Category: Itinerario
Itinerario por Georgia con vehículo de alquiler

Sólo disponíamos de diez días para recorrer Georgia. Comenzamos a evaluar las distintas opciones e itinerarios posibles. Tuvimos que priorizar que nos interesa conocer y en base a eso, comenzar a planificar.

* Podés leer nuestra guía completa de viaje a Georgia en este apartado *

Decidimos recorrer Georgia con vehículo de alquiler. De ese modo, íbamos a tener más independencia y aprovechar más los días. Además, las distancias son relativamente cortas y con unos paisajes de los más extraordinarios.

En general con condiciones de las rutas con buenas, salvo algunos tramos y caminos de montaña.

Decidimos optar por el servicio de alquiler de Cars4rent. Ellos ofrecen camionetas 4×4 en alquiler. Para nosotros, es el tipo de vehículo ideal para recorrer Georgia.

Al ser la mayoría del país camino de montaña (y muchas veces sin asfalto) uno necesita contar con un vehículo que este a las alturas de las circunstancia. Al ser un vehículo grande, uno también puede pasar la noche ahí y disfrutar de la libertad de parar a donde le den a uno ganas. En Georgia eso es en casi todo los rincones, ya que los paisajes son realmente postales.

NUESTRO ITINERARIO POR GEORGIA

Día 1 – Tbilisi:

Cruzamos a Georgia desde Armenia haciendo dedo (autostop) por la frontera de Sadakhlo.

Nuestra primer parada fue Tbilisi, la atractiva capital. Estuvimos tres días donde recorrimos sus iglesias medievales, su fortaleza, mezquita y un pintoresco casco antiguo al mejor estilo Buenos Aires.

georgia-guia-1

La ciudad de Tbilisi (o Tiflis, en español) estuvo, a lo largo de la historia, en manos de reyes georgianos, persas, árabes, mongoles, timúridas (los mismos que Samarcanda) y rusos. Toda el intercambio cultural aún se palpa en las calles y a ambos lados del rio.

¿QUÉ VER EN TBILISI?

– La Fortaleza de Narikala y la estatua de la Madre Georgia

– Catedral de la Santísima Trinidad

–  Iglesia de Metekhi y la estatua del rey Gorgasali

– El Puente de la Amistad y el Parque Rike

– Plaza de la Libertad y la zona nueva de Tbilisi

– Mezquita y Baños (o Hamanes) de Abanotubani

georgia-guia-2

georgia-guia-4

Durante nuestro primer día en Tbilisi, conocimos a Georgi (de Cars4rent) y decimos seguir recorriendo el país vehiculizados. Como ya dijimos, la mejor manera de recorrer Georgia si se dispone de poco tiempo.

Nos alojamos en el Hotel Old Meidan

Día 2 – David Gareji

Ya con la camioneta, nos fuimos por el día a David Gareja, un monasterio con cuevas y mucha historia cerca de la frontera con Azerbaiyán. Está a unos 70 km de Tbilisi, y para llegar se cruza una serie de caminos secundarios y semiáridos de lo más pintoresco.

georgia-15

En el camino, paramos en varios pueblitos a hacer fotos. Vale la pena ir por el día y volver a dormir a Tbilisi. En caso de querer dormir en Udabno, a unos 10 kilómetros del monasterio, hay un solo hostel. Lo llevan unos polacos, tiene onda pero nos pareció un poco caro y sobrevalorado.

Día 3 – Kutaisi (y muchas paradas intermedias)

Al día siguiente, nos pusimos en dirección a Kutaisi, a unos 230 kilómetros desde Tbilisi. En el camino decidimos hacer varias paradas intermedias.

Primero paramos en la antigua capital de Georgia, Mtskheta, a unos 25 kilómetros de Tbilisi. Ahí visitamos la Catedral de Svetitskhoveli y el Monasterio de Samtavro, dónde vivió Santa Nina, patrona de Georgia.

Desde ahí cruzamos al monasterio de Jvari, desde donde se obtienen unas vistas increíbles de Mtskheta y de la confluencia de los ríos.

georgia-guia-5

Volvimos a agarrar el auto para hacer unos 70 kilómetros hasta Uplistsikhe, la ciudad de piedra. Se trata de un conjunto de cuevas y piedras dónde se dice que llegaron a vivir 20.000 personas durante el siglo III AC. Sí, un sitio muy antiguo. Es Patrimonio de Unesco y la entrada cuesta 3 laris.

Para nuestra opinión, había demasiados turistas juntos y no se podía apreciar nada de lo que se veía. Además, allá arriba sopla mucho mucho viento pero las vistas del valle son hermosas.

Hicimos 20 kilómetros más hasta la ciudad de Gori. Ahí paramos a almorzar y a visitar el museo de Joseph Stalin, ya que esa es su ciudad natal. El museo cuenta la historia del dictador soviético, mostrando los aspectos menos sombríos de su historia. Es una lástima que mucho de los carteles estén sólo en ruso o georgiano. La entrada esta entre 5 y 10 laris según sea uno estudiante o no, o quiera comprar la entrada a un vagón de tren soviético o no.

georgia-guia-6

Ya a mitad de la tarde, llegamos a Kutaisi. Con la luz que quedaba del día aprovechamos para recorrer la ciudad. Lo más atractivo fue subir hasta la catedral de Bagatri. La iglesia es impresionante y las vistas de la ciudad son muy lindas.

Nos alojamos en Green Flower Guest House

Día 4 – Monasterios en Kutaisi y viaje a Mestia

Al día siguiente, salimos temprano rumbo a visitar dos monasterios cercanos a Kutaisi. Ambos están a unos 10 kilómetros de la ciudad. Primero visitamos el monasterio de Motsameta, es pequeño pero ubicado en el filo de la montaña. Basta cerrar un poco los ojos para remontarse en el tiempo y sentirse en la época de reyes medievales.

georgia-guia-7

Luego, visitamos el monasterio de Gelati. Este último se ganó el honor de ser el monasterio más pintoresco de Georgia. Si bien es cierto que por fuera estaba en remodelación, por dentro apreciamos muchísimos frescos de épocas antiquísimas. Además de las vistas del valle y de las montañas, observamos a muchísimos monjes en oración.

georgia-1-portada

Finalmente, seguimos viajes hasta Mestia. En total teníamos unos 230 kilómetros por delante, de los cuales cien eran por un empinado camino de montaña. Habremos tardado unas seis horas en llegar.

Mestia es la ciudad más importante del Parque Nacional Svaneti. En encanto de Mestia no reside en la ciudad sino en todos sus alrededores.

En total estuvimos tres días en Mestia y nos alojamos en el Hotel Svaneti.

Día 5: Mestía y el pueblo de Ushguli

Aprovechamos la camioneta para visitar por el día el hermosísimo pueblo de Ushguli, uno de los pueblos más altos de Europa. Ushguli esta a sólo 50 kilómetros de Mestia pero el camino para llegar esta en muy mal estado. Es todo una aventura y si o si se necesita una 4×4 o alguna camioneta similar. Igualmente, conocimos muchos viajeros que van a Ushguli caminando o en bicicleta. Algo que nos quedó pendiente.

Ushguli es todo un pueblo de cuento con unas vistas demasiado lindas. Es un pueblo que vive del turismo, por lo cual está lleno de guesthouse, restoranes y cafés.

georgia-9

Día 6: Mestia, Mazeti y el glacia Ushba

Al día siguiente, fuimos al pueblo de Mazeri a unos 15 kilómetros de Mestia. Ahí dejamos la camioneta e iniciamos un trekking al imponente glaciar Ushba.

georgia-12

La caminata al glaciar Ushba es de unos 12 kilómetros en total. Seis en subida (y bastante empinada) y los otros seis, por su puesto, en bajada. A mitad de caminata hay unas cascadas que dicen ser las altas de Georgia. El camino es muy pintoresco y el glaciar es imponente. Cuando nosotros llegamos estaba todo nublado pero por suerte, las nubes nos dieron tregua y pudimos disfrutar de unas vistas impresionantes.

georgia-11

Día 7: Sairme

Finalmente, decidimos cruzar el país para ir a conocer el Parque Nacional Kazbegi. Como hacer todo el viaje de una era una locura, volvimos a cortar camino en Kutaisi. Pero esta vez, no lo hicimos en la ciudad, sino en Sairme. Se trata de un completo de sanatorios y aguas termales ubicado a unos 50 km de la ciudad de Kutaisi.

georgia-10

El complejo de Sairme cuenta con un hotel muy moderno. Ahí dormimos.

Día 8: Stepantsminda – Kazbegi

Al día siguiente completamos el trayecto hasta Stepantsminda. La ruta fue complicada, sobre todo por la cantidad de camiones que se dirigían a Rusia (es la única frontera abierta). El tráfico fue contrarrestado por los paisajes. Sin dudas, esta es la ruta más linda del Georgia. Llegamos casi de noche por lo cual sólo recorrimos la ciudad. Nos alojamos en UpTown Kazbegi

georgia-13

Día 9: Regreso a Tbilisi

Aprovechamos la mañana en Stepantsminda para visitar la catedral de Gergeti. Leímos que el camino en auto era complicado, por lo cual lo hicimos caminando. Lo cierto es que podríamos haber subido con la 4×4 sin ningún problema.

