre.

Delhi es una de las ciudades más grande del mundo, muchos mercados y de todo tipo, infinidad de templos y de religiones. Todo es múltiple. Museos, monumentos históricos y hasta puestos de comida.

Nueva Delhi fue testigo de nuestra llegada y nuestra partida de India 8 meses después, quizá por eso siempre la recordamos con cariño.

Multitud. Todo es multitudinario en India

Multitud. Todo es multitudinario en India

¿Querés leer primera parte de esta selección? Nuestros 10 lugares en India – Parte I

¿Te quedaste con ganas de más? Acá podes ver nuestro itinerario completo de nuestros 8 meses de viaje por India

Nuestros 10 lugares de India – Parte I

Una pregunta frecuente que nos suele llegar es ¿Qué lugares de India me recomiendan? ¿Qué vale la pena visitar? Sabiendo lo subjetivo de esta respuesta, decidimos escribir sobre los 10 lugares que más nos gustaron/impresionaron de India.

Por supuesto que es una elección por más personal. Para armar esta lista nos basamos en aquellos lugares que aún permanecen presentes en nuestra memoria y en aquellos a los cuales volverían varias veces.

En India todo es increíble, todo es distinto y todo es sorprende. Absolutamente NADA puede pasar desapercibido para nuestra óptica occidental. No creemos que existan lugares que uno “debe” conocer (los famosos “must” de las guías de viajes). En realidad, todo vale la pena y eso depende mucho de lo que uno busca: hay personas más interesadas en el misticismo que otras, otros sólo buscan la foto con el Taj Mahal, a algunas les interesan los fuertes y los sitios históricos y otros, lugares dónde comprar ropa barata, o simplemente encuentros con la naturaleza. Algunos son más de la montaña que del mar, y otros son más bichos de ciudad. Todo es válido y todo está bien. ¿O sólo existe una forma correcta de viajar?

Basta de palabras. Aquí va nuestro recorte de nuestros lugares favoritos más allá del tiempo y la distancia. Podrán ver que no se coinciden con los lugares más famosos ni turísticos de India. Última aclaración, el orden de los ítems es aleatorio. A decir:

1. Leh – Ladakh

Leh fue el punto más al norte que estuvimos en India. A pocos kilómetros de China y del cielo, se encuentra en el corazón de los Himalayas. Tierra de budistas y de calma qué poco tiene que ver con el resto del país: monasterios, banderas tibetanas, estupas, japa mala y yaks que se pasean por las calles como las vacas en Varanasi.

Leh es la capital de la región de Ladakh, cerca hay decenas de pueblos para perderse caminando. En cada uno de esos pueblos te reciben con una sonrisa al canto del “julley” (Saludo en idioma ladakhi). Sin duda, Leh nos fascinó. Por algo pasamos más de un mes recorriendo una región difícil de alcanzar por mucha gente.

Palacio de Leh

Palacio de Leh

Les compartimos los dos post que escribimos sobre la región de Ladakh:

2. Amritsar

El estado de Punjab es uno de los más económicamente ricos de la India y con una religión fuertemente marcada que es el sijismo. La capital de esta religión es Amritsar. Donde se encuentra el templo dorado (Golden temple) que es el epicentro espiritual de la religión. La mayoría de los Sijs lo deben visitar al menos una vez en la vida.

El Golden Temple tiene una arquitectura detallista y está rodeado de agua sagrada. El misticismo se respira en el aire, sobre todo al amanecer y al atardecer. Dormir y comer en el templo también es una experiencia que vale la pena vivir.

Amritsar fue escenario de varias masacres intensas en la historia de India, sumado a su cercanía a Pakistan, hizo que la historia nos interpele en el viaje una vez más.

Amritsar - Golden Temple

Vista del Golden Temple con la gente haciendo fila para entrar

Les compartimos nuestra experiencia en el Golden Temple: Amritsar, Tierra de Sijs

 3. Orccha

Orccha supo conquistar nuestro corazón. Es un pequeño pueblito que no llega a los 8.000 habitantes y que fue capital del imperio Bundella. Hace ya más de 500 años que nadie habita los palacios ni los templos del imperio pero la belleza de la realeza sigue estando intacta.

Muchos templos ahora son patrimonio de los ríos y de la vegetación, las vacas habitan los salones reales y el patio del palacio es un gran mercado y una habitación de juego para los más chiquitos.

Orccha nos sirvió para descansar y desconectar de las urbes intensas que visitamos en India.

orccha

El jardín del palacio de Orccha

Les compartimos nuestra experiencia: Orccha, remanso viajero

 4. McLeod Ganj – Dharamsala

Dharamsala es la ciudad de referencia, pero en lugar que queremos mencionar es McLeod Ganj, una pequeña ciudad entre las laderas del Himalaya. Mc Leod Ganj se caracteriza por ser la ciudad de residencia del Dalai Lama. Allí se encuentra un gran templo que alberga a muchísimos tibetanos que continúan en el exilio.

Consignas de libertad para el pueblo tibetano se respiran por todos lados, monjes budistas desfilan por las calles y los puestos de momos son moneda corriente. McLeod Ganj no tiene mucho que ver con el resto de India. No hay dioses hinduistas, ni agua sagrada del Ganges ni chai. Bueno, hay unas piletas de aguas termales sagradas.

También es un excelente lugar para venir a estudiar: cursos de yoga, meditación vipassana, citara, tabla e incluso clases de cocina.

A unos 2 km está Dharamkot y Baksu, dos buenas alternativas para alojarse y descansar lejos de las bocinas de la ciudad.

Montañas, monos, sahumerios, arco iris, meditación y aguas termales. Ah, la baksu cake, es lo más parecido al dulce de leche que encontramos en India!

McLeod Ganj

May the yearning for freedom of all Tibet that we have nurtured in our hearts for so long come true and soon enjoy the fortune of glorious celebration of spiritual and political Harmony

Les compartimos una pequeña reflexión que escribimos durante el mes que estuvimos viviendo en Dharamkot: ¿Impermanencia o globalización?

 5. Valle de Parvati

El valle de Parvati se encuentra en medio del cordón del Himalaya, en su parte más bajan muy cerca de la ciudad de Manali. Este valle fue escenario de un encuentro amoroso entre el dios Shiva y la diosa Parvati, quienes tuvieron sexo por 10.000 a orillas del río que recorre el valle.

Es un valle sagrado tanto para los hinduistas como para los sijs ya que cuenta con afluentes de aguas cálidas termales.

Dentro del valle hay varios pueblos que se recorren caminando por dónde no hay rutas y las pocas que hay están en mal estado. Nosotros visitamos Kasol, Pulga y Khir-ganga entre otros.

Es un lugar para perderse unos varios días caminando entre un sitio y el otro, contemplando los atardeceres, el rio y esa energía silenciosa que no se ve pero se siente.

Valle de Parvati

Las casas de Pulga

Les compartimos el post que escribimos: El valle de Parvati como la vida misma

¿Queres leer la segunda parte? Nuestros 10 lugares en India – Parte II

¿Te quedaste con ganas de más? Acá podes ver nuestro itinerario completo de nuestros 8 meses de viaje por India

Guía de trenes India: clases, quotas y boletos

Los trenes en India constituyen su principal medio de transporte. Millones de personas lo utilizan a diario. Sea para recorrer distancia urbanas o trayectos que cruzan el país de norte a sur y que duran varias horas o días. Recorren ciudades, montañas, van por la orilla del mar e incluso atraviesan mercados.

El tren es un ícono del país, y quizá, una de las cosas que mejor funciona en el gran enjambre que es India. Legado de los ingleses, escenario de encuentros, vivencias y anécdotas. Una experiencia que todo aquel que visita India debe, sin duda, atravesar.

Pero viajar en tren puede ser una tarea tediosa: estaciones llenas de andenes y personas, trenes larguísimos donde encontrar tu asiento es más difícil que una aguja en un pajar. Distintas clases, distintas quotas, boletos que se comprar por internet, boletos que se compran por ventanilla. En esta guía intentaremos explicar (un poco) cómo funcionan.

Estaciónes

El andén

Clases:

Hay distintas clases, podemos agruparlas en dos grande grupos: Con aire acondicionado (AC) y sin aire acondicionado.

Con AC: Son las clases altas. Más cómodas, más limpias, más aburridas. En todos los coches podes encontrar enchufes, ropa de cama y almohadas,  entre otros detalles.

Dentro del grupo con AC hay distintas clases:

–       Primera Clase / First Class (AC1): Es la clase más alta. No todos los trenes/trayectos cuentan con ese coche. El vagón esta dividido en compartimientos privados. Cada uno tiene 2 o 4 camas. En el caso de 4 camas, son estilo cucheta. Tiene una mesa fija en el centro, una puerta que separa del resto de los compartimientos y a veces, baño privado.

–       Segunda clase / Second Class (AC2): Es similar a primera clase pero con el compartimiento un poco más pequeño. Donde antes había 4 camas, ahora hay 6 en total. Los dos nuevos espacios están de frente, es decir, paralelos a las vías del tren a lo largo de todo el vagón. Aquí ya no hay puertas, solo una cortina que hace de división.

