“Decisión del Presídium del Consejo de Diputados, Obreros, Campesinos y Guardias Rojos de los Urales:

En vista del hecho de que bandas checoslovacas amenazan la capital roja de los Urales, Ekaterimburgo, que el verdugo coronado podía escapar al tribunal del pueblo (un complot de la Guardia Blanca para llevarse a toda la familia imperial acaba de ovioer descubierto) el Presídium del Comité Divisional, cumpliendo con la voluntad del pueblo, ha decidido que el ex zar Nicolás Románov, culpable ante el pueblo de innumerables crímenes sangrientos, sea fusilado.

La decisión del Presídium del Comité Divisional se llevó a cabo en la noche entre el 16 y 17 de julio.”

***

Ekaterimburgo -2

– Señor despiértese, la ciudad no está tranquila. Vamos a tener que trasladarlo, pero antes le vamos a tomar una foto a todos. Vístanse.

Extrañaba que le dijeran “Su Majestad Imperial”. Pasó tanto tiempo de eso. Hace más de un año que había abdicado y junto a su familia estaban prisioneros. Los iban trasladando de un lado a otro. “No tenemos paz”, pensó.

Mientras Alejandra, con ayuda de una sirvienta se ocupaban de ponerle el corset a las cuatro niñas, Nicolás animaba a Alexei, su heredero. El pequeño extrañaba a Rasputín, quien le ayudo a controlar su hemofilia. Toda la familia Romanov estaba desanimada, el exilio ya parecía ser un sueño lejano y desde que triunfó la revolución de octubre las cosas sólo empeoraban para ellos.

Ekaterimburgo -6

Toda la familia bajó al sótano para la foto, acompañados del medico leal, el cocinero y la sirvienta. La sala estaba totalmente vacía, oscura y fría a pesar de ser verano.

– ¿Cómo? ¿No hay ninguna silla? ¿Ni siquiera podemos sentarnos? – preguntó la zarina Alejandra.

Inmediatamente trajeron dos sillas. Nicolás se sentó y a upa de él, Alexei. Alejandra uso la otra. Las cuatro chicas y el resto de los acompañantes de pie. Estaban cansados y todavía con sueño. Desde que dejaron atrás su prisión de Tobolsk, en Siberia, no hicieron más que trasladarse de un lado a otro, perdiendo sus comodidades. Ya no los respetaban. Se había acabado el zarismo, ahora en el tiempo de los bolches, no tenían lugar.

Ekaterimburgo -1

Mientras sólo pensaban en que la foto se acabara lo mas rápido posible, interrumpe en la sala el comandante con una decena de personas armadas.

– Su familiares en Europa continúan la ofensiva contra el gobierno soviético de los campesinos y obreros rusos, por eso el pueblo los condenó a muerte.

– ¿Qué? ¿Cómo? – Mientras decía esto Nicolás II se daba vuelta para mirar a su familia. Anastasia y Alexei empezaron a llorar. El último Zar de Rusia no entendía lo que pasaba. Cuando volvió a mirar al frente una bala le atravesó la cabeza. Alejandra se incorpora de un salto y hace la señal de la cruz. Apenas termina recibe un disparo en la boca. Con el final ya decretado los soldados empiezan a disparar a quema ropa. Las chicas, debido a sus apretados corsets no mueren al instante, y son rematadas a boyonetazos.

***

Fue en Ekaterimburgo dónde la familia Romanov llegó a su fin. El sótano de la casa Ipátiev fue su último hogar. Allá llegaron con hambre, sucios y humillados. La época zarista de Rusia llegó a su fin, definitivamente, junto con ellos.

Ekaterimburgo -5

Ciudades soviéticas-8

Tras casi cuatro meses de viaje dejamos Europa atrás. Ekaterimburgo fue nuestra primera ciudad asiática. Seguimos en Rusia, pero cambiamos de continente. El límite en este caso fue una frontera natural: los montes Urales.

Vamos a confesarnos, esperábamos altas montañas, carteles que señalen que Europa quedaba atrás y que ante nosotros se abría el gran continente asiático. Pero no, todo pasó desapercibido. Estar en Asia esa sólo una cuestión sentimental.

La ciudad de Ekaterimburgo

La ciudad de Ekaterimburgo

En Ekaterimburgo no había nada especial, al menos a simple vista. Algunos monumentos modernos (cómo a los Beatles o al teclado Qwerty), iglesias ortodoxas diseminadas por la ciudad y un gran canal dónde el otoño tuvo oportunidad de presentarse con sus mejores ropas.

Ekaterimburgo -9

Ekaterimburgo -10

Ekaterimburgo podría ser cualquier otra ciudad soviética sino era por un detalle: era la ciudad del asesinato, de la sangre derramada. Hay fue dónde el diablo metió la mano parafraseando a Bulgákov y no justamente porque el diablo sea rojo.

Ekaterimburgo -8

Muchos mitos comenzaron a circular sobre si realmente habían muerto los Romanov. Sobre Anastasia se construyeron las principales sospechas. En Alemania, Anna Anderson fue la más famosa entre las varias mujeres que afirmaron ser Anastasia. Su parecido físico ayudó a alimentar el mito.

Recién 1979 aparecen los cuerpos de la familia real en una mina cercana de Ekaterimburgo, pero por miedo no lo hacen público hasta 1989. Lo cierto es que los cuerpos de los dos más pequeños, Anastasia y Alexei no estaban. ¿Habían logrado sobrevivir? En 2007 un arqueólogo ruso descubrió los dos cuerpos cerca de los otros. ¿Se destruyeron de una vez por todas las fantasías?

De la casa tampoco quedó nada. En 1977 Yesltin ordenó la demolición por temor a que se convierta en un símbolo del zarismo. Luego de la disolución de la Unión Soviética se construyó ahí mismo la “Iglesia de la sangre derramada”. Hoy es un lugar de peregrinaje para los que quieren honrar la memoria del zar y su familia (hoy considerados santos).

Ekaterimburgo -7

Info útil

* Alojamiento: El DOBEDO HOSTEL es un lugar perfecto para descansar. La dueña es muy simpática, las habitaciones son grandes y limpias, tiene cocina y está muy bien ubicado.