Ya más cerca del mediodía, decidimos volver. Desandamos lo andado para volver a Tbilisi.

Durante nuestra última noche en Tbilisi nos alojamos en Hotel Citrus.

georgia-guia-4

CONSEJOS PARA RECORRER GEORGIA CON VEHICULO DE ALQUILER

  • Parking: Salvo que este expresado lo contrario, se puede dejar el auto en cualquier sitio. Incluso en Tbilisi.
  • El país es muy seguro, por lo cual, no pasa nada por dejar el auto en la calle. Por la dudas, nosotros nunca dejamos nada de valor adentro y siempre cerramos bien las puertas.
  • Respetá las máximas de velocidad y las señales de tráfico. Hay muchos radares y policías controlando.
  • Evita los caminos de montaña de noche. Algunas curvas son, realmente, muy cerrada.
  • Levantá a todos los autopistas que veas por ahí.
Itinerario de China II: Sur y oeste

Este fue nuestro segundo viaje a China, donde nos propusimos unir el sur del país con las lejanas ciudades del oeste. Recorrimos pueblos tibetanos, gargantas profundas, pueblos en el desierto y ciudades musulmanes. Otra China que nada tiene que ver con la costa este y las grandes ciudades. Tenemos que confesar, que nuestra primer visita al país nos dejó abrumados de tantas ciudades grandes y tanta polución. Este segundo viaje buscó reivindicar al primero y buscó y encontró, esbozos de la vieja antigua. En está crónica van a poder leer las razones del regreso: Volver a China

Lee el primer itinerario

 

Itinerario de nuestro segundo viaje a China (03/05/2016 – 01/06/2016)

Este viaje también fue de treinta días. Comenzó en la provincia de Yunnan, al sur de China y muy cerca de Vietnam, y termino en Urumchi, en el lejano oeste. Para llegar a Kunming volamos desde India y desde Urumchi cruzamos por tierra a Kazajistán.

Kunming – Provincia de Yunnan

Si buen Kunming es la capital de la provincia de Yunnan, no es una de las típicas mega ciudades chinas. Tiene muchos árboles y demasiados parques con lagos para disfrutar de los días de sol. La gente, los chinos, también tiene otro aspecto y espíritu, caminan menos apurados, sacan a pasear a sus perros y disfrutar de pasar tiempo al aire libre. Todo un hallazgo en la china moderna.

Sacando los parques, algunos templos y museos, Kunming no tiene mucho más que ofrecer. Eso sí, es la puerta de entrada para recorrer toda la provincia de Yunnan. Una de las más atractivas en términos de paisajes y geografía.

Nos alojamos en IviesWill International Youth Hostel por dos noches.

Kaiyuan – Provincia de Yunnan

Kaiyuan es una ciudad al sur de Kunming que no tiene nada especial para ver, salvo un amigo nuestro. Como toda ciudad china se repite el circuito edificios altos, parques, pagodas reconstruidas, lago artificial, local de comida china. La única diferencia, considerando que no es una ciudad turística, es que el atractivo somos nosotros. Los únicos ojos redondos en toda la ciudad. Tal es así que la gente se sacó fotos con nosotros.

Dali – Provincia de Yunnan

Dali es una ciudad pensada pura y exclusivamente para el turismo chino (todo reconstruido, puestos de souvenir por doquier y puestos de comida cada dos metros) pero tiene cierto encanto. Históricamente, era el sitio al cual llegaban los hippies occidentales que se escapaban de los monzones de India. Quizá por eso la ciudad tiene buen karma, o por la arquitectura de las torres chinas en cada esquina, o quizá por las montañas y el Lago Erhai. No lo sabemos, pero estuvimos dos noches y nos pareció poquísimo.

Nos alojamos en el Hostel Five Elements.

Wase – Provincia de Yunnan

Lo interesante del lago Erhai, uno de los más extensos de China, no es tanto su geografía sino los grupos étnicos que ahí viven (o intentan sobrevivir).

Los Bai son uno de ellos y en el Wase dónde aún se puede contemplar su tradicional estilo de vida. Basta caminar unos metros hacia el pueblo para encontrarse con el gran mercado, y si uno camina un poco más llega a las casas típicas dónde hombres y mujeres aún visten las ropas tradiciones y hablan en su dialecto. Toda una verdadera reliquia para China.

En Wase estuvimos sólo dos noches y nos alojamos en E-lodge International Youth Hostel

Lijiang – Shuhe – Provincia de Yunan

Tanto Lijiang como el barrio vecino de Shuhe, son dos clásicos cascos históricos chinos restaurados y devenidos en puestos de souvenirs a mansalva.

Así y todo, uno se siente cómodo recorriéndolos. Quizá porque, al menos en Shuhe, con caminar un poco una llega a las zonas más tranquilas y si se quiere, se puede subir a las montañas y contemplar todo el valle y los picos nevados del Himalaya que recién están comenzando (¿o terminando?). Además, es un sitio bien pensado. Con lagunas internas y con canales de riego que llevan agua a campos de cosechas dentro de la ciudad.

Para muchos viajeros Lijiang es algo que no podemos no ver y para otros es la ciudad que mejor evitar, salvo que nos gusten los sitios recontraremil turísticos. Para nosotros Shuhe es un pueblo bonito y tranquilo, pero de autentico sólo quedaron los adoquines. Eso si, la replica está tan bien hecha que uno puede imaginarse la antigua china.

Estuvimos dos noches y nos alojamos en The Bivou.

Tiger Gorge Leaping o Garganta del Salto del Tigre

Este no se trata de un lugar, sino de un trekking de uno o dos días que en veinte kilómetros recorre una de las gargantas más profundas y poderosas de China. Lo interesante además del furioso río, son las ondulaciones de las montañas y los picos nevados que se ve desde muy cerca.

No es trekking apto para personas con vértigo pero tampoco es una caminata completa que requiera entrenamiento ni estado físico. A lo largo del camino, se cruzan distintos pueblitos dónde se puede comprar comidas y bebidas. Hacia el final del camino hay una zona de guest-house dónde se puede pasar la noche.

Además del sendero de montaña, la garganta también se puede recorrer en vehículo ya que hay una ruta de asfalto que va bordeando el río. La única contra es que el camino va muy por debajo y de logran ver las cubres de las montañas.

Para más información sobre el Tiger Gorge Leaping pueden revisar este articulo de Wikitravel. Es una pena pero sólo esta en inglés.

Nosotros caminamos hasta Sean’s Guest House en un día. Pasamos la noche ahí y al mediodía siguiente nos tomamos un colectivo de dos horas a Shangri La.

Shangri La – Provincia de Yunan

Conocida como la “Puerta de entrada” del Tíbet, es por lejos la ciudad más turística de la región. La fama se debe en gran parte a la novela “The Last Horizont” de James Hilton.

Si bien es una ciudad grande y con mucha impronta china, la parte antigua es la más interesante. Hoy es un laberinto reconstruido con monasterios, museos, estupas, monjes deambulando y un inmenso Himalaya que recién está comenzando. Pero, lamentablemente, toda la impronta tibetana queda teñida por tiendas de souvenirs, restaurantes caros y promociones de pashminas. Igualmente, la arquitectura tibetana se puede ver en las casas de madera que sobrevivieron al incendio del 2014.

Además de la ciudad antigua, hay varios trekings y sitios cercanos para visitar sea en transporte público o con taxi privado.

Nosotros estuvimos tres noches y nos alojamos en Timeless Inn, una guest-house muy hogareño atendida por una china casada con un tibetano.

Pueblos tibetanos – Provincias de Sichuan y Gansu

La idea de visitar Shangri La tenia como fin adentrarnos en la cultura tibetana. Algo que nos había quedado pendiente en nuestra anterior visita a China.

Teníamos dos opciones ir a Región Autónoma de China para la cual se necesitan permisos especial o visitar los pueblitos tibetanos que se encuentras en las Provincias de Sichuan y Gansu, ubicados entre los recovecos del Himalaya. Además, para está parte no se necesita el costoso permiso.

Nos inclinamos por la segunda opción. Estuvimos poco más de una semana y visitamos los pueblos de Daochen, Lijiang, Tagong, Danba y Langmusi.

Para más información sobre Tíbet y sus permisos y sobre los pueblos tibetanos que visitamos y nuestra experiencia, les compartimos esta Guía para recorrer Tíbet con o sin permiso.

Lanzhou – Provincia de Gansu

Lanzhou es la capital de la provincia de Gansu. Si al entrar a Tíbet sentimos que dejábamos atrás China, acá volvió a pasar algo parecido.

Lanzhou es la entrada al oeste de China y la cultura musulmana comienza a ser algo más común y frecuente.