–       Tercera Clase / Third Class (AC3): Igual a las anterior pero donde había 4 espacios, ahora hay 6. Es decir, 3 hileras de camas en cada lado. Más las dos del pasillo: 8 espacios en el compartimiento. La cortina sigue estando como separación.

–       Silla con AC / AC Chair: Es un vagón que solo esta disponible para trayectos cortos y diurnos. Aquí no hay literas, sino asientos únicos. Son, en general, dos columnas de 2 o 3 asientos cada una.

Sin AC: Acá no te dan nada. Sólo algún que otro roedor y un poco de olor a pata ajena. Pero, la diversión está asegurada. Estas son las clases del intercambio, la gente esta predispuesta a charlar, invitarte un chai y porque no, a comer a su casa. Siempre se encuentra una familia con ganas de charlar, saber de tu vida y de tu país. Quizá ellos no sepan ingles, y vos no sepas hindi, pero si hay ganas, todo se puede.

Acá no hay almohadas, ni frazadas ni cortinas. Si te toca viajar en los coches nuevos puede ser que te toque enchufe y la mesa compartida, pero solo muy pocos lo traen.

–       Clase con literas / Slepper Class: Es la clase “mochilera” y elegida por la mayoría de los viajeros y por nosotros. Es la misma distribución de AC3. Es decir, 8 literas pero con ventiladores de techo. En las noches suele hacer frío, sobre todo en invierno. Es recomendable llevarse abrigo.

–       Second Sitting / Second Class: Es la única clase donde no se puede reservar asiento. Los tickets se ponen a la venta en día y se venden tanto como gente interesada en subir a ese tren. Hay filas de asientos con capacidad para 4 personas. Todos tienen derecho a sentarse (ya que todos pagaron boleto), por lo cual donde entran 4, hay 8 personas sentadas. Muchas personas viajan sentados en el porta-equipaje y están quienes se llevan telas para improvisar hamacas paraguayas. Para trayectos largos, no es muy recomendable. Pero esta bien para experimentar en un trayecto corto.

El vagón de la clase slepper

El vagón de la clase slepper

Asientos: 

En caso de optar por la opción “Sleeper” (es decir: asiento litera) vas a tener que saber que hay distintos tipos/alturas de asientos. Tanto en “Sleeper Class” como en “3AC” existen 3 asientos. Recuerden que son los compartimientos con capacidad para 8 personas, donde hay dos filas de 3 camas enfrentadas más otros 2 camas en el frente contrario. En la fila de 3 camas encontramos:

–       Upper Bed: Cama superior

–       Middle Bed: Cama del medio

–       Lower Bed: Cama inferior

Durante el día el asiento del medio se baja, para hacer de respaldo. La gente viaja sentada. Cuando cae la noche, se arman las camas.

Nosotros elegimos viajar en UP (Upper Bed) porque la cama es fija y existe la ventaja de elegir acostarte o sentarte abajo, sin depender del resto del compartimiento.

Igualmente, en el caso de LB o MB y cuando uno se quiere acostar, no hace falta más que indicárselo a tus compañeros de coche y ellos se van a correr. Esta supuesto que el titular del boleto avisa cuando desea acostarse y el resto se acomoda a eso.

Arriba, Upper Bed. Middle Bed se transformó en un respaldo. Luego, se coloca como UB.

Arriba, Upper Bed. Middle Bed se transformó en un respaldo. Luego, se coloca como UB.

Equipaje – Seguridad:

El equipaje puede ir debajo del asiento donde nos sentamos, es decir, sobre el piso. Nosotros nunca sufrimos ningún robo ni nada parecido, pero por las dudas, siempre atamos las mochilas con un candado. Otros usan cadenas o duermen con el equipaje en la litera.

Tampoco tuvimos inconvenientes de otra índole. En general, aunque cueste creerlo, los indios se ocupan de nuestro bienestar y seguridad dentro del vagón. Seguramente habrá excepciones, pero no somos el caso.

Quotas:

Bien, hay distintos tipos de asientos y clases. También hay distintos tipos de quotas a la hora de sacar el boleto.

–       General quota: Son los tickets comunes y corrientes que se pueden adquirir en cualquier ventanilla o por internet. Se ponen a venta 3 meses antes de la fecha de partida del tren y según el trayecto/fecha puede agotarse rápidamente.

–       Foreing tourist quota (quota turista): Unicamente para extranjeros con visa de turismo. Las grandes ciudades (y también los sitios más turísticos) tienen un apartado especial para que los turistas pueden adquirir esta quota.  A veces es una ventanilla especial, a veces es la ventanilla general y a veces es en otro edificio. En Kolkata, Varanasi, Delhi y Mumbai, por ejemplo, hay que dirigirse al “Tourist office Boureau”. Allí la atención es más personalizada, con sillones y AC. Siempre es necesario llevar el pasaporte. Esta quota no está disponible para todos los trenes y si bien, no suele agotarse, no implica muchas plazas. Es un tramite presencial. No se puede adquirir esta quota por internet.

–       Taktal Quota: Son boletos de emergencia que se ponen a la venta el día anterior a la partida del tren. El valor de boleto es más caro que la quota general. Es bueno conocer esta quota en caso de que uno quiera viajar y el tren esté llenó. También hay que apurarse ya que estas plazas se ocupan rápidamente.

El Taktal se compra por ventanilla y hay que presentar fotocopia del pasaporte.

–       Otras quotas: El sistema ferroviario de India es único. Además de estas 3 quotas, hay quotas especiales para mujeres, mayores de 60 años, militares, médicos, discapacitados, etc. Todas las quotas valen lo mismo, excepto el Taktal.

Si el tren esta lleno, no hay “Foreing Quota”, no estoy dentro del día anterior para comprar el Taktal ¿Qué hago?

Waiting list y RAC:

Ahora empiezan a aparecer cosas raras. Cuándo uno suele sacar un pasaje, en el boleto figura el numero de asiento más la posición de la cama (UB/MB/LB) más el vagón al que hay que subir. Dato importante, ya que India los trenes son larguísimos.

–       RAC (Reservation against cancellation /  Reservación contra cancelación): Este tipo de boleto nos permite obtener un boleto pero compartiendo la plaza con otra persona que también tenga boleto RAC. Recuerdan que les dijimos que cada compartimiento era de 8 plazas. 6 enfrentadas entre si (3 de un lado, 3 del otro) más dos en la pared opuesta del tren. La cama inferior de estas dos últimas se puede separar y convertirse en dos asientos/sillas enfrentados. (Agradecemos su máxima imaginación en este momento).  Cuándo el tren está lleno, comienzan a vender esta plaza. Es decir, en donde entraba una persona, ahora van dos. Cómo dijimos, es una reserva contra cancelación. Por lo cual, si algunos pasajeros no suben al tren, otros se cambian de categoría o las plazas para militares están libres, una puede acceder a un asiento individual. El boleto RAC viene con un número, ej RAC 37. Uno va bajando en numeración hasta llegar (con suerte) al RAC 0 y acceder a una plaza propia. Siempre hay que mirar que número de RAC nos ofrecen. RAC 125 no es lo mismo a RAC 15. Cuánto más bajo sea el numero más posibilidades de acceder a una cama propia vamos  a tener. En RAC tienes acceso a su asiento, no a una cama.

–        WL (Waiting List/ Lista de espera): Un vez que vendieron todos los RAC permitidos, ponen a la venta la categoría WL. Es decir, uno esta en lista de espera de lugares disponibles. A diferencia del RAC acá no hay asiento asignado. Solo estamos a la espera de cancelaciones. Cuanto más bajo sea el número de WL (Ejemplo WL 22) más próximos a subir al tren estaremos. Para saber si uno tiene asiento debe dirigirse a la estación en el horario de partida del tren y chequear las carteleras (“Reservation Chart”) que pegan en el andén o en el mismo tren. Lo más fácil es buscar al oficial ferroviario o la oficina de informes y preguntar ahí mismo, si tener sitio o no. También se puede ir siguiendo el estado de la WL vía online:

http://www.indianrail.gov.in/pnr_Enq.html

No es legal subir al tren sin tener asiento. Pero nuestra experiencia dice que una vez que estás arriba no te bajan. De este modo, uno viajaría sentado o parado depende donde encuentre un hueco.

Si uno saca WL y no accede al tren, el dinero no se devuelve.

Nos paso una vez de tener WL y no conseguir plaza. Lo que hicimos fue pagar la diferencia entre SLEPPER y 3AC, ya que allí, ya había plazas disponibles. Escuchamos casos de quienes dieron una propina al oficial para que les consiga plazas libres.

 ¿Cómo me doy cuenta en que estado de WL estoy?

Cuándo tengas el billete en manos vas a ver que hay dos números. Por ejemplo: WL 48/WL 25. Significa que somos la persona 48 en solicitar WL pero hemos ido bajando hasta la posición 25. Luego puede llegar a aparecer WL28 / RAC 9. Hemos accedido al RAC, tenemos asiento, y somos el número 9 en la espera para conseguir cama propia.

Donde y como comprar:

Se pueden comprar boletos en las ventanillas de la estación, en una agencia (pagando comisión) o vía internet.

