¿Qué es Angkor Wat?

Hay lugares que suenan lejanos y fantásticos, al menos en el imaginario popular. El Taj Mahal, Machu Picchu, la Gran Muralla, las mezquitas de Uzbekistán, el Desierto de Gobi… son nombres que estremecen. Y que también, nos llenan de gloria.

Angkor Wat es la prueba de la grandeza del ser humano. De nuestras capacidades creativas y espirituales. Aquí un poco de información y ayuda para todos aquellos que quieran visitar la octava maravilla:

Un poco de historia

Se conoce como Angkor Wat al complejo arqueológico (que data del 1.100 DC) más grande del sudeste asiático. 200 kilómetros cuadrados de templos brahmánicos y budistas dan cuenta de la grandeza del Imperio jemer. Siendo Angkor la última gran capital. Antiguamente se calcula que había más de mil templos, hoy quedan cerca de cien. Muchos se han mantenido, otros se han reconstruido en los últimos años y otros sólo son piedras apiladas.

El Imperio jemer tuvo un final abrupto y desconocido quedando los templos abandonados durante varios siglos.

La mayoría de los templos estuvieron ocultos en la selva hasta 1860, cuando un naturista francés los volvió a redescubrir. Dicen que los encontró siguiendo a una mariposa. Tantos años entre la selva camboyana hizo que la naturaleza se adueñe de los mismos, siendo ahora un escenario único y fotogénico. Bueno, también escenario de películas ya que aquí se filmó Tomb Raider.

Angkor-Wat-5

Precisamente, Angkor Wat es el templo principal y el mayor conservado del complejo. Es, también, el más visitado y el primero que vas a ver.

¿Cómo llegar a Angkor Wat?

El complejo de Angkor Wat se encuentra a seis kilómetros de la ciudad de Siem Reap, al oeste de Camboya y muy cerca de la frontera con Tailandia.

La ciudad tiene muy buena conexión de autobuses, en unas pocas horas y por unos pocos dólares se puede estar en Phnom Penh, capital de Camboya. También hay buses a las distintas fronteras.

Siem Reap tiene también un aeropuerto internacional.

Nosotros optamos por hacer dedo (autostop). Es necesario aclarar siempre que no estamos parando un taxi.

Gastos

 Visa:

Para Camboya se necesita visa. La misma se obtiene on-arrival y cuesta 30 dólares por 30 días.

Entrada:

Hay tres tipos de entradas a los templos para los no camboyanos.

  • Por un día: 20 dólares
  • Por tres días: 40 dólares (el pase tiene una validez de una semana)
  • Por siete días: 60 dólares (el pase tiene validez de un mes)

Los templos están abiertos todos los días del año de 5:30 a 17:30.

Alojamiento:

Siem Reap es una ciudad turísticas dónde los bares, restaurantes y casas de masajes o souvenirs nunca van a faltar.

Al ser un paraíso de turistas y mochileros en la ciudad hay más de 300 hoteles. Los más baratos comienzan en 3 dólares –habitaciones compartidas-.
Una habitación privada empieza alrededor de los 10 dólares,

Comida:

La opciones gastronómicas también son infinitas y las hay para todos los gustos y presupuestos. Casi todo se concentra en el área de Pub Street o del Night Market.

Nosotros solíamos comer fried rice o fried noodle por 1 USD y un chop de cerveza tirada por 0,50 USD. Hay que caminar para encontrar los mejores precios, pero como dice el dicho “el que busca, encuentra”

En un restaurant se puede comer bien entre 5 y 10 dólares por persona.

¿Cómo llegar desde la ciudad? 

Se puede recorrer en bicicleta (desde 1 dólar el día), en tuk-tuk (alrededor de 15 dólares el día), en moto o con un taxi privado. Muchas veces el conductor se ofrece de guía.

Angkor-Wat-7

Algunas agencias incluso venden paquetes que incluyen un autobuses con aire acondicionado, almuerzo, agua y un guía. Otros más osados sobrevuelan los templos en helicóptero o realizan un ascenso en globo aerostático.

Dentro de Angkor hay baños públicos y más restaurantes, casas de souvenirs y puestos de frutas. Todo cuesta más caro que en la ciudad.

  • Circuitos para recorrer Angkor Wat

Hay dos circuitos para recorrer el complejo de Angkor. Las opciones van a depender del tiempo  y del trasporte.

Angkor-wat-map

El circuito chico (17 kilómetros – color rojo) concentra lo más famoso del complejo. Son los templos que uno ve en las postales y los documentales. Son los templos, también, más abarrotados de turistas.

El circuito grande (28 kilómetros – color verde), en cambio, son templos más aislados, con menos visitas y con más parsimonia. La sensación de estar en soledad es intensa.