La ciudad no tiene mucho encanto. Si bien está a orillas del famoso Río Amarillo y fue base estratégica en La Ruta de la Seda, hoy funciona como una ciudad china más. Para nosotros, lo más interesante fue el museo provincia y el mercado nocturno de comida típica.

Estuvimos sólo dos noches alojados en Love Hostel.

Turpán o Turfan – Provincia de Xinjiang

Visitar Turpán es entrar en otro mundo: la china del lejano oeste. Turfán se encuentra en una depresión de 154 metros bajo el nivel del mar. Razón por la cual es un oasis natural en medio del desierto y es una de las zonas más calurosas de China y del planeta.

Para llegar a la ciudad cruzamos una infinidad de viñedos, campos de sandias y de melones. El clima es propicio para todos esas frutas. Caminos de tierra nos llevaron a un barrio de casas de adobe y puestos de pan casero en la vereda. A lo lejos, se ve los minaretes de varias mezquitas que, por razones políticas, no pueden llamar a la oración

Nos alojamos en Dap Youth Hostel.

Urumchi – Provincia de Xinjiang

La ciudad de Urumchi nos sorprendió y en el mal sentido. Esperábamos encontrar el mismo estilo pueblerino de Turfán. La vida uigur en la calle, las casillas de adobe y con grandes patios internos y las cabras caminando por ahí. Pero no, lo único parecido era el Gran Bazar.

Si hay algo en lo que son buenos los chinos es en arrasar todo lo lindo y auténtico que haya en su territorio. Construir autopistas, edificios, rascacielos, parques y volver a arrasar y construir. Es un país que se sostiene por la construcción, y ni Urumchi ni el bazar fueron la excepción. Los minaretes de las mezquitas compiten con un Carrefour y los puestos de pan intentan abrirse paso entre andamios y chapas mal puestas. En Urumuchi nos alojamos en Maitian International Hostel

Para conocer más Turpán y Urumuchi y todos los conflictos étnicos-policos que atraviesa la región, les compartimos nuestra crónica: Xinjiang, el oeste de China

Horgos – Provincia de Xinkjang y frontera con Kazajistán

Horgos es la última ciudad china, justo en la frontera con Kazajistán. Como llegamos de noche y la frontera ya había cerrado, tuvimos que pasar la noche para cruzar al día siguiente. Buscamos un hotel y conseguimos una habitación a 80 yuanes la noche. Al rato, nos dimos cuenta que se trataba de un hotel transitorio. La ciudad está llena de ofertas sexuales, y parece que los chinos son buenos consumidores.

A la mañana siguiente, caminamos los dos kilómetros que separan la ciudad de la frontera y nos despedimos de China. Aún no sabemos si fue por última vez o si habrá una tercera.

Info útil frontera China-Kazajistán: 

Este paso fronterizo no tiene buena fama. Fueron tantas las cosas malas que leímos que fuimos preparados para defender de un ejercito de chinos tomando sopa y sonándose los mocos a las vez. El primer detalle a tener en cuenta es que China y Kazajistán tienen dos horas de diferencia, por lo cual la frontera abre a las 8 AM de Kazajistán que recién es a las 10 AM de China. Hay que tener en cuenta el horario de ambos países antes de intentar cruzar del otro lado.

A su vez, para cruzar la frontera es necesario hacerlo en auto, taxi o micro. No sé puede cruzar caminando. Y si se pudiera, entre un puesto y el otro hay casi 10 kilómetros. El valor del boleto del micro es de 100 yuanes (del lado chino). Nosotros, además de explicarle al oficial que viajábamos haciendo dedo, teníamos el problema de no tener más yuanes. Habíamos cambiado todo. Luego de un tire y afloje en chin-glish nos dejó pasar.

En el mostrador de migraciones nos miraron bastante el pasaporte. No les gustó que se nos haya mojado ni el sello de Bangladesh y las Islas Andamán. Esperamos media hora, durante la cual todos se metieron en un cuartito con nuestros pasaportes hasta que finalmente nos lo devolvieron. Del lado kazajo, lo más bien. Todos estaban al tanto de que Argentina no necesita visa para Kazajistán.

Con una sonrisa, volvimos a pisar las tierras soviéticas que tanto nos gustan. Lo puede leer en esta crónica: Salir de China

Itinerario de China: Costa este y grandes ciudades

Llegamos a China, por tierra. Cruzamos desde Mongolia, en un intento de escapar del desierto y de la locura de Ulan Bator. Desde la capital mongola, nos tomamos un tren nocturno a la frontera con China. Ahí comenzó nuestro periplo.

En total estuvimos treinta días. Tuvimos que salir ya que sólo teníamos un mes de visa. Debíamos volver a tramitar una nueva visa para volver a entrar. Pero esa es la historia de nuestro segundo viaje.

itinerario i (22/10/2015 – 20/11/2015):

Costa este y grandes ciudades de China: desde Datong hasta Hong Kong.

Datong – Provincia de Mongolia Interior

Fue nuestra puerta de entrada y nos sirvió como primer pantallazo de China. Dicen que las primeras impresiones nunca fallan y está no fue la excepción. Datong, al igual que el resto de China, es una ciudad en constante construcción. Si bien fue una de las más antiguas, todo el casco histórico fue reemplazado por nuevos edificios que simulan parecerse a los anteriores, incluso las murallas son totalmente nuevas.

Además de los parques y el barrio musulmán, el mayor atractivo de Datong está en los alrededores. A unos 65 kilómetros se puede un visitar un monasterio colgante (literalmente, colgando de la montaña) y, también, un sistema de cuevas con grabados budistas. Lo más práctico es tomar un taxi y recorrer los alrededores, eso sí… los precios de las entradas no son muy accesibles.

Nosotros estuvimos dos noches y los alojamos en Datong Youth Hostel.

Nuestra crónica: Datong, primeras impresiones.

Beijing

Los favoritismo nunca son buenos, pero tenemos que reconocer que Beijing fue nuestra ciudad favorita. Si claro, es una ciudad enorme, con decenas de barrios, con una nube tóxica encima, donde nunca se ve el sol ni donde es fácil ubicarse pero Beijing tiene algo. No sabemos si por ser la capital del país más superpoblado del mundo o por el lugar en el imaginario colectivo que Pekín ocupa, pero Beijing tiene ese atractivo que te invita a salir a caminar. O, al menos, para nosotros.

Es una ciudad donde hay mucho para hacer y ver (la ciudad prohibida es sólo una de las tantas paradas). A pesar de la extensión, se recorre bastante fácilmente, sobre todo por la buena planificación del metro. Aunque entre tanta gente, carteles y caracteres chinos es muy fácil perderse.

Más allá de los templos y museos, nuestra actividad favorita fue caminar a la mañana por los Hutones (calles estrechas, que sobreviven a los rascacielos) y contemplar la cotidianeidad china.

En Beijing estuvimos una semana y nos alojamos en Beijing Heyuan International Youth Hostel.

Nuestra crónica: Perdidos en Beijing

Muralla China

La Gran Muralla China merece un apartado especial. Con un largo supuesto de 8.000 kilómetros, la muralla cruza China de este a oeste. Si bien es una de las maravillas del mundo moderno y la única construcción humana que supuestamente se puede ver desde el espacio, la Muralla China es un ejemplo de intolerancia y de guerras entre pueblos vecinos.

Se puede visitar distintos sectores de la Muralla, la mayoría de los tramos restaurados se encuentran cerca de Beijing. Nosotros, por el contrario, decimos hacer algo atípico. Hicimos lo que no se debía. Subimos a la Gran Muralla China por una parte no reconstruida. No queríamos ver la parte nueva, repleta de chinos en masas. Queríamos ver la muralla originaria, de la que sólo quedan piedras apiladas y torres de vigilancia abandonadas y venidas a menos. Para eso tuvimos que escalar por más de cinco horas. Llegamos arriba cuando el atardecer ya estaba ocurriendo. Pasamos la noche, muertos de frío en una torre a medio desmoronar. La luna llena iluminó las montañas y la infinita muralla, durante toda la noche. El amanecer nos encontró despiertos, contemplando y disfrutando del privilegio que teníamos. Además, no habíamos podido dormir nada por culpa del viento, los ruidos y el miedo de que alguien nos descubra.

Nuestra crónica: Conquistar la muralla China

Pingyao – Provincia de Shanxi

Pingyao es el típico pueblito chino que todos imaginamos. Calles de adoquín, casas grises con techos de teja a dos aguas y dragones en las molduras. Murallas que rodean la ciudad, templos budistas y torres desde las cuales se puede contemplar el atardecer. Si, Pingyao es así pero… a la romántica descripción hay que sumarle los puestos de souvenirs, las chinas disfrazadas de princesas para la foto y el completo caos que rodea la parte antigua de la ciudad.

Nosotros estuvimos dos noches y nos alojamos en una casa de familia. Alquilaban una de las habitaciones dobles a 45 yuanes la noche.