Nosotros preferimos ir a las estaciones. Ya que uno resuelve en el momento si compra el RAC, si espera el Taktal, si cambia de tren, etc. Para poder comprar un boleto tenemos que tener presente el número de tren, (lo podemos buscar en internet o mismo hay carteleras en las estaciones), el nombre del tren y la estaciones de la que partimos y a la que queremos llegar. Muchas ciudades tienen más de una estaciones principal.

Por ejemplo: Para el trayecto Delhi – Agra hay muchísimos trenes con distinta frecuencia y duración. El tren número 12138 (que se llama Punjab Mail) va desde New Delhi hasta Agra Cantt. Sale a las 5:15 am y llega  a las 8:50 am. La duración total es de 3:35 hs. Corre de Lunes a Domingo. Les dejamos el link para que vean la cantidad y variedad de trenes que hacen ese recorrido:

http://www.indianrail.gov.in/cgi_bin/inet_srcdest_cgi_date.cgi

Una vez que sabemos esto, lo anotamos en algún lado, llegamos  a la estación, hacemos la “fila”(un concepto que los indios no conocen) y llegamos a la ventanilla, el personal nos va a requerir que completemos el formulario. (El personal del tren casi siempre habla algo de inglés, por lo cual, no va a ser tan difícil comunicarnos) Completar el formulario mientras se hace la fila hace que uno se ahorre mucho tiempo. En fin, lo completamos con el número de tren, la fecha, el trayecto (de y a dónde), la clase que queremos, la cama que queremos (UB/MB/LB), nuestra dirección en nuestro país y una firma. Con todo esto, volvemos a la ventanilla. El personal nos indicará si hay asientos disponibles, si hay RAC o si hay WL. Nosotros preguntaremos por la Foreing Quota, el Taktal y finalmente tendremos nuestro boleto.

Para comprar online el sitio más simple de utilizar es Cleantrip.com. En la página se puede chequear los trenes que realizan el trayecto, las fechas y la disponibilidad. Se compra con tarjeta de crédito y hay que imprimir el boleto que llega al mail. El boleto cuesta un poco más que si lo hubiésemos comprado en la ventanilla, pero no demasiado.

Haciendo la fila en la fila correspondiente

Haciendo la fila en la fila correspondiente

Las experiencias:

Quizá, al principio, comprar un boleto de tren puede parecer una tarea tediosa. Las estaciones son ciudades superpobladas: vacas, mendigos, puestos de comida, viajantes, turistas, negocios, balanzas, eunucos, etc. Los vagones suelen estar sucios, a veces con ratas, y donde se pueden sentar dos personas, se sientan cinco. Sí, es cierto. Pero también, es una experiencia que vale la pena vivir. Mientras dure el trayecto de tren, podemos meternos en la idiosincracia india, charlar, compartir y aprender. El tren, de alguna manera, refleja la sociedad india. Distintas clases, distintos boletos, e infinitad de detalles.

Luego de casi un año en India, afirmamos que no hubo una sola vez en la cual no bajamos del tren, sin una historia por contar.

Les compartimos esa escena que nos paso, justamente en un tren, durante nuestra primer semana en India: Asientos al azar.

Ludmila y Anita

Ludmila y Anita

Guía de viaje, datos y consejos para viajar a India

Aclaraciones sobre la guía de viaje a India

  • Esta guía de viaje a India está en construcción y es posible que se vaya modificando y completando en la medida que sigamos volviendo y viajando por el país.
  • La información recogida aquí se corresponde con nuestros cinco viajes a India. El primero fue en abril del 2013. La quinta visita comenzó en abril del 2016.
  • Todos los datos están basados en nuestra propia experiencia. De este modo, los precios son los que nosotros pagamos, y los trámites, los que nosotros mismos realizamos.
  • Por más que leas, intentes entender y prepares lo máximo posible tu viaje, India es una experiencia única. Y el shock cultural te va a afectar ¡Pero vale la pena!

Esperamos que cumpla su objetivo: serle útil a futuros viajeros.

Cualquier duda, pregunta o comentario, no duden en hacerlo llegar.

¡Buen viaje, y disfruten de India!

Animarse

Un viaje comienza cuándo a uno se le cruza por la mente la simple idea de realizarlo. Y quizá ese es el momento más difícil del viaje: Animarse. Cruzar la barrera de los prejuicios y los miedos y tomar coraje para salir a conocer el mundo. El comienzo y fin de un viaje no se corresponde con la temporalidad de subir y bajar del avión; el viaje nos va a acompañar. Pasará a formar parte de nosotros, y nosotros ya no seremos los mismos.

No miremos la realidad desde la comodidad de nuestro sillón, salgamos a conocerla y transformarla. El mundo no es un lugar tan peligroso como mucha gente nos quiere hacer creer. Más bien todo lo contrario; es hospitalario y amigable.

Desde el punto de vista de la sociedad occidental India es un país muy difícil de entender. El desafío es poder ver más allá de la pobreza, la basura y el comercio. En India sobresale la espiritualidad y la fe. Pero hay pocos que se animan a tomarse el tiempo para entender un país tan complejo.

Visa 

La visa para argentinos y uruguayos es gratis y muy fácil de obtener. Para otras nacionalidades, el valor dependerá del acuerdo de cada país con el gobierno indio.

La visa en si no es renovable. Una vez que venció o utilizamos la cantidad de salidas máximas tenemos que trámitarla nuevamente. Es el mismo trámite como si lo hiciéramos por primera vez.

En Argentina (para argentinos y uruguayos nos dan 6 meses gratis de visa):

La visa se tramita parte vía internet y parte en la embajada. En este link pueden obtener más información.

Es un trámite sencillo que se inicia de manera online en la página. Consiste en completar un formulario que está en inglés. Una vez completado los datos y con el formulario impreso más pasaporte, dos fotos carnet y certificado de la vacuna de la fiebre amarilla, hay que ir a la embajada (sin turno). El trámite dura alrededor de 10 días hábiles, pasado ese lapso uno retira el pasaporte ya visado (durante esos 10 días el pasaporte queda en la embajada). La visa tiene una validez de 6 meses desde el momento en que la tramitaste (no de la fecha de ingreso al país) y tiene la posibilidad de múltiples entradas al país. Es posible renovarla, pero para eso hay que salir de India.

En Asia (Nepal, Sri Lanka, Tailandia o Camboya):

Tramitar la visa en cualquiera de estos países en fácil y simple. Es el mismo procedimiento que expusimos arriba. A diferencia de Buenos Aires, aquí no exigen el certificado de fiebre amarilla. Demorá aproximadamente una semana y el costo depende de la nacionalidad.

En nuestro caso, es gratis. Solo nos cobraron 5 usd de trámiterio a cada uno.

En Nepal – Katmandú:

Indian Visa Service Centre (IVSC)
House No.296, Kapurdhara Marg, Kathmandu
Tel: 009771-4001516, Fax: 009771-4001517

En Sri Lanka:

  • Colombo: 

High Commission of India, Colombo
36-38, Galle Road,Colombo 03.
Tel : 0094-11-2327587 / 2422788 / 2421605
Fax : 2446403 / 244816

  • Kandy:

Assistant High Commission of India, Kandy
31 Rajapihilla Mawatha,
P O Box 47,Kandy, Sri Lanka.

En Tailandia – Bangkok:

Embassy of India,
46, Prasarnmitr, Sukhumvit, Soi 23,
Bangkok 10110

Aclaración: Actualmente en Tailandia sólo se están expidiendo visas para residentes tailandeses.

En Phnom Penh – Camboya:

Embassy of India,
No.5, Street 466,Phnom Penh, Cambodia

Aquí la visa demora tres días hábiles y cobran 17 USD de gastos y comisiones. Les compartimos la lista de costo de la visa según las nacionalidades:

Para los lectores de otros países pueden consultar los requisitos para la visa acá:

https://indianvisaonline.gov.in/visa/

La visa, también, la podés obtener mediante una agencia de viajes. En este caso, te cobrarán una comisión por un trámite muy simple de realizar.

Vacunas y otros medicamentos

La única vacuna obligatoria que exigen para entrar  es la de la fiebre amarilla si viajas desde Latinoamérica o África. La vacuna te la podés dar gratis en Buenos Aires, por ejemplo.

Nosotros nos acercamos al Hospital Muniz (C.A.B.A.), al servicio de medicina al viajero. La cita es con turno previo (Uspallata 2272, Parque Patricios, C.A.B.A. Tel: 4304-8794) Allí contamos nuestro itinerario, tiempo de viaje y completamos una pequeña historia clínica, en base a eso nos recomendaron que vacunas y medicación era necesaria. En nuestro caso:

  • Polio (refuerzo)
  • Hepatitis A y B (refuerzo)
  • Antitetánica (refuerzo)
  • Rubeola
  • Rabia
  • Pastillas para la malaria para tomar en ciertas zonas de Asía.

También nos dieron consejos en relación a la alimentación y elementos necesarios para llevar el botiquín.

Moneda

La moneda es la Rupia India (INR). El valor de los billetes es de 5, 10, 20, 50, 100, 500 y 1.000 y todos los billetes cuentan con la imagen de Gandhi. También hay monedas de menor valor.