Ambos circuitos coinciden en el comienzo del trayecto. Ambos comienza en Angkor Wat, propiamente dicho. Un templo erigido a la deidades hindúes. Los tres picos representan la triada hinduista. La torre central, a la que se llega por una empinadísima escalera, es la razón por la que no hay edificios en Siem Reap. Ninguna construcción puede ser más que la cúspide de Angor Wat.

Angkor-Wat-6

Siguiendo el camino, se llega a Angkor Thom. Una ciudadela amurallada rodeada por un gran canal y por unas fascinantes puertas. Dentro hay más templos, siendo el más importante Bayon, el de las mil caras. Es el segundo en importancia y el más distinto arquitectónicamente. Son decenas de torres con caras talladas en la piedra, dicen que cada rostro observa hacia alguna de las provincias del antiguo Imperio jemer. Luego, hay decenas de templos y de terrazas.

Angkor-Wat-3

Angkor-Wat-4

El tercer templo en popularidad es Ta Prohm. Este templo es popular por las fantásticos estragos que hizo la naturaleza. Las paredes están cubiertas de raíces y nos recuerdan que la naturaleza es la que siempre le gana la pulseada al hombre.

Algo notable de los templos es la gran cantidad de tallados y bajorelieves en sus paredes. Muchos tratan cuestiones religiosas, otros muestras la vida cotidiana y otro muestras la gloria de los años dorados del imperio. Nos recordó los templos del kamasutra en Kajuraho.

Angkor-Wat-14

  • Nuestra experiencia en Angkor Wat

Nosotros optamos por recorrer Angkor Wat en bicicleta. Si bien es cierto que las distancias son largas, uno puede hacerlo despacio y parando a descansar. El mayor problema es el calor. En diciembre es invierno en Camboya pero los 35 grados no lo demuestran.

Elegimos el pase de tres días aunque no fuimos los tres días consecutivos. El primer día fuimos por la mañana e hicimos el circuito chino. Nos tomo unas 6/7 horas pero estuvimos varias horas en Angkor Wat y en Bayon. Son templos enormes y con mucha gente.

El segundo día nos levantamos a las 3:30 AM para ir a ver el amanecer. También fuimos en bicicleta y alumbrando el camino con una linterna ya que no había luces. Cuando llegamos, los chinos ya habían tomado posición de los mejores lugares. Vale la pena llegar temprano y vale la pena el madrugón. Fue increíble ver como en medio de la noche cerrada poco a poco comenzaron a recortarse en la oscuridad los tres picos de Angkor y poco a poco fue aclarando hasta quedar todo de amarillo. Son sólo unos segundos, pero son increíbles. Lo único que sobró fue el barullo de las personas.

Aprovechamos el fresco de la mañana para pedalear el circuito grande, no sin antes evitar todas las invitaciones a desayunar en todos los puestos de comidas improvisados. El circuito grande nos gustó mucho más. Quizá porque no había tanta gente y podíamos disfrutar de los templos para nosotros solos.

Angkor-Wat-10

Si bien es cierto que los templos son muy distintos entre sí, el estilo y el avance de la naturaleza se ve en casi todos. Razón por la cual no hace falta apretujarse en Ta Prohm.

El tercer día lo aprovechamos para recorrer y volver a los templos que más nos gustaron, tomar un picnic frente a los canales y pedalear tranquilos por los caminos de tierra colorada y árboles verdes.

Nuestra experiencia completa: Angkor Wat, donde habita el olvido

 

  • Consejos y recomendaciones para recorrer Angkor Wat

* Si bien la moneda de Camboya es el RIEL todos los precios están dolarizados (1 dólar = 4.000 riel). La moneda local sólo se usa para transacciones menores a un dólar, vendrían a ser monedas.

* Armarse de paciencia. Todos nos van a querer vender algo, todos nos van a invitar a sus restaurantes y todas las señoras nos van a gritar (literalmente) para que les compremos agua o ananá.

* Nosotros solíamos comprar comida para llevar a la mañana y lo comíamos al almuerzo. Es mucho más barato comprar en Siem Reap que en Angkor Wat. Lo único: hay que tener cuidado con los monos oportunistas.

* No se enojen con los chinos que empujan. En su país son muchos y para ellos es normal estar apretados y pasar a los codazos.

* Código de conducta y vestimenta: Al tratarse de un complejo de templos hay ciertas cuestiones a cuidar. Esta prohibido fumar en todo el complejo y también se recomienda una vestimenta adecuada. Para entrar a los templos es necesario tener los hombros y las piernas cubiertas. Tampoco se puede ingresar con gorros y/o gritando.

* Un buen dato para cuándo uno vuelve acalorado de los templos es el restaurant y hotel Pool and Palm. Tiene una súper pileta y se puede utilizar siempre y cuándo se consuma algo en el restaurant (precios accesibles).