Nuestra crónica: Las ciudades de Pingyao

Xi’an – Provincia de Shaanxi

Xi’an es una de las ciudades más antiguas de China y su fama se debe a La Ruta de la Seda. Era una de las ciudades dónde más se comercializaba y gracias a aquel intercambio hoy es una ciudad con muchísima diversidad cultural: chinos, musulmanes, musulmanes chinos, descendientes de Asia Central y algún que otro argentino.

Entre las murallas de la ciudad, museos, mezquitas, pagodas y los guerreros de terracotas volvimos a estar un poco “como en casa”.

En Xi’an nos reencontramos con un amigo que está viviendo allá y de esos días en su casa salió está crónica: Los condimentos de Xi’an

Zhengzhóu – Provincia de Henan

Desde Xi’an fuimos a Shanghái. En total fueron 1.400 kilómetros y lo hicimos a dedo (autostop). Zhengzhou fue una de las paradas intermedias. Lo bueno fue que gracias a Couchsurfing conocimos a un español que trabaja ahí como profesor de español. Además de conocer la universidad nos sirvió para entender aún más el curioso y estresante sistema de educación chino.

Xuzhóu – Provincia de Jiangsu

Al igual que con Zhengzhóu, Xuzhóu fue otra parada en el largo camino a Shanghái. Aquí también utilizamos couchsurfing. Así conocimos a Dintra, un chino con un celular más grande que la palma de su mano y del cual nunca pudo separar su vista.

Lo más interesante de Xuzhóu, fue salir a comer con Dintra. Nos desfiló por todo tipo de restaurant dónde servían los platos más exóticos. Entre ellos, tortugas con caparazón. Con mucha impresión, nosotros nos pedimos un arroz con verduritas.

Shanghái

Llegamos a Shanghái y de pronto todo cambio. Los chinos dejaron de eructar para pasar a ser gurúes metrosexuales de la moda: Hombres y mujeres por igual. Shanghái es un laberinto de shoppings y casas de diseño. Es una ciudad con encanto, donde barcitos y cafés compiten entre sí y a nosotros nos recordó mucho al barrio de Palermo, en Buenos Aires.

Caminar por el Bond y esperar que la ciudad se ilumine fue parte del ritual que repetimos durante nuestros tres días.

Durante esas noches hicimos Shanghái y de aquel encuentro salió esta crónica: La guía equivocada de Shanghái

Hangzhóu – Provincia de Zheijinag

Muchos visitan Hangzhóu por el día y vuelven a Shanghái. Para nosotros, merecía un poco más de tiempo. Y, quizá, le erramos. La ciudad es famosa por la cantidad de parques, lagos y templos que tiene, todo con un estilo bien oriental.

El problema es que los chinos también se enteraron de eso y la ciudad está totalmente masificada.

Estuvimos dos noches y nos alojamos con una china que estudió español. El encuentro nos vino bien a los tres para practicar un poco el idioma.

Xiamen – Provincia de Fujian

Xiamen es una isla separada por unos pocos kilómetros de la China continental. No es Hong Kong ni Shanghái pero se nota que es una ciudad portuaria que está creciendo al ritmo chino (y eso es muy rápido).

Si bien no tiene ningún atractivo especial y la playa no es para nadar, Xiamen tiene cierto encanto. Caminar por la costanera y contemplar el atardecer desde los templos que están subiendo las montañas fueron nuestras actividades favoritas, pero la mayor riqueza está en la cantidad de personas de todas partes del mundo que ahí viven y/o estudian. Tanto intercambio hizo que diéramos con un puestito de empanas argentina en el mercado nocturno.

Shenzhen – Provincia de Guangdong

Dicen que es una de las ciudades más pobladas de China, puede ser. Su ubicación es estratégica. Está a sólo un subte de distancia de Hong Kong. Si, un subte.

La frontera entre Shenzhen y Hong Kong la cruzamos en metro, haciendo migraciones en las estaciones intermedias.

Shenzhen fue la última parada de nuestro primer viaje a China. Estuvimos sólo una noche en la casa de una chica de Couchsurfing y al día siguiente dejamos China.

Hong – Kong

Si bien Hong-Kong es una republica administrativa independiente de China, muchos son los lazos que la unen al gigante asiático. Aunque, una de las mayores diferencias es el idioma. En Hong-Kong no se habla chino mandarín, sino cantonés.

Nosotros estuvimos una semana y podemos decir que fue de las semanas más caras de nuestras vidas. En cierto punto, Hong Kong es un lugar donde es imposible aburrirse siempre y cuando te encante pasear entre rascacielos y shoppings. Lo bueno es, que al ser una isla y tener salida al mar, se puede ir en barco a islas cercanas mucho más tranquilas. Nosotros disfrutamos de varios trekkings en las montañas y de, incluso, un baño en el mar.

Nuestra crónica: Hong Kong y su armonía

Conclusiones de nuestro primer viaje a China

Vamos a ser sinceros, salimos muy contentos de China. No por el viaje, sino por el hecho de dejar el país. Fue un viaje de un mes dónde pasamos más tiempo arriba de los colectivos urbanos cruzando grandes ciudades y dónde prácticamente, y por culpa de la polución, no vimos ni el sol.

Recorrer tanta ciudades en tan poco tiempo nos dejó agotados. Y los chinos, con su poca implicación con el mundo y su egoísmo de hijos únicos, tampoco ayudaron.

Dejamos China dudando sin volver o no. Aún nos faltaba ver el sur y el oeste. Lo más autentico y lo menos chinos. No tomo varios meses definir que hacer.

Segunda vuelta

Finalmente, tras una temporada de cuatro meses en India, un regreso a Tailandia y una visita a Bangladesh y Camboya decidimos volver a China. Nos prometimos esquivar grandes ciudades y perdernos en los pueblitos tibetanos del oeste del país.

En está crónica van a poder leer las razones del regreso: Volver a China

También, les compartimos el Itinerario de nuestro segundo viaje a China (03/05/2016 – 01/06/2016) dónde visitamos el sur y oeste del país.

Rusia – Itinerario

Aclaración: Este fue nuestro itinerario por Rusia. Quizá sirva para sacar ideas o inspirarse un poco más sobre este gran país. Si estás planificando un viaje a Rusia, te recomendamos empezar por nuestra GUIA DE VIAJE A RUSIA.

***

Casi noventa días fue lo que estuvimos en Rusia. Desde el oeste avanzamos lo más al este que pudimos.

Comenzamos en Kaliningrado y terminamos en Ulan Ude. Nos hubiese gustado ver mucho más, adentrarnos en Kamchatka y llegar hasta Vladivostok pero el invierno y el tiempo de visa hicieron que quedaran para un segundo momento.

Mientras preparamos la vuelta, les compartimos nuestro periplo ruso. País que cruzamos a dedo y del cual quedamos gratamente sorprendidos.

  • Kaliningrado

Nuestro encuentro con Rusia comenzó en las orillas del Mar Báltico. En Kaliningrado, ese pequeño enclave ruso entre Polonia y Lituana.

Nos hablaron muy mal de Kaliningrado, en internet no hay información y todos los que nos cruzábamos nos decían que sólo habían tanques militares y que íbamos a terminar como prisioneros de Putin.

Nada más alejado de la realidad. Kaliningrado fue el primer mito que derribamos sobre Rusia y sobre los rusos.

Nuestro post: Lo esencial de Kalliningrado

  • San Petersburgo

San Petersburgo no tiene mucho que ver con el resto del país. Es la capital cultural y cosmopolita del país. Es la Rusia europea y zarista dónde se gestó la famosa Revolución de Octubre. Es una de nuestras ciudades favoritas, quizá por que en más de un café creímos ver a Dostoievski haciéndonos señas para tomar algo juntos.

Nuestro post: San Petersburgo, ciudad imperial

  • Veliky Novgorov

¿Fue un acierto haber ido? Fue de los pocos lugares de Rusia que nos dejaron gusto a poco. Es una buena parada entre San Petersburgo y Moscú, eso es seguro. Es la ciudad del primer Kremlin y una de las más antiguas de Rusia, pero nosotros no pudimos encontrarle un sentido. Pero capaz que ustedes lo logran!

Nuestro post: Veliky Novgorov y sus habitantes

  • Moscú

Rusia nos venía gustando, y en Moscú nos terminó de enamorar. Moscú es por lejos una de las capitales más superpobladas y con más identidad propia. Los moscovitas son personajes interesantes.

El gran Kremlin, las catedrales, el metro… Moscú es la Rusia del imaginario popular y mucho más. El único problema son sus extrañas escaleras.

Nuestro post: Moscú, escaleras del tiempo

  • Vladimir

Vladimir es una de las tantas ciudades que conforman el anillo dorado (Golden Ring). Una suerte de circuito que une ciudades antiguas con catedrales, iglesias y Kremlins de antaño.

Es turístico, es cierto, pero vale la pena meterse en alguno de todos estos pueblitos. Nosotros visitamos Vladimir y fuimos por el día a Suzdal.

Nuestro post: Esos seres extraños en Vladimir y Suzdal

  • Kazán

Es la capital de la República de Tartastán. Tierra de tártaros, de rusos ortodoxos y de rusos musulmanes.

