Muchos ven a Suiza como el espejo del país a ser. “País modelo” y una pregunta que recibimos frecuentemente es ¿Cómo fue el impacto de dejar India para llegar a Suiza? India en cambio es el país del caos y la superpoblación. Pero es verdad, que al pasar de un lugar a otro, el cambio se nota:

Suiza - Comparación

Los dioses cambian

  • En Lausanne apenas uno se para en la senda peatonal, haya o no semáforos, los autos paran y te dejan cruzar. En Nueva Delhi (India), por más que haya semáforos los autos no paran. Cruzar la calle es esquivar la moto, el mendigo, los chicos jugando, la vaca y además resistiendo el acoso de los vendedores. Es lo más parecido a jugar al frogger.
  • En Ginebra la vida transcurre puertas para dentro. La calles están vacías salvo en los lugares céntricos. En Bangkok (Tailandia) la vida transcurre en la calle, de la puerta para afuera pasa todo, se cocina, se comercia, se charla, se juega y se socializa.
  • En Suiza viajar en auto es fluido, tranquilo, seguro. Las calles están en buen estado, se respetan las normas y los autos son modernos. En India viajar en auto es una cuestión de fe. Un compromiso que se negocia a cada instante. Los caminos son viejos, con pozos, angostos y llenos de gente, motos y animales. Cada momento es un desafío: hay que pensar como pasar sin chocar al auto que viene de frente sin pisar una vaca, un camello o un niño.

Suiza - Comparación

  • En Ouchy fuimos a un mercado, era limpio y ordenado. No había olores y los puestos tenían heladeras y maquinas registradoras. Hanoi (Vietnam) es un gran mercado, donde no existe ni la heladera, ni el ticket. Toda la actividad está por afuera del fisco. Y el precio se arregla entre las partes.
Suiza - Comparación

Quesos en el mercado

Si comenzamos a comparar ambos mundos la lista podría ser infinita y no es nuestra intención hacerlo. Estos ejemplos sólo sirven para mostrar que no hay lugares ni mejores ni peores. Sólo lugares distintos. Y en definitiva todo depende de la capacidad de adaptación de cada persona. Por la mañana dejamos India en medio del ruido, rickshaws, vacas en la calle, basura y bocinas y por la noche llegamos a la tranquilidad, la quietud y un silencio de velorio en la calle. -Porque en avión uno cruza medio mundo en cuestión horas.- En ambos casos logramos acostumbrarnos al entorno. Pero si hay algo que nos llamó la atención de Suiza fue el silencio.

Suiza - Comparación

Suiza - Comparación

Suiza es limpia, ordenada, silenciosa. India es el opuesto. Allá la gente sonríe, acá la gente calcula y especula. Allá chai y currys, acá chocolate y queso. Acá la gente se viste de blanco y negro, allá saris de colores. La monotonía se vive hasta con los sentidos.

Suiza - Comparación

Suiza - Comparación

Las comparaciones son odiosas, pero a veces nos sirven para entender en donde estamos, y en este caso nos permite asombrarnos de determinadas cosas que viniendo de otro lugar no lo hubiésemos notado. Las personas caminan rápido, atienden el teléfono y van de compras. Los espacios verdes alrededor del lago Lemán están habitados por personas y un papel en el piso llama la atención. Una curiosidad: si tirás la cadena del baño de noche, algún vecino te puede denunciar y te llega una multa por ruidos molestos. Lo mismo con poner el lavarropas a altas horas.

Todo tiene un horario y un lugar. Las cosas funcionan de maravillas y la gente se la pasa haciendo actividad física.

Suiza - Comparación

La catedral

Suiza - Comparación

El lago Leman

Suiza - Comparación

Las montañas y la campiña

No podemos hablar de Suiza sin compararla con Asia. ¿Será que Asia se convirtió en nuestra realidad, y lo otro es lo distinto? Pero estamos acá para escribir sobre Suiza, y es cierto que tiene identidad propia. Algo que nos obsesionó de Suiza fueron las ventanas. ¿Qué fue lo que nos llamó la atención de ese pedazo de vidrio que separa el afuera con el adentro? No lo sabemos, pero tenemos muchas fotos de ventanas. Quizá estemos ante una nueva formación del inconsciente o tal vez venga relacionado con la sobredosis de vivir en la calle que tuvimos en India, que las casas muchas veces no nos parecen un lugar privado. Y la ventana justamente supone eso, una diferencia entre el adentro y el afuera. Para conocer la realidad en Asia se sale a la calle, en Europa se mira desde la ventana.

Suiza - Comparación

Suiza - Comparación

Suiza - Comparación

Pero volviendo a la pregunta inicial, la cuestión que nos surge a nosotros es otra. ¿Los habitantes de tal país sabrán en que condiciones viven los del otro? Acá la comida sobra, la gente se ríe y luce carteras importadas. Allá el agua es un bien preciado y la vaca compite con un mendigo por un pedazo pan. Los suizos desconocen la miseria de India, los indios no comprenden el orden de Suiza. El idioma es distinto, pero también la idiosincrasia. El viajar nos habla un poco de la enormidad y diversidad del mundo, y de como pueden existir realidad tan distintas sin siquiera conocerse entre sí.

Suiza - Comparación

Los atardeceres pueden ser espectaculares en cualquier parte del mundo