Aquí van algunas conversiones para tener una idea (al 02/02/2016):

La relación rupia-dólar es de 1 USD → 68 INR.

La relación rupia-euro es de 1 EUR  → 74 INR.

Para ver la cotización actual xe.com

Es importante que pienses como manejar las finanzas. Hay varias opciones:

  • Viajar con cheques viajeros. En todas las ciudades importantes hay casa que te los aceptan. El tipo de cambio es apenas un poco más bajo.
  • Viajar con efectivo. Lo más fácil de cambiar es dólares o euros
  • Sacar dinero vía cajeros automáticos. Cajeros hay por todos lados. Pero tengan en cuenta que la mayoría de los lugares no aceptan tarjeta de crédito.

Para nosotros lo más cómodo y simple fue ir sacando plata de cajeros automáticos a medida que el viaje va avanzando. En la mayoría de las ciudades y pueblos encontrarás uno y podes obtener rupias con tu tarjeta de crédito o débito. Esta opción fue la más segura y barata para nosotros. El inconveniente es que necesitás una cuenta bancaria o al menos una tarjeta a tu nombre.

Si optan por la tarjeta de crédito o débito, recuerden tener siempre una reserva de dinero en efectivo. Nos pasó de estar en pueblos sin cajeros o sin luz.

Idioma

El idioma oficial de India es el Hindi. Pero a su vez, cada región del país tiene su dialecto propio (por ejemplo: Punjabi, Ladakhi, Urdu, Bengalí, etc.).

El segundo idioma oficial es el inglés, y es con el que todos los viajeros nos manejamos en India. La mayoría de la población lo habla (no todos). Es recomendable y agradable aprender algunas palabras en Hindi o en algún dialecto regional. Además, el inglés fue impuesto y es heredado de la colonización inglesa que sufrió India.

Clima

India es un país enorme con una geografía de lo más variada. En el norte te chocas con el Himalaya y en el sur tienes playas y paisajes más selváticos, además de estar próximos a la línea del ecuador. Te recomendamos informarte bien antes de viajar a cada zona, no sólo porque el clima sino también por el estado de las rutas y caminos. A nosotros nos pasó de quedarnos varado en Leh porque las rutas estaban bloqueadas con nieve.

En términos generales:

  • En el noroeste la mejor época es el verano indio. No hace tanto frió, comienzan los deshielos y vos no te derretís de calor.
  • En tanto al centro-norte hay que tener en cuenta varias cuestiones. En Julio-Agosto son los mozones (lluvias torrenciales) Y en Abril-Mayo comienza la primavera que suele ser muy calurosa. La mejor época entonces es entre Noviembre y Marzo, sin calor extremo ni lluvias torrenciales.
  • En el noreste las épocas de lluvia suelen ser entre Julio y Agosto y suelen traer desmoronamientos.

Comidas

India representa nuevas culturas. También nuevas comidas. Comer en india es una recomendable experiencia. India es curry y Masala. La combinación de especias es su fuerte.

Comer en India es una atracción de por sí. Abrir un menú y no conocer ninguna de las comidas allí presentadas, salvo algún tipo de arroz, es algo que nos pasó varias veces.

Nuestros primeros días en India no fueron fáciles, en parte por la comida. No estábamos acostumbrados a comer picante, y aquí TODO es picante, hasta un té (chai).

Por supuesto que pedíamos comida no picante, y le preguntábamos al mozo que platos del menú no eran picantes, pero esto parece no alcanzar.

Con el tiempo, fuimos aprendiendo que pedir, que platos valen la pena, y también, nos fuimos haciendo más tolerante al picante.

Aquí una pequeña ayuda:

Chai: El famoso té con leche. Un clásico en India. Lo tomas en la calle y en el bar. Suele estar unas 5-20 Rs. Te lo sirven muy caliente y suele ser bastante dulce. Al principio quizá no te agrade, pero después vas a pararte cada puesto callejero a tomarte uno.

Thali: No es el plato típico ni el más rico, pero es uno de los más comunes y económicos. Esta entre unas 30-90 Rs. El precio varía según el lugar donde lo pidas, el tamaño y las cosas que incluye.  Un Thali clásico incluye una porción de arroz blanco, Dal (aso de lentejas), un poco de verdura (Principalmente papa) y 1 o 2 Roti (pan sin miga). Si tu presupuesto es moderado, un Thali en algún mercado será tu almuerzo más frecuente.

Nuestro post de comida india: Comiendo en India

Transporte

Para trasladarse, lo mejor sin dudas es el tren. Es barato, cómodo, dentro de todo eficiente y donde se desarrollan grandes charlas. Los asientos están distribuidos de tal manera que facilita la conversación con los compañeros de vagón. El tren llega a casi todos lados, excepto bien al norte, donde por cuestiones geográficas (montañas altas) se empieza a complicar.

Entender el sistema de trenes del país tiene cierta complejidad. Nos es nada muy sofisticado, pero para tener una primera aproximación armamos esta guía de trenes. Sobre los distintos tipos de clases, reservas y boletos.

Conexión a internet

En la gran mayoría de las ciudades (grandes y pequeñas) hay conexión a internet. Pero cuanto más lejos de los centros turísticos se vuelve un poco más difícil.

Si bien en la mayoría de los lugares hay, no suele ser muy rápida. Y muchas veces, se cae, o se corta la luz.

Muchos alojamientos, restaurant tiene conexión WiFi. Pero que no te sorprenda si alguno lo quieran cobrar aparte. También hay varios cibercafé, donde el valor de la hora está entre 20 y 40 rupias.

Para realizar llamadas telefónicas es la misma suerte. La llamada a Argentina cuesta 10 Rs el minuto. Lo más barato para nosotros fue usar Skype.

Seguridad

India es un país seguro, pero tampoco para confiarnos de más. Toma las precauciones necesarias, cerrá bien tu habitación y mantené las pertenencias de valor siempre cerca de tuyo. A nosotros nunca nos pasó nada, pero nos contaron varias historias desafortunadas.

Para las mujeres solas también es un lugar seguro para viajar. Muchas se animan y lo hacen. Repetimos lo mismo, India es segura pero tampoco nos abusemos. Hay que tomar las mismas precauciones que tomamos en cualquier otro lado.

Les compartimos nuestros CONSEJOS PARA MUJERES QUE VIAJAN A INDIA.

Regateo

No es común que te roben, asalten o te ataquen, lo que sí es común es que te timen. Con todo y todo el tiempo. Es algo que agota  y enoja. Por lo cual está atento a que pagás y que comprás. Compará y peleá precios. Ragateá TODO. Las excursiones, los alojamientos y sobre todos los viajes en taxi y rickshaw son los que más inflan los precios. Pero hay que tomarlo con calma, y entender que si te enojás salís perdiendo vos.

Presupuesto

Un viaje puede ser tan caro y tan barato como uno de desee y planee. En nuestro caso viajamos de un modo económico, al mejor estilo mochilero.

No realizamos excursiones pagas (nos las ingeniamos para realizarlas nosotros mismos). Solemos optar por transporte público antes que tomar taxi o jeep privado.  Solemos viajar lento y de manera pausada. Cuando más rápido uno quiere viajar y más destino en menos tiempo se encarece mucho más el presupuesto. Y solemos informarnos bastante sobre precios, distancias, medios de transporte y cualquier otra variable que intervenga.

Nuestro presupuesto en India es de un promedio de 1.200 rupias diarias. Incluye alojamiento (baño privado), comida y transportes. Lo que da unos 20 dólares por día. Algo así como 600 dólares al mes, los dos.

Este presupuesto se descompone en 3 cosas básicas. Comer, dormir y viajar:

  • La comida es muy barata en India. Por cada almuerzo o cena gastamos entre uno y dos dólares cada uno. Entre 60 y 120 rupias, dependiendo del plato. Es más barato comer comida local que continental. Y si comes en los mercados o en los lugares donde come la gente local siempre es mucho más barato. Lo mismo si tomas agua común, en vez de embotellada. Aunque esto dependerá de la zona. Hay lugares (sobre todo en la montaña) que se puede tomar agua sin problemas y otros (como Delhi) que preferimos comprar agua embotellada.
  • El alojamiento depende mucho de qué tipo de viaje quieras hacer. Pero las habitaciones dobles están a partir de las 200 rupias. Nosotros nos movemos en un rango de entre 200 y 400. Donde varias veces privilegiamos tener baño privado o Wi Fi. Pero al ir sacando comodidades el gasto disminuye. Los alojamientos se distinguen en dos clases. Primero los guest house que es lo más parecido a un hostel, pero raramente tiene cocina (algo que extrañamos). Son los más baratos y donde se encuentran la mayoría de los mochileros. Por otro lado están los hoteles, que no necesariamente son más lujosos. Algunos incluyen desayunos y tienen restaurant adentro, con lo cual te ofrecen la comida en el cuarto.
  • En cuanto al transporte, la mejor manera de moverse y la más barata es en tren. Hay una red ferroviaria enorme. Es el transporte por excelencia. En el único lugar que no hay trenes es bien al norte, en la zona del Himalaya. Pero después pueden conectar toda la India. Por ejemplo en la clase sleeper, un pasaje de tren de Delhi a Amritsar pagamos 250 rupias (algo así como 4 dólares) cada uno. Viajar en tren es cómodo, barato y seguro. Además es lo único que está regulado en relación a medios de transportes. También es una buena oportunidad para interactuar con gente del país. Toda la India se mueve en tren.