Acá la cultura y las costumbres son otras, incluso el dialecto tártaro marca una diferencia con el resto de Rusia. La gran mezquita le da el aire justo para hacer de Kazán una de nuestras ciudades favoritas.

Nuestro post: Kazán, tierra de tártaros

  • Náberezhnye Chelny

Cuándo llegamos a Chelny nos dimos cuenta que éramos de los pocos turistas que lo hacen. Es cierto, la ciudad no tiene atractivos turísticos salvo su gente y su cartografía soviética.

Chelny es una de las tantas ciudades que los soviéticos montaron a partir de la necesidad de industrias y edificaciones.

Nuestro post: Cartografía de una ciudad soviética

  • Perm

Al igual que Chelny fue otra de las paradas obligadas por intentar recorrer el país más grande del mundo a dedo. Fueron paradas para descansar pero terminaron siendo grandes aciertos. Nos permitieron conocer otra cara del país, de ciudades industriales y de gente por demás amable.

  • Ekaterimburgo

La ciudad de la sangre derramada. Acá Rusia zarista llegó a su punto final, ya que fue en Ekaterimburgo dónde fue asesinado el último zar junto a toda su familia. Monumentos y mitos sobre Anastasia envuelven toda la ciudad.

Un detalles: Ekaterimburgo está cruzando los montes Urales, es decir, es parte de Asia.

Nuestro post: Ekaterimburgo y la sangre derramada

  • Astaná – Kazajistán

En Ekaterimburgo decidimos traicionar a Rusia por unos días y cruzarnos a Kazajistán para conocer Astaná, su nueva y renovada capital que fue creciendo al ritmo de los barriles de petróleo en el último año.

Aprovechamos que no necesitábamos visa para Kazajistán y nos fuimos por una semana. Volvimos a entrar a Rusia por Omsk.

Nuestro post: Astaná, ciudad de contrastes

  • Omsk

¡Bienvenidos a Siberia! Omsk es una de las ciudades más grandes de Siberia. Ciudad con edificios soviético, iglesias ortodoxas y unas casco histórico que se presta para caminar de una punta a la otra.

  • Irkutsk

Ahora si, llegamos al corazón de Siberia y hace frío por más que aún sea verano. Estamos una de las zonas más despobladas del mundo. Irkutsk es una pintoresca ciudad que se recorre caminando a orillas del río Angará. Pero su fama se debe a la cercanía del Lago Baikal.

Nuestro post: Lo sagrado del Lago Baikal

  • Lago Baikal

Es el lago más profundo del mundo y conserva un 20% de las reservas de agua dulce del planeta. Es importante, es enorme y los paisajes son únicos.

Nos hizo sentir chiquitos y minúsculos. Nos encantó. Tanto que fuimos cuatro veces en total y cada vez de un modo distintos.

Nuestro post: Cuatro formas de conocer el Lago Baikal

  • Ulan Ude

Rusia se esta acabando. Ya cruzamos más de 6.000 km desde Kaliningrado y lo cierto es que Ulan Ude poco tiene que ver con San Petersburgo. Si no fuera por la gran cabeza de Lenin dudaríamos si seguíamos en Rusia o si ya estábamos más cerca de Mongolia.

Ulan Ude es la capital de la República de Buriatia, tierra de nómades de antaño. El dialecto buriata es más cercano al mongol que al ruso, una de las tantas pruebas de que las fronteras son por sobre todo culturales.

  • Ulan Bator – Mongolia

De Ulan Ude cruzamos a Ulan Bator, capital de Mongolia. Quizá el sinsabor de la llegada a Mongolia estaba teñido de la nostalgia de dejar atrás un gran país y una gran cultura como Rusia.

Nuestro post: Mongolia I, la llegada

Sri Lanka – Itinerario

No por nada Sri Lanka fue llamada por Marco Polo como “La isla más linda del mundo” en el siglo XIII. Porque a pesar de ser una pequeña isla alberga en su interior una belleza que todavía está por descubrirse. Es un paraíso perdido en el sur de India, que el sector del turismo postergó por 30 años de una guerra civil y un tsunami que devastó las playas de la isla en el 2004.

Hoy, todavía, es un lugar casi inexplorado que ofrece un sin fin de actividades: pasear por playas paradisíacas, visitar ruinas y templos milenarios, adentrarte en el budismo y en la meditación, visitar parques nacionales llenos de elefantes o salir al océano a mirar ballenas, surfear con olas gigantes, caminar por plantaciones de té, hacer un peregrinaje al punto más alto de la isla y viajar en tren con vistas increíbles al mar o a las montañas. Todo esto rodeado de gente muy hospitalaria y sabrosa comida.

El país es muy fácil de recorrer, las distancias son cortas y los precios son baratos. Por eso, creo, que un par de años Sri Lanka va a ser una meca para todo tipo de turistas, pero mientras tanto sigue siendo un diamante en bruto.

Les compartimos nuestro itinerario de un mes por Sri Lanka:

  • Negombo

Negombo fue nuestra puerta de entrada a Sri Lanka. Quizá por estar más cerca del aeropuerto, quizá porque nos dijeron que era un pequeño pueblo de pescadores o porque queríamos esquivar la caótica capital, llegamos a acá. Como ciudad cercana al aeropuerto (único medio de entrada y salida de la isla), es un pueblito que se utiliza como lugar de tránsito, pero así y todo es un lugar cómodo. Se presta para visitar la playa, bañarse y caminar de un extremos al otro del pueblo por su única calle principal. Nuestra rutina se resumía en buscar agua para el mate, comprar un ananá a una señora que tenia una planta en el fondo de su casa y mirar el mar.

A unos kilometros del “gran” centro mochilero de Negombo está la estacion de colectivos que conectan con toda la isla.

Les compartimos nuestra crónica de llegada a este país: “Ayubowan Sri Lanka

  • Kandy

Llegamos a Kandy por razones específicas. Renovar por tercera vez la visa de India. Además queríamos meternos en las montañas esrilanquesas. La ciudad entera fluye de manera concéntrica alrededor de un gran lago. El mismo se encuentra al lado de un inmenso templo budista que se caracteriza por poseer un diente de Buda en su interior y en ese mismo lago o templo dónde comienza el circuito histórico-turista del país que recorre varias ciudades formando un “triángulo de oro”. Justamente porque todos los caminos nos llevaban a realizar el triángulo histórico nosotros seguimos viaje pero en la dirección contraria. Inventamos nuestro propio triángulo.

  • Adam’s Peak – Delhouse

El pico de Adam es un lugar de peregrinaje para todo aquel que se considere budista y que habite en Sri Lanka. Según dicen ese pico es sagrado por encontrarse ahí una huella gigantesca del mismísimo Buda. Pero los hinduistas dicen que en realidad es una huella del Shiva. ¿Entonces? Los católicos dijeron que era una huella del mismo Adán. Ya sabemos que nombre prevaleció.

Delhouse, la ciudad que esta en la base de la montaña triangular no es mucho más que unos 300 metros repletos de hosterías, restaurantes y algún que otro negocio de souvenirs.

Para llegar a la cima nos levantamos a las 2:00 AM y subimos unos 5.200 escalones. Pudimos ver el amanecer desde ahí, un evento que estremece a más de uno.

Les compartimos nuestra reflexión tras 5.200 escalones, frío y una de las vistas más hermosas que hayamos tenido: “Amanece en Adam’s Peak

  • Ella

Para llegar a este pequeño pueblo de montaña con nombre de pronombre personal nos tomamos el tren. El tren es lento y barato, y el viaje es entre increíbles plantaciones de té. Realmente vale la pena.

Al llegar al lugar  nos llamó la atención lo mucho que tuvimos desde el centro para ver casas (no hoteles o restaurantes). El pueblo se convirtió en una Meca para turistas. Pero, si caminan un poco más encontrarán algunas casas, donde muy contentos les alquilarán una pequeña habitación y los atenderán con mucha alegría.

El pueblo es sumamente pintoresco, con grandes montañas alrededor, algunos trekkings para realizar y un clima agradable, que es cálido durante el día y un poco más fresco a la noche. Realmente es un lugar que vale la pena conocer y visitar por un par de días

  • Nuwara Eliya

Vamos a ser sinceros. De nuestra recorrida por las montañas, este lugar es el que menos nos gustó. Es el que mayor altura tiene, y el que más tradición inglesa guarda en su arquitectura, pero es una ciudad con la cual no tuvimos feeling. Tal vez por el frío, tal vez por lo difícil para conseguir alojamiento, tal vez por lo caro de las atracciones, pero no es un lugar al cual recordemos con cariño ni al que volveríamos.

De nuestros días de montañas en Sri Lanka dónde armamos nuestro propio triángulo decidimos escribir algo más o menos así: “Las montañas de Sri Lanka

  • Tangalle

 Todo lo contrario es Tangalle. Es una playa increíble destruida por el Tsunami del 2004 y vuelta a construir por todos sus habitantes. A Tangalle  casi que se puede llegar en en tren (sólo hay que viajar una hora en colectivo). El recorrido es por la costa con el mar de costado. Tangalle es un lugar increíble, una de esas playas que cuando uno cierra los ojos queriendo acordarse de un lugar tranquilo se le viene a la mente. Estuvimos una semana, no hicimos mucho más que estar en la playa, leyendo, escribiendo y jugando en el mar. Hoy a la distancia decimos, que ganas de volver a Tangalle.

