China es un mundo aparte y todo gracias a sus habitantes. Los chinos, seres únicos en su especie. Chinos capaces de tomar agua hirviendo haciendo más ruido que un camión al arrancar y capaces de comer tortugas con palitos chinos. Curiosidades de China. Los chinos, los que no pueden decir la R y dicen “Algentina, Mechi, Mechi, Maladona” mientras cierran bien los ojos y abren bien la boca. Esos seres que se hacen querer tanto pero a que a la vez cuesta tanto comprender.

Estuvimos dos meses en China y no hubo un solo día en que los chinos no nos sorprendan. Por eso estas palabras. Les compartimos algunas curiosidades, detalles y mitos que fuimos encontrando y derrumbando durante nuestro viaje por China. Todos son “Made In China”:

  1. ¡Hagamos pis todos juntos!

Y no es broma. En China los baños son literalmente “públicos”. La mayoría se tratan de un único gran agujero sin puertas ni divisiones dónde todos hacemos pis o caca en cuclillas, adelante de todos y dónde a nadie le importa ver o ser visto por otras personas. No es apto para pudorosos y es ideal para grupos de amigos que no quieren dejar de charlar ni por dos segundos.

  1. Chinos cabuleros y supersticiosos

Los chinos son una de las sociedad más supersticiosas. Para ellos, por ejemplo, el número cuatro representa la muerte (porque en chino mandarín ambas palabras suenan muy parecido) por lo cual la mayoría de los ascensores no tienen el número 4, 14, 24… y tampoco tienen, por las dudas, el número 13.

En cambio, el número 8 es el número de la suerte ya que representa la prosperidad económica. Por lo cual, las compañías de celulares venden los número de teléfonos que contienen muchos 8 mucho más caros que el valor normal de la línea. A los chinos, también, les encantan los números capicúas. En los mercados, por ejemplo, se venden billetes capicúas (y sin tiene 8… el precio es desorbitante)

Pero las creencias no vienen sólo con los números. También confían en la saliva de tigre como estimulante sexual, en las uñas de tortuga como antioxidante y en la grasa de oso panda como digestivo.

  1. Los mapas mienten en China

Nunca fuimos de desconfiar de un mapa hasta llegar a China. Si los chinos son oportunistas, los mapas son caraduras mentirosos. Las distancias siempre son más grandes que lo que dice el mapa. Si algo parece caminable, seguramente no lo sea. En China, a los mapas hay que ponerlos varias veces en duda.

  1. Los números con las manos

Ante la dificultad del idioma, en China no queda otra que comunicarse por señas. Pero con los números, esa regla internacional no aplica. En China los número del 1 al 10 se representan todos utilizando una única manos. Por lo cual, del 6 al 10 son representaciones totalmente nuevas para nosotros.

  1. Chinos con el culo al aire

Así como suena. La mayoría de los bebés y niños pequeños andan con el culo al aire. Y no por no tener pantalones, sino que justamente es el pantalón el que tiene un agujero en la cola. Muchos, tampoco llevan pañal por lo cual la tarea de limpieza e higiene se resuelve bastante rápida.

  1. ¡Que elegancia la de China!

Si bien Shanghaí es la capital de la moda y allí hasta el más humilde de los mortales viste una camisa Gucci, al resto del país les importa poco y nada la moda. No te sorprenda ver a los chinos en pijama caminando por la calle o ver vistiendo a toda la familia con el mismo modelo haciendo juego.

  1. La comida china que comemos afuera de China no es la que comen ellos

Nosotros fuimos buscando arrolladitos primavera o el arroz tres delicias que comíamos en el Barrio Chino de Belgrano y no encontramos nada parecido. Igualmente, sigue siendo de nuestras cocinas favoritas. Nunca comimos tan ricos vegetales como en China. Con la carne, tuvimos nuestras reservas. ¡No sea cosa que ladre!

  1. Comida excéntrica

Los chinos son de comer cosas raras. Según su dicho, cualquier cosa que se mueva es comestible. Así fue que nos ofrecieron sus deliciosos huevos podridos, sopa de orejas de gato y tortuga al horno sin caparazón. Cuestiones como animales en extinción, conciencia alimentaria o vegetarianismo aún no llegaron a China.