Si van a viajar por India en Tren les recomendamos nuestra: GUÍA DE TRENES

Recomendaciones y consejos

Informales:

  • Interiorizate: India es un país muy amplio. Con mucha variedad cultural y religiosa. Muchos dialectos y muchas regiones diferentes entre sí. Por eso, infórmate, aprendé, preguntá. El conocimiento también debe ser parte de tu mochila. Interiorizate. La diferencia cultural con India es muy marcada, ir preparando el viaje en la mente de uno ayuda a ir reduciendo esa distancia. Te recomendamos nuestra sección “entendiendo culturas“. Vas a encontrar información sobre la idiosincracia india y sus pautas culturales que tan distintas son a nuestra mente occidental.
  • Planifica: Un viaje sale mejor cuando uno lo planifica. No somos partidarios de un viaje plenamente organizado, con reservas y un itinerario definido. Somos partidarios de que el viaje se vaya armando a sí mismo, pero eso no quita que uno planifique alguito. Mira un mapa, que lugares te gustaría conocer, porque, que te quedan de paso, arma un posible recorrido. Tener en cuenta tu presupuesto, tus gustos y tus ganas.
  • Armate de paciencia: India muchas te confronta con el caos, con la suciedad, con el no poder entenderte por el idioma, con no saber que micro te lleva, con no saber en que anden para el tren y con todas esas cosas que a uno lo organizan. Tomarte el micro correcto te puede costar mucho tiempo. ¿Qué hacer? Respirar hondo. Paciencia. India te obliga a ejercitar esta cualidad que el mundo occidental se ocupa de agotar.
  • Deja los prejuicios en casa: Recorrer India con prejuicios puede hacer que tu experiencia no sea buena. Los viajes ayudan a abrirnos la mente y el alma; solo hay que estar dispuestos a que eso ocurra.

Formales:

  • ¿Conviene viajar con seguro médico?: No lo sabemos, pero nosotros igual nos sacamos uno. Seguramente no lo uses y lo más probable es que la medicina ayurvedica te resulte más cómoda que la medicina formal. Pero uno nunca sabe. Mejor tenerlo y no usarlo, a necesitarlo y no tenerlo. Hay muchas ofertas y promociones, 2×1, descuentos. Les recomendamos cotizar seguro médico con Asegura tu viaje.

Les recomendamos leer nuestro articulo sobre Consejos para cuidar tu salud en India.

  • Informate: sobre el clima, la situación política y social de los destinos que quieras visitar. India está atravesada por distintos conflictos territoriales, políticos y sociales. Lee el diario, busca en internet, preguntale a la gente local. Sabiendo quizá evitaras pasar por algún mal momento.

Páginas útiles 

  • Vuelos:

Una buena página para saber que aerolíneas cubren determinados destinos  y trayectos es www.optifly.com . Es una buena manera de empezar. También ahí podes comparar precios. Pero para esto siempre es mejor dirigirse a las páginas de las aerolíneas.

Los mejores precios para moverte en India o volar a país cercanos los encontraras en:

www.airasia.com

www.airindia.com

www.indigo.com

  • Trenes:

Para saber los horarios, frecuencia y precios para moverte en tren podes visitar la siguiente página.

www.indianrail.gov.in

www.cleartrip.com/trains

Lecturas y películas recomendadas

Estos son libros y películas que nosotros leímos/vimos. La oferta es enorme. Ya vendrá una entrada explicando y recomendando cada uno:

  • Libros:
    • Viajes con Heródoto” – Ryszard Kapuscinski
    • El vagón de las mujeres” – Anita Nair
    • La vaca sagrada” – Tarun Chopra
    • “El tigre blanco” – Aravind Adiga
    • “Esta noche, la libertad” – Dominque Lapierre
    • Hijos de la medianoche” – Salman Rushdie
  • Películas:
    • Trilogía “Fuego”, “Agua”, “Aire” – Deepa Metha
    • “Tres idiotas” – Rajkumar Hirani
    • “Gandhi” – Richard Attenborough
    • “La ciudad de la alegría” – Roland Joffé
    • “Kaagaz Ke Phool” – Guru Dutt
    • “Hijos de la medianoche” – Deepa Metha
    • Cualquier clásico de Bollywood también es una buena opción.

Itinerario

Les compartimos nuestro itinerario con nuestras historias de viaje en India: Lugares visitados

Cómo muchos nos escriben preguntando que lugares del país vale la pena conocer, armamos una selección subjetiva:  Nuestros díez lugares en India

¿Te quedaste con ganas de más? Podés recorrer nuestra galería de imágenes de India
Itinerario por India

Les compartimos el itinerario de nuestro viaje a India. Estuvimos 8 meses en total recorriendo uno de los países más increíbles que hayamos visitado. Van a encontrar cada ciudad que visitamos, una brevísima descripción y cada uno de los post que escribimos en relación a cada sitio. También, un mapa para ubicarse un poco mejor.

  • Nueva Delhi

Nueva Delhi no solo es la capital de India; es la puerta de entrada a India. Probablemente pasarás varias veces por ella con el objeto de conectar distintas ciudades. A Delhi la amarás y odiarás a la vez. La ciudad está escindida entre Old Delhi y New Delhi, la diferencia arquitectónica entre ambas partes es notable. La zona mochilera por excelencia es Paharganj (también llamada Main Bazar): Aquí encontraras casi de todo, alojamiento, restaurantes y  todos los recuerdos que quieras de India. Te recomendamos  salir de allí, y caminar por la ciudad. Vale la pena tomarse el subte y ver más de cerca la capital de India. Algunas ideas de lugares para recorrer: Chandi Chowk, Red Fort (un gran fuerte rojo), Raj Ghat (espacio dedicado a Gandhi), Jama Masijd (una mezquita muy grande) y el hermoso Lotus Temple.

En algún momento del viaje, volveremos a Delhi y completaremos este ítem. Mientras, te dejamos nuestros post dedicados a Nueva Delhi:

Amanecer en Delhi – Parte I

Amanecer en Delhi – Parte II

  • Amritsar – Punjab

Ciudad Sijs por excelencia. Aquí se encuentra el impresionante Golden Temple o Templo dorado. De una arquitectura detallista y rodeado de agua sagrada, suele ser uno de los lugares de mayor peregrinaje para los feligreses sijs. El amanecer y el atardecer suelen ser los mejores horarios para visitarlo. Dormir y comer en el templo también es una experiencia a realizar.

En Amritsar también podrás visitar Jallianwala Bagh: un homenaje a la masacre de Amritsar. Brevemente, en pocas de la revolución un oficial ingles masacro a miles de indios adjudicando que estos se habían levantado en armas. Después se corroboró que nunca ocurrió tal levantamiento. En el sitio donde aconteció la masacre hoy existe un bello parque y un edificio historio. Es a pocos metros del Golden Temple.

En Amritsar también podrás asistir al gran show armado en la frontera con Pakistán. ¿Qué es esto? Todos los días a las 18 hs India y  Pakistán realizan un desfile militar, que comenzó como una forma de demostración y hoy está armado para el show. Muchos turistas asisten al espectáculo. Para ir debes tomarte un taxi que no es muy barato.

Aquí nuestro post sobre Amritsar:

Amritsar: Tierra de sijs

  • Jammu – Jammu & Cachemira

Jammu es una de las capitales de la región. Para los viajeros suele ser una ciudad de paso a Srinagar, por ejemplo. Con ese fin la visitamos. Estuvimos un día y fue mucho. Es una ciudad administrativa donde se empiezan a ver las primeras (o últimas) montañas del norte de India. En Jammu podes visitar el parque con cuenta con unos pequeños jardines, el acuario y el fuerte (actualmente funciona como templo Hindú). Dichos lugares están uno al lado del otro en las afueras de la ciudad, podes ir en colectivo público o en taxi. Ah, también hay un shopping con AC. Una buena alternativa para el calor agobiante.

Jammu no nos regaló paisajes, pero si lindas anécdotas, aquí te contamos:

Asientos al azar

  • Srinagar – Cachemira

Capital de Cachemira, ciudad musulmana. Srinagar en muy pintoresca, el lago, las montañas y las casas flotantes le dan un toque distintivo. Además de mirar el paisaje o dar una vuelta en bote por el lago, Srinagar se presta para ser caminada. Caminando visitamos el jardín botánico y el Shankaracharya temple. También podes realizar algunos trekkings.

Cerca hay varios pueblos para visitar. Nosotros estuvimos por Sonamarg, mucha nieve y un glaciar imponente. Esta unas dos horas de Srinagar y vale la pena ir a pasar el día, o como en nuestro caso, hacer una parada intermedia en la ruta con Leh.