Se habrán dado cuenta que Tangalle fue nuestro lugar favorito, por algo le dedicamos poco más de “Una semana en Tangale

Mas Info

¿Te quedaste con ganas de leer más información y consejos sobre Sri Lanka? Podés leer nuestra guía de viajes haciendo click acá.
Tailandia – Itinerario

Por Tailandia, no viajamos solos. Eramos 5 argentinos, lo que hizo que como en todo viaje compartido nuestro itinerario compense los gustos, tiempo e intereses de cada uno. Por lo cual no termino siendo un itinerario muy funcional.

  • Bangkok

Posiblemente sea tu puerta de entrada a Tailandia. Bangkok es una de las capitales más interesantes de Asia. Conviven decenas de templos y palacios reales, edificios de lujo y una calle que dejará hipnotizado a cualquier viajero: Khao San Road. Además el mítico río Chao Phraya le da un toque extra.

  • Ayutthaya

A unas pocas horas en tren desde Bangkok, está esta antigua capital del Imperio de Siam. Rodeada de ríos y canales es casi una isla. En Ayutthaya vas a encontrarte con numerosas ruinas imperiales. Ideal para alquilar una bici y recorrerla con el viento de frente.

  •  Parque Nacional Khao Yai

Fue uno de los primeros parques nacionales del país. Su superficie es inmensa e imposible de recorrer a pie. Muchos recorrimiendan alquilar motos para hacerlo, en nuestro caso lo hicimos a dedo (autostop).

En el parque no vimos muchos animales, más que un único cocodrilo. La espesura de la selva y la cantidad de cataratas compensa la falta de animales.

  • Phanom Rung

Ruinas del antiguo imperio Khmer (del mismo estilo que Angkor). Las ruinas están cerca de la ciudad de Nang Rong y de uno de los tantos puestos de frontera con Camboya.

  • Ko Phang-nan

Isla famosa por ser donde todos los meses se celebra la fiesta de la luna llena (Full moon party). La isla se llena de turistas que solo acuden a la fiesta, quedando así, la majestuosidad del mar relegada un segundo plano. Pero con solo alejarse un poco de la zona céntrica uno encontrara lugares más agrestes y menos poblados.

  • Ko Tao

Otra isla, en este caso, famosa por ofrece cursos de buceo a precios bajísimos. La aguas que rodean la isla son ideales para hacer snorkel o alquilar un kayac y salir a recorrer de una playa a otra.

  • Sukhothai

Capital del antiguo reino de Sukhothai. Acá vas a encontrar más ruinas de templos y palacios reales. Compite con las ruinas de Ayutthaya y Phanom Rung.

  • Chiang Mai

Podria considerarse la segunda capital de país dada la cantidad de turistas que recibe día a día. La ciudad es inmensa e interesante. La zona turística se encuentra dentro de la ciudadela histórica. Acá vas a encontrar decenas de mercados, templos, cursos de cocina e incluso trekking a villas cercanas y paseos en elefantes. En Chiang Mai es imposible aburrirse.

  • Pai

Pai es un pequeño pueblo de montaña. El aluvión de turistas que recibe hace que el titulo de pueblo le quede cada día más pequeño, pero aun conserva esa tranquilidad que las ciudad perdieron hace rato. El pueblo se recorre caminando y los alrededores no tienen nada que envidiarle: Templos, miradores, cascadas e incluso un barrio chino. Otro de esos lugares ideal para pedalear con bicicleta (o moto).

  • Chiang Rai

Otra de esas grandes ciudades con templos y mercados por doquier. A diferencia de las anteriores ciudades aquí la prostitución y explotación infantil se hace evidente quitándonos todas las ganas de permanecer en la ciudad. No terminamos de entender la lógica de la ciudad.

  • Chiang Saen

Última parada antes de cruzar la frontera con Laos. Aquí nos encontramos con primera vez con el famoso río Mekong. A unos kilometros de la ciudad esta el “Triángulo de oro” (Golden Triangle), punto tripartito entre Tailandia, Laos y Myanmar.

Acá les compartimos todos los post que escribimos sobre Tailandia. Incluye un post gastronómico, una “explicación” acerca de la importancia del rey y una conversación que tuvimos el último día mientras esperamos para cruzar la frontera con Laos.

Nepal – Itinerario
  • Pokhara

Pokhara fue nuestra puerta de ingreso a Nepal. Es una pequeña ciudad ciudad situada a orillas del lago Phewa. Parece más un centro de vacaciones de occidente que una localidad Nepalí. Negocios de comida occidental y de ropa de montaña invaden las calles.

Suele ser el punto de partida y de regreso para aquellos viajeros que se aventuran en los caminos del Annapurna.

Realizar el trekking del Annapurna fue una de las experiencias más gratificantes que hemos vivimos.

En este post te contamos nuestras vivencias: Los caminos del Annapurna

Y aquí, todo lo que necesitas saber para realizar el circuito del Annapurna: Guia trekking

  • Katmandú // Valle de Katmandú

Katmandú es unas de las capitales más ruidosas de Asía. Sus estrechas calles repletas de motos y puestos de mercado le dan una personalidad única.

La zona turística se ubica en Thamel y suele ser el paraíso mochilero. Allí conseguirás todo lo necesario para subsistir en tu viaje.

El encanto de Katmandú lo encontramos en las afueras, en el famoso Valle de Katmandú. Allí visitamos una numerosa cantidad de templos hinduistas y budistas y numerosas plazas históricas (Durbar Square). Entre lo que más nos gustaron esta la stupa de Boudhanath y las localidades de Patán y Bhaktapur. También podes visitar localidades en la montaña con increíbles vistas al Himalaya.

Aquí la crónica de un día cualquiera en Katmandú y alrededores: Un día cualquiera en Katmandú

  • Chitwan // Sauraha

El parque nacional Chitwan se ubica cerca de la localidad de Sauraha y es uno de los principales parques naturales de Nepal. Aquí no veras montañas ni mucho menos, pero si te podrás conectar con la jungla y la vida salvaje.

Aquí te contamos nuestra experiencia: Chitwan y sus elefantes

Por último les compartimos nuestras reflexiones tras haber dejado Nepal: Lo que Nepal nos dejó

Itinerario por India

Les compartimos el itinerario de nuestro viaje a India. Estuvimos 8 meses en total recorriendo uno de los países más increíbles que hayamos visitado. Van a encontrar cada ciudad que visitamos, una brevísima descripción y cada uno de los post que escribimos en relación a cada sitio. También, un mapa para ubicarse un poco mejor.

  • Nueva Delhi

Nueva Delhi no solo es la capital de India; es la puerta de entrada a India. Probablemente pasarás varias veces por ella con el objeto de conectar distintas ciudades. A Delhi la amarás y odiarás a la vez. La ciudad está escindida entre Old Delhi y New Delhi, la diferencia arquitectónica entre ambas partes es notable. La zona mochilera por excelencia es Paharganj (también llamada Main Bazar): Aquí encontraras casi de todo, alojamiento, restaurantes y  todos los recuerdos que quieras de India. Te recomendamos  salir de allí, y caminar por la ciudad. Vale la pena tomarse el subte y ver más de cerca la capital de India. Algunas ideas de lugares para recorrer: Chandi Chowk, Red Fort (un gran fuerte rojo), Raj Ghat (espacio dedicado a Gandhi), Jama Masijd (una mezquita muy grande) y el hermoso Lotus Temple.

En algún momento del viaje, volveremos a Delhi y completaremos este ítem. Mientras, te dejamos nuestros post dedicados a Nueva Delhi:

Amanecer en Delhi – Parte I

Amanecer en Delhi – Parte II

  • Amritsar – Punjab

Ciudad Sijs por excelencia. Aquí se encuentra el impresionante Golden Temple o Templo dorado. De una arquitectura detallista y rodeado de agua sagrada, suele ser uno de los lugares de mayor peregrinaje para los feligreses sijs. El amanecer y el atardecer suelen ser los mejores horarios para visitarlo. Dormir y comer en el templo también es una experiencia a realizar.

En Amritsar también podrás visitar Jallianwala Bagh: un homenaje a la masacre de Amritsar. Brevemente, en pocas de la revolución un oficial ingles masacro a miles de indios adjudicando que estos se habían levantado en armas. Después se corroboró que nunca ocurrió tal levantamiento. En el sitio donde aconteció la masacre hoy existe un bello parque y un edificio historio. Es a pocos metros del Golden Temple.

En Amritsar también podrás asistir al gran show armado en la frontera con Pakistán. ¿Qué es esto? Todos los días a las 18 hs India y  Pakistán realizan un desfile militar, que comenzó como una forma de demostración y hoy está armado para el show. Muchos turistas asisten al espectáculo. Para ir debes tomarte un taxi que no es muy barato.

