Como los viejos cassettes de música se nos ocurre pensar a Cusco. Quienes los hemos conocido (y escuchado) sabemos que tienen, justamente, 2 lados. Que primero escuchábamos uno, terminaba y lo dábamos vuelta. Y que casi nunca nos gustaba solo un lado. Siempre había canciones que nos gustaban y canciones que no nos agradaban en ambos lado de la cinta. Así, como con los viejos cassettes es nuestra impresión de Cusco. Por eso Cusco lado A y lado B.

Fue en marzo del 2012 que decidimos ir a Perú, 3 semanas apróx. Cusco estaba entre las ciudades que ansiábamos conocer, y el Camino del Inca, siempre nos había llamado la atención.

Es más, llegamos a Lima y no nos aguantamos la ciudad; a la mañana siguiente volamos a Cusco. En un lindo llegar volando desde Lima, uno deja el mar atrás (el Pacifico en realidad) para meterse en el Altiplano. Pasamos del nivel del mar a unos a 3.400 msnm en pocas horas. La vista desde arriba es increíble. Cuándo nosotros llegamos ya estaban finalizando la época de lluvias, por ende, vimos un Cusco verde y frondoso.

Vista "panorámica"

Vista “panorámica”

Cusco es otra de esas ciudades para ser caminadas. Sus calles, su empedrado, sus cuestas y subidas, sus ventanas, puertas y balcones. Cada calle es una vitrina en exposición. Es muy interesante esa mezcla entre ciudad colonial (influencia española) e imperio incaico. Curioso por ejemplo, que sus edificaciones cuenta con cimientos en piedra inca y sobre ellos ladrillos europeos. En Cusco, se respira historia.

Tipica callecita...

Típica callecita…

Piedra inca, ladrillo español.

Piedra inca, ladrillo español.

Y qué decir de su gente. Mezcla también, entre turistas, comerciantes, gente local, niñ@s. Que decir de sus miradas, sus facciones. Su ropa, su cocina, tan distinto pero tan latinoamericano a la vez.

Nosotros nos alojamos cerca de la Plazoleta San Blas, a pocas cuadras de la Plaza de Armas, lo que nos permitió caminar mucho por Cusco. Claro, el detalle es que nuestro hostel quedaba cerca de la Cuesta San Blas, que significa esto, que había que subir para llegar!!! Los primeros días debimos hacer paradas intermedias para subir una cuadra!

IMG_0937

Cusco se recorre caminando: La Plaza de armas, la/s catedral/es,  el museo del Inca Garcilazo de la Vega. Y quizá, alejándonos de la parte histórica es muy interesante el mercado, donde pocos turistas llegan. Tuvimos (o no) la suerte de que una pareja de cusqueños nos esperaban, con ellos recorrimos la ciudad y pudimos conocer ese Cusco no tan colonial como el que rodea la plaza. A su vez, hay muchas ruinas, templos, valles y lugares sagrados que visitar en las afuera de Cusco. Cómo así también pueblos pequeños linderos al grandísimo ombligo del mundo. El desafío es llegar a estos destinos sin un paquete turístico o excursión ya contratada.

Aquí, algunas imágenes por lugares que anduvimos:

Una de las catedrales

Una de las catedrales

Saliendo del casco histórico

Saliendo del casco histórico

Casa de Inca Garcilazo de    la Vega , actualmente funciona un museo.

Casa de Inca Garcilazo de la Vega , actualmente funciona un museo.

Coricacha, templo del sol.

Coricacha, templo del sol.

Puca Pucara, construcción militar

Puca Pucara, construcción militar

Iglesias andinas

Iglesias andinas

Pero, claro,  el gran atractivo del lugar es Machu Picchu. Decidimos conocerlo haciendo el Camino del Inca; una experiencia altamente recomendable. No es solo la emoción de llegar caminando tras 4 días de marcha, no es llegar a ver el amanecer sobre la puerta del sol, sino que es caminar. Recorrer. Subir, bajar, transpirar, cansarse, observar. Es estar allí con la montaña. Con techo de cielo y suelo de tierra. El recorrido te lleva, y te lleva por distintos paisajes, alturas y ruinas. También es estar sin luz eléctrica ni cama cómoda ni ducha caliente por 4 días. Pero… Tampoco es tan terrible, esta tan increíblemente armado que uno se siente muy cómodo (comodidad a cuestas de otro, por ejemplo, las espaldas de los porters. Pero aquí decimos las cosas lindas de Cusco! )

Día 1. Gran grupo.

Día 1. Gran grupo.

Día 1. Primeras ruinas, de tantas...

Día 1. Primeras ruinas, de tantas…

Día 2. Ventana.

Día 2. Ventana.

Día 3. Ya casi...

Día 3. Ya casi…

Día 4. Llegamos!

Día 4. Llegamos!

En síntesis, Cusco es unos de los principales sitios turísticos del mundo, y eso lo lleva muchas veces a convertirse en algo que no quiere ser. Yo creo que si Cusco expresara sus emociones en cuanto al circuito turístico no estaría muy contento, pero igualmente la magia está ahí; en Cusco. Y uno lo conoce, justamente, en esos dos lados: A y B.

Quizá han notado la cantidad de imagenes en este post. Fue nuestro mejor modo de trasmitir lo que Cusco nos mostro. Sin palabras, ni intermediarios.