Cachemira es una zona complicada. Está en conflicto con Pakistán hace años, quizá es bueno asesorarte de la situación política antes de viajar hasta allí. Y prepárate, Cachemira es musulmana.

Aquí, nuestro post:

Cachemira, la musulmana

  • Leh – Ladakh

Llegar a Leh por tierra es una travesía, pero vale la pena (En avión es alrededor de una hora desde Delhi). Tanto desde Manali o desde Srinagar la ruta solo está abierta en temporada alta (junio – septiembre). En nuestro caso, encontramos la ruta cerrada y tuvimos tiempo de sobra para conocer la ciudad y alrededores.

Leh es una ciudad budista en el medio del Himalaya y muy amigable. Ya el simple hecho de caminar por las calles te dibuja una sonrisa en la cara. La región está llena de pequeños pueblitos a visitar, cada uno con su monasterio. Nosotros estuvimos por Alchi, Likir, Spituk, Jingchen, Rumbak, Thiksey, Shey, Lamayuru.

También se pueden hacer rafting y varios trekkings, acá les dejamos 2 que hicimos:

Ladakh: Spituk – Stok (3 días/2 noches)

Ladakh: Lamayuru – Sumdah Do (4 días/3 noches)

Y nuestras sensaciones y vivencias en esta hermosa ciudad del Himalaya:

Hospitalidad budista

Leh y el paso del tiempo

  • Manali – Himachal Pradesh

Manali es una ciudad muy verde. Nos llamó la atención la cantidad de árboles y el ancho río que la recorre. La ciudad está dividida en tres partes: New Manali, Old Manali y Vashisht.

New Manali es el centro, tiene una peatonal, la estación de colectivos, la oficina de correos. Aquí se concentra la parte administrativa de la ciudad. La mayoría del turismo se hospeda en las otras 2. Manali ofrece muchas actividades, sea caminar por el parque o por la montaña, deportes extremos, visitar templos hinduistas, comer comida israelí y los característicos baños termales de Vashisht.

Aquí nuestro post:

Manali: Gente, autos y bosque

  • Valle de Parvati – Himachal Pradesh

Valle muy natural al sur de Manali. En colectivo desde allí son 3 o 4 horas (pasando obligatoriamente por Bhuntar). Conocimos gente que estuvo más de un mes recorriendo el valle. Presta a quedarse. Son varios pueblitos, todos al lado del río.

Nosotros estuvimos en Kasol, Manikaran, Pulga y Khir Ganga. (También recomendaban Tosh y Kalga). En el valle hay que caminar. A Kasol y Manikaran se llega en bus, al resto no. Son necesarias pequeñas caminatas por medio del valle.

Aquí nuestro post del Valle de Parvati:

El Valle de Parvati como la vida misma

  • Mcleod Ganj – Himachal Pradesh

Ciudad cercana a Dharamsala, pero mucho más chica y más turística. Nos permitió volver a encontrarnos con el budismo.  Donde se encuentran la gran mayoría de los exiliados del Tibet, como así también la casa del Dalai Lama junto al templo principal. Mcleod es una linda ciudad para caminar y perderse entre sus calles, pero no para albergarse. A unos 20 minutos caminando esta Dharamkot, una pueblo mucho más pequeño con mucha oferta hotelera y gastronómica. Ahí fue donde estuvimos nosotros y tan cómodos nos sentimos. A otros 15 minutos a pie esta Bhagsu, famosa por sus tortas. Acá nos volvimos a encontrarnos con el hinduismo, con varios templos, piscinas públicas, cascadas y con el turismo israelita.

Aquí nuestro post sobre Mcleod Ganj:

¿Impermanencia o globalización?

Y también el festejo de cumpleaños lejos de los pagos:

Simpleza (o sorpresa) de cumpleaños

  • Rishikesh – Uttarakhand

En las laderas del Himalaya se encuentra la ciudad de Rishikesh; conocida también como la “capital mundial del yoga”. Uno encontrara una gran oferta de cursos, clases e instructorados en dicha disciplina como también una gran cantidad de Ashram. Ciudad famosa por estar a orilla del río Ganges cerca de su naciente. La ciudad se encuentra dividida en varias zonas bien diferenciadas, las dos grandes regiones son Laxman Jhula y Ram Jhula, ambos nombres coinciden con los puentes colgantes que cruzan el Ganges de punta a punta.

En Rishikes visitamos el Ashram donde estuvieron los Beatles en su visita a India en la década del ’60. Aquí nuestro post:

Caminando con los Beatles

También visitamos un astrólogo:

Astrología del viaje

Cercana a Rishikesh, está la ciudad de Haridwar. Considerada una de las 7 ciudades sagradas de India. El misticismo de la ciudad se vive en los ghats a la vera de Ganges. Nuestro post:

Mojando los pies en el Ganges

  • Agra – Uttar Pradesh

Junto a Jaipur y Delhi, Agra es una de las 3 ciudades que hacen al triángulo dorado de India. El circuito turístico más explotado del país. Agra es famosa por ser la ciudad que alberga al imponente Taj Mahal. Pero el monumento no es lo único que tiene la ciudad. Encontraras fuertes y construcciones imperiales (fue capital del imperio Mogol), barrios musulmanes y muchas vacas. Si vas a Agra preparate porque el acoso al turista te va  a sacar las ganas de salir a la calle.

Aquí nuestro post sobre la ciudad:

Agra, ciudad de pobres corazones

En Agra también participamos de un casamiento. Aquí te contamos nuestra vivencia en la celebración y un poco de esta tradición social:

Un casamiento en India

Y claro, también escribimos sobre una de las 7 maravillas del mundo moderno:

Taj Mahal, el sufrimiento detrás

  • Mathura y Vrindavan – Uttar Pradesh

A unos 50 km de Agra, estás ciudades pueden ser una buena opción si querés salir un poco de los itinerarios turísticos.

Mathura es considerada una de las 7 ciudades sagradas para los Hindúes. Aquí nació Krishna, uno de los dioses más querido dentro de la mitología hinduista.  A unos 10 km se encuentra Vrindavan, ciudad donde Krishna creció y paso sus días. Vrindavan es famosa por la ciudad de las viudas y de los Hare Krishnas. Ambas realidades conviven en la misma ciudad. Aquí nuestro post:

Ciudad de viudas y Hare Krishnas

  • Khajuraho – Madhya Pradesh

Famoso por ser un lugar donde el sexo se encuentra en todos lados, pero nada de eso vimos, solo un pueblito chiquito famoso por alojar los “no templos de kamasutra”.

Tuvimos la no-suerte de ser los únicos turistas, por lo cual, todo el pueblo estaba pendiente de nuestras acciones y de lo que quisiéramos comprar. Un pueblo para caminar sea por las calles sea entre los templos. En Khajuraho se encuentra el mayor conjunto de templos hinduistas de toda India, y se encuentran agrupados según los puntos cardinales.

Aquí nuestro post:

El sexo no es todo en Khajuraho

  • Orccha – Madhya Pradesh

Un lugar para descansar. Cuando el ritmo de viaje es rápido o cuándo uno se agota del acoso de los vendedores, Orchha es una buena opción. Está muy cerca de Khajuraho y es un pequeño pueblo con menos de 8000 personas. La arquitectura bundella es magnífica, pero así también la sonrisa y simpleza de su gente.

Aquí nuestro post:

Orccha, remanso viajero

  • Varanasi – Uttar Pradesh

Ciudad emblemática y mística. Los ghats sobre el río Ganges forman una postal que todos los que soñamos con India vimos algunas vez. Ciudad de callejones y callejuelas, de vacas, basura, espiritualidad, cremaciones y algún oportunista de turno. Todo convive armónicamente a orillas del río.

Aquí nuestro post:

Las paradojas de Varanasi

  • Bodh Gaya – Bihar

Otra ciudad sagrada, pero en este caso para los budistas. Fue debajo de un árbol en Bodh Gaya que Siddhartha alcanzo la iluminación convirtiéndose en Buda. Hoy se puede ver un brote de aquel árbol en el Templo Mahabodhi. También uno encontrara números templos/embajadas  sobre todo de países budistas. Lo curioso es que la población que vive en Bodh Gaya es hinduista y de muy pocos recursos económicos. El contraste entre la humilde ciudad y la majestuosidad de los templos es siente bastante.

Aquí nuestro post:

Bodh Gaya, una aldea teñida de budismo

  • Calcuta (Kolkata) – Bengala occidental

Ciudad  inmensa y caótica. Nos hizo recordar Nueva Delhi. La arquitectura colonial merece ser resaltada, la ciudad mantiene buena parte del patrimonio inglés. Por ejemplo,  uno de los principales parques de la ciudad es el Memorial de la reina Victoria.

En la ciudad también uno encontrará espiritualidad. El templo de la diosa Kali donde diariamente realizan sacrificios animales en contraposición a la imponente obra de la Madre Teresa.

Aquí nuestro post:

Calcuta en las esquinas

  • Puri – Orissa

Entre tantos destinos, viajes en tren y tuk tuk, uno se cansa y necesita unos días de descanso. Días de sol, playa, arena y caminar por la orilla del mar mojando los pies. Puri es una buena opción para el descanso viajero. Queda a unas 8 hs en tren desde Kolkata y es un lugar poco frecuentado (o por lo menos en temporada baja). Podes hacer vida de playa, visitar templos hinduistas y reservas naturales. No te podes aburrir.