Aquí nuestro post sobre Amritsar:

Amritsar: Tierra de sijs

  • Jammu – Jammu & Cachemira

Jammu es una de las capitales de la región. Para los viajeros suele ser una ciudad de paso a Srinagar, por ejemplo. Con ese fin la visitamos. Estuvimos un día y fue mucho. Es una ciudad administrativa donde se empiezan a ver las primeras (o últimas) montañas del norte de India. En Jammu podes visitar el parque con cuenta con unos pequeños jardines, el acuario y el fuerte (actualmente funciona como templo Hindú). Dichos lugares están uno al lado del otro en las afueras de la ciudad, podes ir en colectivo público o en taxi. Ah, también hay un shopping con AC. Una buena alternativa para el calor agobiante.

Jammu no nos regaló paisajes, pero si lindas anécdotas, aquí te contamos:

Asientos al azar

  • Srinagar – Cachemira

Capital de Cachemira, ciudad musulmana. Srinagar en muy pintoresca, el lago, las montañas y las casas flotantes le dan un toque distintivo. Además de mirar el paisaje o dar una vuelta en bote por el lago, Srinagar se presta para ser caminada. Caminando visitamos el jardín botánico y el Shankaracharya temple. También podes realizar algunos trekkings.

Cerca hay varios pueblos para visitar. Nosotros estuvimos por Sonamarg, mucha nieve y un glaciar imponente. Esta unas dos horas de Srinagar y vale la pena ir a pasar el día, o como en nuestro caso, hacer una parada intermedia en la ruta con Leh.

Cachemira es una zona complicada. Está en conflicto con Pakistán hace años, quizá es bueno asesorarte de la situación política antes de viajar hasta allí. Y prepárate, Cachemira es musulmana.

Aquí, nuestro post:

Cachemira, la musulmana

  • Leh – Ladakh

Llegar a Leh por tierra es una travesía, pero vale la pena (En avión es alrededor de una hora desde Delhi). Tanto desde Manali o desde Srinagar la ruta solo está abierta en temporada alta (junio – septiembre). En nuestro caso, encontramos la ruta cerrada y tuvimos tiempo de sobra para conocer la ciudad y alrededores.

Leh es una ciudad budista en el medio del Himalaya y muy amigable. Ya el simple hecho de caminar por las calles te dibuja una sonrisa en la cara. La región está llena de pequeños pueblitos a visitar, cada uno con su monasterio. Nosotros estuvimos por Alchi, Likir, Spituk, Jingchen, Rumbak, Thiksey, Shey, Lamayuru.

También se pueden hacer rafting y varios trekkings, acá les dejamos 2 que hicimos:

Ladakh: Spituk – Stok (3 días/2 noches)

Ladakh: Lamayuru – Sumdah Do (4 días/3 noches)

Y nuestras sensaciones y vivencias en esta hermosa ciudad del Himalaya:

Hospitalidad budista

Leh y el paso del tiempo

  • Manali – Himachal Pradesh

Manali es una ciudad muy verde. Nos llamó la atención la cantidad de árboles y el ancho río que la recorre. La ciudad está dividida en tres partes: New Manali, Old Manali y Vashisht.

New Manali es el centro, tiene una peatonal, la estación de colectivos, la oficina de correos. Aquí se concentra la parte administrativa de la ciudad. La mayoría del turismo se hospeda en las otras 2. Manali ofrece muchas actividades, sea caminar por el parque o por la montaña, deportes extremos, visitar templos hinduistas, comer comida israelí y los característicos baños termales de Vashisht.

Aquí nuestro post:

Manali: Gente, autos y bosque

  • Valle de Parvati – Himachal Pradesh

Valle muy natural al sur de Manali. En colectivo desde allí son 3 o 4 horas (pasando obligatoriamente por Bhuntar). Conocimos gente que estuvo más de un mes recorriendo el valle. Presta a quedarse. Son varios pueblitos, todos al lado del río.

Nosotros estuvimos en Kasol, Manikaran, Pulga y Khir Ganga. (También recomendaban Tosh y Kalga). En el valle hay que caminar. A Kasol y Manikaran se llega en bus, al resto no. Son necesarias pequeñas caminatas por medio del valle.

Aquí nuestro post del Valle de Parvati:

El Valle de Parvati como la vida misma

  • Mcleod Ganj – Himachal Pradesh

Ciudad cercana a Dharamsala, pero mucho más chica y más turística. Nos permitió volver a encontrarnos con el budismo.  Donde se encuentran la gran mayoría de los exiliados del Tibet, como así también la casa del Dalai Lama junto al templo principal. Mcleod es una linda ciudad para caminar y perderse entre sus calles, pero no para albergarse. A unos 20 minutos caminando esta Dharamkot, una pueblo mucho más pequeño con mucha oferta hotelera y gastronómica. Ahí fue donde estuvimos nosotros y tan cómodos nos sentimos. A otros 15 minutos a pie esta Bhagsu, famosa por sus tortas. Acá nos volvimos a encontrarnos con el hinduismo, con varios templos, piscinas públicas, cascadas y con el turismo israelita.

Aquí nuestro post sobre Mcleod Ganj:

¿Impermanencia o globalización?

Y también el festejo de cumpleaños lejos de los pagos:

Simpleza (o sorpresa) de cumpleaños

  • Rishikesh – Uttarakhand

En las laderas del Himalaya se encuentra la ciudad de Rishikesh; conocida también como la “capital mundial del yoga”. Uno encontrara una gran oferta de cursos, clases e instructorados en dicha disciplina como también una gran cantidad de Ashram. Ciudad famosa por estar a orilla del río Ganges cerca de su naciente. La ciudad se encuentra dividida en varias zonas bien diferenciadas, las dos grandes regiones son Laxman Jhula y Ram Jhula, ambos nombres coinciden con los puentes colgantes que cruzan el Ganges de punta a punta.

En Rishikes visitamos el Ashram donde estuvieron los Beatles en su visita a India en la década del ’60. Aquí nuestro post:

Caminando con los Beatles

También visitamos un astrólogo:

Astrología del viaje

Cercana a Rishikesh, está la ciudad de Haridwar. Considerada una de las 7 ciudades sagradas de India. El misticismo de la ciudad se vive en los ghats a la vera de Ganges. Nuestro post:

Mojando los pies en el Ganges

  • Agra – Uttar Pradesh

Junto a Jaipur y Delhi, Agra es una de las 3 ciudades que hacen al triángulo dorado de India. El circuito turístico más explotado del país. Agra es famosa por ser la ciudad que alberga al imponente Taj Mahal. Pero el monumento no es lo único que tiene la ciudad. Encontraras fuertes y construcciones imperiales (fue capital del imperio Mogol), barrios musulmanes y muchas vacas. Si vas a Agra preparate porque el acoso al turista te va  a sacar las ganas de salir a la calle.

Aquí nuestro post sobre la ciudad:

Agra, ciudad de pobres corazones

En Agra también participamos de un casamiento. Aquí te contamos nuestra vivencia en la celebración y un poco de esta tradición social:

Un casamiento en India

Y claro, también escribimos sobre una de las 7 maravillas del mundo moderno:

Taj Mahal, el sufrimiento detrás

  • Mathura y Vrindavan – Uttar Pradesh

A unos 50 km de Agra, estás ciudades pueden ser una buena opción si querés salir un poco de los itinerarios turísticos.

Mathura es considerada una de las 7 ciudades sagradas para los Hindúes. Aquí nació Krishna, uno de los dioses más querido dentro de la mitología hinduista.  A unos 10 km se encuentra Vrindavan, ciudad donde Krishna creció y paso sus días. Vrindavan es famosa por la ciudad de las viudas y de los Hare Krishnas. Ambas realidades conviven en la misma ciudad. Aquí nuestro post:

Ciudad de viudas y Hare Krishnas

  • Khajuraho – Madhya Pradesh

Famoso por ser un lugar donde el sexo se encuentra en todos lados, pero nada de eso vimos, solo un pueblito chiquito famoso por alojar los “no templos de kamasutra”.

Tuvimos la no-suerte de ser los únicos turistas, por lo cual, todo el pueblo estaba pendiente de nuestras acciones y de lo que quisiéramos comprar. Un pueblo para caminar sea por las calles sea entre los templos. En Khajuraho se encuentra el mayor conjunto de templos hinduistas de toda India, y se encuentran agrupados según los puntos cardinales.

Aquí nuestro post:

El sexo no es todo en Khajuraho

  • Orccha – Madhya Pradesh

Un lugar para descansar. Cuando el ritmo de viaje es rápido o cuándo uno se agota del acoso de los vendedores, Orchha es una buena opción. Está muy cerca de Khajuraho y es un pequeño pueblo con menos de 8000 personas. La arquitectura bundella es magnífica, pero así también la sonrisa y simpleza de su gente.