  1. Todos bailando en la plaza

Fue lo más amamos de China. Si bien la mayoría de las ciudades son reconstrucciones nuevas, todas repiten el mismo escenario: Avenidas amplias, edificios altos y un gran parque con un pequeño lago artificial y una pagoda. Lo mejor es que en esos parques se repite siempre la misma escena: partidos de ping-pong, niños aprendiendo a andar en bici y señoras y señores bailando. Todos juntos, en coreografía, al ritmo de algún hitazo clásico chino. Algunos siguen el ritmo, otros hacen versiones libres, pero todos se mantienen en movimiento.

  1. Caminar para atrás y golpearse las piernas

Si bien a los chinos les gusta bailar, no lo hacen sólo por lo artístico sino por hacer algún tipo de actividad física. Además de seguir las coreografías, los chinos van por las plazas caminando para atrás, dándose golpecitos con las manos para activar la circulación y haciendo Tai-chi. Mucho Tai-Chi, todas las mañanas y en todas las plazas.

  1. Terapia intensiva para los árboles

Eso mismo. Nunca habíamos visto árboles con suero. ¡Todo es posible en China!

  1. Adiós cielo azul

La contaminación en China no es novedad, y así fue como pasamos un mes sin ver un solo cielo azul, mucho menos un rayito de sol. El cielo es gris y las personas utilizan barbijos casi todo el tiempo. Incluyo, muchos chinos utilizan una aplicación de celular para saber que tan contaminado esta el ambiente ese día y en base a eso se preparan para salir o no a la calle.

  1. Fumar en todo lugar

Para muchos la prohibición de fumar en espacios cerrados es obvia, pero en China no. Allá se puede fumar a toda hora y en todo lugar. Los chinos fuman dentro de los vagones de tren, dentro del banco e incluso, dentro del ascensor. Nos pasó de compartir ascensor desde el piso 1 hasta el piso 15 con un señor que se fumo todo su cigarrillo ahí adentro. Por supuesto, la colilla fue al suelo.

Nunca disfrutamos tanto del aire como cuando se abrieron las puertas del ascensor.

  1. ¡Brindemos! ¿Chin-Chin?

En China hay varias normas para tener en cuanta a la hora de tomar alcohol en grupo. Por ejemplo, nadie puede tomar si no brinda con alguien antes y cuando uno brinda, tiene que tomarse todo el vaso de una (fondo blanco). Por lo cual, si alguien quiere tomar, la otra persona esta obligada a tomar también. El brindis se hace al canto del “Gan-bhei”. Razón por la cual, todos terminan borrachos muy temprano.

Más de una vez nos paso de compartir este tipo de escenas con chinos. Con mucha inocencia le contamos que en “Algentina” decimos chin-chin cuando brindamos. Y brindamos, y dijimos chin-chin. Y todos los chinos de la mesa se empezaron a reír y a darse picos. No entendimos nada hasta que uno nos aclaro que “chin-chin” es besarse en chino. En fin, organizamos una secuencia de besos improvisados!

  1. Esa muralla sola que se ve desde un avión…

Los chinos se enorgullecen de su Gran Muralla China. Está presente en todos los menúes de restaurant, en todas los folletos turísticos y en cada casa cuelga un poster de la Murralla China. Para ellos es la obra máxima de la humanidad y es la única construcción realizada por el hombre que se ve desde el espacio. Pero, lamentablemente, tenemos que decirles que es mentira. La Muralla China no se ve desde dado que no es tan ancha y su color es igual al entorno. No por eso se vuelve menos atractiva. Sigue siendo una de las siete maravillas modernas más interesantes.

  1. ¡Segundo hijo más barato!

Las políticas chinas del hijo único son de público conocimiento, pero hace un tiempo el gobierno comenzó a flexibilizarse y a permitir a las familias tener un segundo hijo siempre y cuando el primer hijo sea mujer. Si es primer hijo es hombre, ahí se acaba la cuestión salve que paguen una multa de varios miles de yuanes.

Pero algunos estados, con el afán de recaudar y de que no decrezca la pirámide poblacional comenzaron a hacer descuento y prorrogas para que China siga siendo el país más poblado del mundo. De este modo, nos aseguran chinos para largo rato.