Aquí nuestro post:

Perspectivas desde la arena

  • Darjeeling – Bengala occidental

Darjeeling es una de las ciudades más emblemáticas de India. Quizá por su té, o por el famoso “Toy Train” mantiene una esencia que la hace única. Y al estar entre las montañas comparte mucho con otras ciudades del norte de India, no se caracteriza por ser un típico destino hinduista.

Aquí nuestro post:

Té y reencuentros en Darjeeling

  • Sikkim

Si bien figura entre los destinos más turísticos de India no muchos turistas llegan a este estado. Lo cual le brinda un manto de misterio y tranquilidad. Sikkim mantiene un legado de su época monárquica como también una serie de monasterios budistas (antiguos y modernos). Sikkim ofrece  paisajes, trekking, vida de montañas y unas vistas increíbles del Himalaya.

Aquí nuestro post:

El reino olvidado de Sikkim

  • Kochi y Alleppey – Kerala

Llegamos al sur. Como muchos nos habían anticipado, nos encontramos con un nuevo país dentro de India. Sabes que cada estado dentro del país nos muestra una cultura nueva. Nuevas comidas, vestimentas, tradiciones e incluso, nuevas prácticas religiosas. Kerala no fue la excepción y Kochi fue la puerta de entrada a India del sur.

Kochi fue un enclave en la época colonial. Ingleses, portugueses e incluso, holandeses quisieron acaparar este puerto. Si bien es uno de los destinos más turísticos del sur, aún quedan calles coloniales por las cuales perderse caminando. El atardecer en el río mantiene su encanto y las gigantescas redes de pesca, encandilan a más de uno.

Alleppey es la ciudad principal de los backwaters de Kerala. Allí comienzan los canales que recorren y riegan la región de Kerala. Rios que se cruzan, brazos que se entrelazan y unas vistas que pacifican la mente. La experiencia de perderse navegando en la “Venecia india” vale muchísimo la pena.

Nuestro post:

Kerala, tercera cita

  • Amritapuri – Kerala

Amritapuri es una de los tantos pueblos que nacen del corazón de los Backwaters de Kerala. Pero este, no es un enclave cualquiera. Acá se erige en gigantesco ashram de Amma, la madre de los abrazos. Casi una parada obligatoria para aquellos que navegan los backwaters y quieren acercarse a la vida de ashram.

Nuestro post:

Vida de Ashram – Amritapuri

  • Mysore – Karnataka

Mysore fue una ciudad de la realeza. Un palacio inmenso que fascina y encandila en su esplendor. También es una gran ciudad, llena de vacas, motos y bocinas. Un sitio “toco y me voy” que deja a más de uno pensando en las tantas contradicción del continente India.

Nuestro post:

Mysore: La ciudad y el palacio

  • Hampi y Anegundi – Karnakata

Hampi tiene un encanto que no vimos en ningún otro lado. No encontramos nada parecido. Gran paisaje de roca con atardeceres que atrapan. Ruinas y templos de un glorioso reino. Por eso es un punto muy frecuentado por los turistas. En nuestro caso huimos un poco de Hampi y nos alojamos en Anegundi (a 5 km). Ideal para disfrutar la vida en un pueblito, tomar un chai, desayunar un puri con subji y mojar los pies en el río.

Nuestro post:

Contando piedras en Hampi

  • Panaji – Goa

Goa fue el enclave de la colonia portuguesa en India. Es uno de los estados más pequeños del país y con la menor tasa de impuestos a las bebidas alcohólicas. Sumado a particular arquitectura, la cantidad de iglesias y las playas coloridas hacen que sea un destino prioritario entre los turistas locales e internacionales.

Posiblemente te sorprenda ver a las indias con sari, rezando un rosario. O conocer indios con nombres como “Francisca”, “Antonio” o “Pedro”.

Nuestro post:

Goa a la portuguesa

  • Mumbai – Maharashtra

Antiguamente llamada “Bombay”, Mumbai es una de las facetas más conocidas de India, junto a Nueva Delhi y Calcuta. Mumbai es la ciudad más poblada de India. Más de 12 millones de habitantes le otorgan semejante titulo. Ciudad cosmopolita, llena de cafés, teatros, museos, espacios verdes que sumados a la idiosincracia propia de la tierra India hacen que tenga un toque único y especial. Acá también están los principales estudios cinematográficos de Bollywood.

Nuestr0 post:

Porteña Mumbai

  • Ajanta y Ellora – Aurangabad – Maharashtra

Son cuevas famosas con miles de años de antigüedad. Las ponemos juntas porque están cerca, pero son bien distintas entre si. Las primeras son solamente budistas y más antiguas. Adentro tienen pinturas sobre la vida de Buda, afuera corre un río que hace un paisaje más pintoresco.

Las de Ellora son un conjunto de 34 cuevas. Algunas budistas, algunas hinduistas y otras jainistas. Son en su mayoría monasterios y templos en los cuales no escatimaron detalles. La arquitectura impresiona.

  • Ahmedabad – Guyarat

Ahmedabad suele ser una típica ciudad de paso. Es el punto estratégico para hacer una parada entre el sur de India y la región de Rajasthan. Es la capital del estado de Guyarat y, también, la ciudad que Gandhi eligió para construir su ashram. Llena de mezquitas, de pobreza y de esa mezcla única que es India.

Un lugar que va por mucho más que una mera parada estratégica.

Nuestro post:

Gandhi y los nadies

  • Udaipur – Rajastán

Según muchos es la ciudad más romántica de India. Además, de ser una estación obligada dentro del circuito de Rajastán. No podemos negar que tiene un encanto propio. La ciudad de los lagos, los palacios, las princesas, los colores y los elefantes.

Nuestro post:

Udaipur, el comienzo que fue final

  • Pushkar – Rajastán

Una de los sitios con más encanto de India. Es famosa por ser una pequeña ciudad sagrada construida alrededor de un inmenso lago. También es famosa por ser el sitio donde se compra ropa más barata en toda India. Llena de camellos, ferias, y locales es uno de los destinos más bellos del Rajastán. Es atardecer en el lago, es una de las cosas más bonitas de Pushkar.

Nuestro post:

Pushkar, ciudad sagrada

  • Jodhpur – Rajastán

También conocida como la “ciudad azul”. Una de las ciudades más pintorescas de India, ideal para perderse sacando fotos. Con solo caminar un poco más allá del centro turístico uno se encuentra con la hospitalidad de su gente. Además, la ciudad esta coronada por el imponente fuerte que vigila desde lo alto.

Nuestro post (esta vez, fotográfico):

Jodhpur, la ciudad azul

  • Jaisalmer – Rajastán

Una ciudad turística dentro de un fuerte, en medio del desierto y con safaris en camello. Jaisalmer permite descansar del típico “caos” indio, mientras uno disfruta de caminar cuándo baja el sol.

Por último les compartimos nuestras reflexiones tras haber abandonado India: Lo que India nos dejó.

 

¿Vas a viajar a India? No te pierdas nuestra guía de viaje ni nuestros 10 lugares favoritos.

Ladakh: Lamayuru – Sumdah Do (4 días/3 noches)

Trekking Lamayuru – Sumdah Do (4 días – 3 noches):

Aclaración: Este trekking se puede hacer desde Lamayuru hasta Chilling. Lo único que cambia es el día 3. Partiendo desde Sumdah Chemo se puede llegar a Chilling. Pero le agrega más dificultad porque hay un paso más. El Dundunchen La de 4.700 msnm.

Dificultad: Media. En nuestro caso no lo hicimos con agencia, pero si con un guía que contratamos aparte. Es necesario sobre todo para el primer día que el camino no está tan marcado.

Alojamiento: Homestay. También existe la opción de acampar, con todo lo que implica acampar (por ejemplo, llevar tu comida)

Día 1: Lamayuru – Wanla – Hinju

Lamayuru está en la ruta a Kargil. Para llegar hasta ahí se pueden tomar el micro público que va hasta Kargil, cuesta 350 Rs. Otra opción es tomar un taxi hasta ahí, que cuesta entre 2000 y 2500 Rs. En total son entre 3 y 4 horas de viaje. En Lamayuru pueden visitar un gran monasterio budista. Para este primer día es necesario que se lleven su almuerzo, o mismo lo pueden comprar ahí.

El camino comienza saliendo de la ruta. Entre medio de rocas y polvo. El camino no está tan marcado, por eso es necesario un guía. El camino empieza a subir, hasta cruzar el primer paso del trekking, Prinkiti La. No es muy alto, son 3700 msnm. De a partir de ahí es todo bajada hasta llegar a Wanla. En total serán unas 3 horas caminando. A partir de Wanla comienza un camino de ruta.

Vista desde el primer paso

Vista desde el primer paso

Aca se abren varias opciones. Una puede ser pasar la noche en Wanla y al día siguiente caminar hasta Hinju (unas 8 horas). Otra opción es caminar ese mismo día. Y la tercera es tomarse un taxi de Wanla a Hinju. Será 1 hora de viaje. En total cuesta 1000 Rs. Nosotros tomamos la tercera opción.