Aquí nuestro post:

Orccha, remanso viajero

  • Varanasi – Uttar Pradesh

Ciudad emblemática y mística. Los ghats sobre el río Ganges forman una postal que todos los que soñamos con India vimos algunas vez. Ciudad de callejones y callejuelas, de vacas, basura, espiritualidad, cremaciones y algún oportunista de turno. Todo convive armónicamente a orillas del río.

Aquí nuestro post:

Las paradojas de Varanasi

  • Bodh Gaya – Bihar

Otra ciudad sagrada, pero en este caso para los budistas. Fue debajo de un árbol en Bodh Gaya que Siddhartha alcanzo la iluminación convirtiéndose en Buda. Hoy se puede ver un brote de aquel árbol en el Templo Mahabodhi. También uno encontrara números templos/embajadas  sobre todo de países budistas. Lo curioso es que la población que vive en Bodh Gaya es hinduista y de muy pocos recursos económicos. El contraste entre la humilde ciudad y la majestuosidad de los templos es siente bastante.

Aquí nuestro post:

Bodh Gaya, una aldea teñida de budismo

  • Calcuta (Kolkata) – Bengala occidental

Ciudad  inmensa y caótica. Nos hizo recordar Nueva Delhi. La arquitectura colonial merece ser resaltada, la ciudad mantiene buena parte del patrimonio inglés. Por ejemplo,  uno de los principales parques de la ciudad es el Memorial de la reina Victoria.

En la ciudad también uno encontrará espiritualidad. El templo de la diosa Kali donde diariamente realizan sacrificios animales en contraposición a la imponente obra de la Madre Teresa.

Aquí nuestro post:

Calcuta en las esquinas

  • Puri – Orissa

Entre tantos destinos, viajes en tren y tuk tuk, uno se cansa y necesita unos días de descanso. Días de sol, playa, arena y caminar por la orilla del mar mojando los pies. Puri es una buena opción para el descanso viajero. Queda a unas 8 hs en tren desde Kolkata y es un lugar poco frecuentado (o por lo menos en temporada baja). Podes hacer vida de playa, visitar templos hinduistas y reservas naturales. No te podes aburrir.

Aquí nuestro post:

Perspectivas desde la arena

  • Darjeeling – Bengala occidental

Darjeeling es una de las ciudades más emblemáticas de India. Quizá por su té, o por el famoso “Toy Train” mantiene una esencia que la hace única. Y al estar entre las montañas comparte mucho con otras ciudades del norte de India, no se caracteriza por ser un típico destino hinduista.

Aquí nuestro post:

Té y reencuentros en Darjeeling

  • Sikkim

Si bien figura entre los destinos más turísticos de India no muchos turistas llegan a este estado. Lo cual le brinda un manto de misterio y tranquilidad. Sikkim mantiene un legado de su época monárquica como también una serie de monasterios budistas (antiguos y modernos). Sikkim ofrece  paisajes, trekking, vida de montañas y unas vistas increíbles del Himalaya.

Aquí nuestro post:

El reino olvidado de Sikkim

  • Kochi y Alleppey – Kerala

Llegamos al sur. Como muchos nos habían anticipado, nos encontramos con un nuevo país dentro de India. Sabes que cada estado dentro del país nos muestra una cultura nueva. Nuevas comidas, vestimentas, tradiciones e incluso, nuevas prácticas religiosas. Kerala no fue la excepción y Kochi fue la puerta de entrada a India del sur.

Kochi fue un enclave en la época colonial. Ingleses, portugueses e incluso, holandeses quisieron acaparar este puerto. Si bien es uno de los destinos más turísticos del sur, aún quedan calles coloniales por las cuales perderse caminando. El atardecer en el río mantiene su encanto y las gigantescas redes de pesca, encandilan a más de uno.

Alleppey es la ciudad principal de los backwaters de Kerala. Allí comienzan los canales que recorren y riegan la región de Kerala. Rios que se cruzan, brazos que se entrelazan y unas vistas que pacifican la mente. La experiencia de perderse navegando en la “Venecia india” vale muchísimo la pena.

Nuestro post:

Kerala, tercera cita

  • Amritapuri – Kerala

Amritapuri es una de los tantos pueblos que nacen del corazón de los Backwaters de Kerala. Pero este, no es un enclave cualquiera. Acá se erige en gigantesco ashram de Amma, la madre de los abrazos. Casi una parada obligatoria para aquellos que navegan los backwaters y quieren acercarse a la vida de ashram.

Nuestro post:

Vida de Ashram – Amritapuri

  • Mysore – Karnataka

Mysore fue una ciudad de la realeza. Un palacio inmenso que fascina y encandila en su esplendor. También es una gran ciudad, llena de vacas, motos y bocinas. Un sitio “toco y me voy” que deja a más de uno pensando en las tantas contradicción del continente India.

Nuestro post:

Mysore: La ciudad y el palacio

  • Hampi y Anegundi – Karnakata

Hampi tiene un encanto que no vimos en ningún otro lado. No encontramos nada parecido. Gran paisaje de roca con atardeceres que atrapan. Ruinas y templos de un glorioso reino. Por eso es un punto muy frecuentado por los turistas. En nuestro caso huimos un poco de Hampi y nos alojamos en Anegundi (a 5 km). Ideal para disfrutar la vida en un pueblito, tomar un chai, desayunar un puri con subji y mojar los pies en el río.

Nuestro post:

Contando piedras en Hampi

  • Panaji – Goa

Goa fue el enclave de la colonia portuguesa en India. Es uno de los estados más pequeños del país y con la menor tasa de impuestos a las bebidas alcohólicas. Sumado a particular arquitectura, la cantidad de iglesias y las playas coloridas hacen que sea un destino prioritario entre los turistas locales e internacionales.

Posiblemente te sorprenda ver a las indias con sari, rezando un rosario. O conocer indios con nombres como “Francisca”, “Antonio” o “Pedro”.

Nuestro post:

Goa a la portuguesa

  • Mumbai – Maharashtra

Antiguamente llamada “Bombay”, Mumbai es una de las facetas más conocidas de India, junto a Nueva Delhi y Calcuta. Mumbai es la ciudad más poblada de India. Más de 12 millones de habitantes le otorgan semejante titulo. Ciudad cosmopolita, llena de cafés, teatros, museos, espacios verdes que sumados a la idiosincracia propia de la tierra India hacen que tenga un toque único y especial. Acá también están los principales estudios cinematográficos de Bollywood.

Nuestr0 post:

Porteña Mumbai

  • Ajanta y Ellora – Aurangabad – Maharashtra

Son cuevas famosas con miles de años de antigüedad. Las ponemos juntas porque están cerca, pero son bien distintas entre si. Las primeras son solamente budistas y más antiguas. Adentro tienen pinturas sobre la vida de Buda, afuera corre un río que hace un paisaje más pintoresco.

Las de Ellora son un conjunto de 34 cuevas. Algunas budistas, algunas hinduistas y otras jainistas. Son en su mayoría monasterios y templos en los cuales no escatimaron detalles. La arquitectura impresiona.

  • Ahmedabad – Guyarat

Ahmedabad suele ser una típica ciudad de paso. Es el punto estratégico para hacer una parada entre el sur de India y la región de Rajasthan. Es la capital del estado de Guyarat y, también, la ciudad que Gandhi eligió para construir su ashram. Llena de mezquitas, de pobreza y de esa mezcla única que es India.

Un lugar que va por mucho más que una mera parada estratégica.

Nuestro post:

Gandhi y los nadies

  • Udaipur – Rajastán

Según muchos es la ciudad más romántica de India. Además, de ser una estación obligada dentro del circuito de Rajastán. No podemos negar que tiene un encanto propio. La ciudad de los lagos, los palacios, las princesas, los colores y los elefantes.

Nuestro post:

Udaipur, el comienzo que fue final

  • Pushkar – Rajastán

Una de los sitios con más encanto de India. Es famosa por ser una pequeña ciudad sagrada construida alrededor de un inmenso lago. También es famosa por ser el sitio donde se compra ropa más barata en toda India. Llena de camellos, ferias, y locales es uno de los destinos más bellos del Rajastán. Es atardecer en el lago, es una de las cosas más bonitas de Pushkar.

Nuestro post:

Pushkar, ciudad sagrada

  • Jodhpur – Rajastán

También conocida como la “ciudad azul”. Una de las ciudades más pintorescas de India, ideal para perderse sacando fotos. Con solo caminar un poco más allá del centro turístico uno se encuentra con la hospitalidad de su gente. Además, la ciudad esta coronada por el imponente fuerte que vigila desde lo alto.

Nuestro post (esta vez, fotográfico):

Jodhpur, la ciudad azul

  • Jaisalmer – Rajastán

Una ciudad turística dentro de un fuerte, en medio del desierto y con safaris en camello. Jaisalmer permite descansar del típico “caos” indio, mientras uno disfruta de caminar cuándo baja el sol.

Por último les compartimos nuestras reflexiones tras haber abandonado India: Lo que India nos dejó.

 

¿Vas a viajar a India? No te pierdas nuestra guía de viaje ni nuestros 10 lugares favoritos.