En Hinju dormidos en un dormitorio con vista a todo el valle. Abajo teníamos el río. Vale la pena bajar a mojarse las patas.

El río en Hinju

El río en Hinju

Día 2: Hinju – Sumdah Chemo

El segundo día es el más largo. Salimos bien temprano a propósito. El camino comienza con una leve subida, hasta llegar a la base del paso, donde la subida se hace más abrupta y cansadora. Pero el paisaje y la nieve compensan en esfuerzo. Igualmente hay que tener cuidado con la nieve, en caso de que haya. El paso Konzke-La está a los 4900 msnm. La vista desde arriba es alucinante. Se ven todas las montañas nevadas y el valle allá abajo. A partir de ahí es todo bajada.

Vista del segundo paso

Vista del segundo paso

El grupo con el cual compartimos el trekking

El grupo con el cual compartimos el trekking

Tras un último trecho lleno de piedras se llega a Sumdah-Chemo. Donde, en nuestro caso, tuvimos la suerte de llegar con una suave lluvia que luego fue una nevada que duro toda la noche.

En el segundo día, se camina, en total, unas 10 horas (o más dependiendo la cantidad de nieve).

Día 3: Sumdah Chemo – Sumdah Do

Amanecimos nevados. Todo cubierto de nieve. El paisaje era otro que el del día anterior. Comenzamos cuando el sol ya se había colocado y la nieve había baja un poco. Sabíamos que el tercer día era poco complejo, asique nos tomamos nuestro tiempo para jugar con la nieve y sacar fotos.

Nieve por la mañana

Nieve por la mañana

Casa del segundo homestay

Casa del segundo homestay

El camino es mayormente en bajada, y a la vera del río. Tras haber dejado la nieve atrás (y arriba) caminamos por el valle. Siguiendo el río. El paisaje es mucho más verde y húmedo.

Este día supone unas 5/6 horas de caminata. La única dificultad es la numerosa cantidad de veces que hay que cruzar el río, y claro, no hay puentes. Varias veces debimos descalzarnos y arremangarnos el pantalón para poder cruzar del otro, cuando no, tuvimos que realizar saltos para alcanzar el otro lado del rio.

Camino del tercer día

Camino del tercer día

Siguiendo el rio alcanzamos una ruta, esta nos llevó a Sumdah Do. El volver a pisar asfalto nos hizo caer en la cuenta que el trrekking estaba llegando a su fin.

Día 4: Sumdah Do – Leh

Hoy nos levantamos muy relajados y tranquilos. Solo nos quedaba emprender la vuelta a Leh. Tras desayunar salimos nuevamente a la ruta asfaltada del día anterior. El pueblo más cercano era Nimuh a unos 20 km., de ahí podíamos volver a Leh en transporte público o privado.

Ratón Liebre

Ratón Liebre

Caminamos siguiendo la ruta y el rio. Cruzamos algunas playas donde se puede bajar, e incluso contratar algún paquete para hacer rafting por el rio Zanskar. Y en caso de no querer hacer rafting podes hablar con algún taxista para volver a Leh o Nimuh.

En nuestro caso hicimos dedo y nos alcanzaron hasta Nimuh donde tomamos un taxi a Leh por 200 Rs.

Consejos:

  • Salir temprano, ahorrarse el sol del mediodía.
  • Como existe la opción de acampar y las temperaturas pueden ser bajas a la noche., mejor llevarse buen abrigo.
  • Llevar poco equipaje: Una muda de ropa, gorro, protector solar. Agua no hace falta llevar en exceso ya que se puede pedir en el Homestay.
  • En el último día van a tener que cruzar varias veces el río, y no siempre van a evitar mojarse los píes. Llevar ropa adecuada para cruzar más fácil. Cómo por ejemplo pantalones desmontables y/o ojotas para cruzar.

Descripción del homestay: Los homestay es la forma más sencilla de ir haciendo paradas en el camino alojándose en casa de familia. Además de compartir con la gente de los lugares, te proveen de una cama, y todas las comidas. Incluso el almuerzo del día siguiente. El precio suele ya estar estipulado entre ellos siendo de unas 800 Rupias.

Ladakh: Spituk – Stok (3 días/2 noches)

Trekking Spituk – Stock (3 días – 2 noches):

Dificultad: Fácil. No es necesario guía para realizar el trekking, un buen mapa es suficiente.

Alojamiento: Homestay. También existe la opción de acampar, con todo lo que implica acampar (por ejemplo, llevar tu comida)

Época recomendada: Junio-Julio (Nosotros lo realizamos en Mayo)

Las vistas que nos acompañan comienza el camino...

Las vistas que nos acompañan al comienzo del camino…

Día 1: Spituk – Jingchen

Este recorrido puede comenzar en Spituk o Jingchen según sus ganas y su presupuesto. Spituk está muy cerca de Leh, apenas salís de la ciudad en dirección a Kargil. Para llegar a Spituk desde Leh o bien te podés tomar un taxi o el cualquier colectivo que salga en esa dirección, serán unos 20 minutos. Para comenzar el trekking tenés que ubicar el puente de Spituk “Spituk bridge”. Y como se dice, el camino te lleva. Hasta Jingchen serán unos 15 kilómetros con una subida leve y gradual. Suele llevar unas 4 o 5 horas. El camino no es de lo mejor, es ruta asfaltada en la primera parte. Te encontrás con algunos autos, pero la vista y el río que marca el camino, lo compensan. El camino de ruta te lleva a Jingchen aunque luego se acabe el asfalto el camino continua marcado. Y si no sabes para donde sigue, además de mirar el mapa, podés seguir los postes de luz. Tras unos varios kilómetros y horas de caminar al sol (la sombra de un árbol es algo que vas a desear) vas a divisar dos construcciones en la montaña de enfrente, con un pequeño cartel que anuncia un homestay en Jingchen. Esas dos construcciones es Jingchen. Una es el homestay (600 Rs.)

En Jingchen además de recorrer la aldea poder bajar al rio, y descansar.

Otra opción es no caminar esta parte, tomar un taxi hasta Jingchen (1000 Rs) y empezar el recorrido desde allí. Ya que el camino de Spituk – Jingchen, la mayoría del tiempo vas caminando por la ruta abajo del sol.

El camino asfaltado

El camino asfaltado

El río en Jingchan

El río en Jingchan

Día 2: Jingchen – Rumbak

La experiencia del día anterior (el sol, el calor y la ausencia de sombras) nos llevó a salir muy temprano para ahorrarnos el calor del mediodía. El trayecto es de unos 10 kilometros con subidas y bajadas de poca complejidad. El camino está marcado y es fácil de seguir. Durante el trayecto nos cruzamos con varios lugareños con sus burros y caballos. Si nuevamente te encontrás sin saber para donde seguir el camino, mira los postes de luz para que lado van o la caca te burro de guiará!. A diferencia del primer día hay que cruzar el rio muchas más veces y no siempre encontraras un puente. ¡A saltar piedras o a mojarse los pies! Siempre que el camino te indique cruzar el río, cruzalo. Para llegar a Rumbak hay que bordear el rio, y por primera vez en días se llega a un lugar con pasto verde. Pero el pueblo está a un poco alejado del río. Hay que caminar la última subida del día, el pueblo es mucho más grande que Jingchen y también contás con la opción del homestay (800 Rs.)

Camino a Rumbak

Camino a Rumbak

Dia 3: Rumbak – Stok

Tercer y último día del Trek. Es el día difícil, se cruza un paso de 4.800 msnm. La dificultad máxima del trek. Se calcula que el día de hoy implica unas 10 horas de caminata (dependiendo la cantidad de nieve). Siendo lo más complejo la primera parte, donde subís hasta el paso Stok La, luego bajada hasta el pueblo de Stok. Allí también encontraras homestay y micros o taxis a Leh. Según los mapas tenés que agarrar el segundo minipaso y bajar por ahí.

¿Qué nos pasó a nosotros? Llegamos a Rumbak y nos enteramos que el paso aún continuaba cerrado por nieve y que no es recomendable hacerlo. Si, nadie nos avisó. Y así fue, sin chistar y respetando la naturaleza nos volvimos a Jingchen esa misma tarde. Al día siguiente volvimos a Leh haciendo dedo.

Consejos:

  • Salir temprano, ahorrarse el sol del mediodía.
  • Seguir los postes de luz o caca de burro.
  • Como existe la opción de acampar y las temperaturas pueden ser bajas a la noche., mejor llevarse buen abrigo.
  • Llevar poco equipaje: Una muda de ropa, gorro, protector solar. Agua no hace falta llevar en exceso ya que se puede recoger del rio o pedir en el Homestay,

Descripción del homestay: Los homestay son casas de familia. Es la forma más sencilla de ir haciendo paradas en el camino. Además de compartir con la gente de los lugares, te proveen de una cama, y todas las comidas. Incluso el almuerzo del día siguiente. El precio suele ya estar estipulado entre ellos siendo de unas 600 Rs a 800 Rs.

Homestay en Jingchan

Homestay en Jingchan