Después de Bangkok, creo que no fuimos a ninguna gran ciudad, hasta ahora. Si, Ho Chi Minh nos parece enorme. Es la ciudad más grande de Vietnam con un centro turístico muy bien explotado. Nosotros, para disfrutarla a nuestro estilo (y presupuesto) preferimos alojarnos en los suburbios.

Saigon-Ho Chi Minh-Vietnam

Callejuelas

Saigon-Ho Chi Minh-Vietnam

Por la noche los mercados movilizan a la gente

En definitiva lo nuestro no era más que una simple habitación, que tenía una ventana y un balcón que daba a una calle muy angosta. En esa calle transcurría toda la vida de los vecinos. Nos levantábamos con el olor a cerdo asado que subía hasta la ventana. Los gritos de la mujer que pasaba vendiendo fruta, o una televisión con el volumen fuerte. Nenes jugando en la calle, motos, té frío, sándwiches, arreglos de zapatos, todo sucede en la calle. En Vietnam la vida transcurre de la puerta hacia fuera. Nos recuerda a India. Incluso a la noche, después de comer se sientan a ver televisión con las puertas abiertas, tal vez viene algún vecino y se sienta a charlar.

Saigon-Ho Chi Minh-Vietnam

Notre Dame en Ho Chi Minh

No nos parece loco que los vecinos se junten, que la vida se comparta. No nos llama la atención que las calles estén llenas de gente, ni de motos ni de vendedoras con esos sombreros tan característicos. Nos acostumbramos a ese ritmo de vida. Los vecinos ya nos reconocen, nosotros no hablamos vietnamita y ellos no hablan inglés, a veces una sonrisa dice mucho más. Vietnam nos gusta. Caminar por sus calles nos divierte. Cruzar las avenidas con cientos de motos es parte de nuestra nueva cotidianidad. Ho Chi Minh es una ciudad inmensa. Y como todo, también tiene su revés: Saigón.

Saigon-Ho Chi Minh-Vietnam

Ho Chi Minh

Saigón era el antiguo nombre de la capital de Vietnam de sur. Los yanquis y su fanatismo anti-comunismo destruyeron todo. A modo de recompensa por haber ganado la guerra y con la posterior unificación de Vietnam, los vietnamitas cambiaron el nombre de la ciudad de Saigón por Ho Chi Minh, el famoso líder revolucionario. Hoy la ciudad es nueva, esta reconstruida pero la guerra se sigue palpando. Museos, banderas comunistas, imágenes de Ho Chi Minh por doquier y mutilados que piden monedas en las esquinas.

La guerra esta ahí, silba bajito y pasa caminando. No podría ser de otra manera. La guerra cambia a las personas, a las familias y a las sociedades. El ajetreo cotidiano de las ciudades se desvanece para dar lugar al sufrimiento. Niños que se convierte en soldados, premios a quien “exterminó” más yanquis y fotos de jóvenes deformados por el napalm (el tóxico gas que floto sobre Vietnam). La guerra esta ahí. Hoy, casi 40 años después sigue estando ahí.

Saigon-Ho Chi Minh-Vietnam

En propaganda política…

Saigon-Cu Chi-Ho Chi Minh-Vietnam

…Túneles donde se refugiaban cientos de vietnamitas…

Saigon-Ho Chi Minh-Vietnam

… y en jóvenes americanos observando su ataque…

Nos llama la atención la cantidad de mujeres trabajando en las calles: Vendiendo frutas, jugo o pan. Reparando ropa, manejando una moto, comprando y vendiendo algo en el mercado. Los hombres no están, no se ven. Claro, años de guerra y hombres en el frente hicieron que la sociedad se redistribuya nuevamente. Los hombres peleaban y las mujeres “hacían”. Hoy las mujeres son protagonistas en Vietnam, la guerra les cedió ese lugar.

Los turistas pasamos por ahí. La cerveza es barata, las remeras son bonitas y las guías de viaje fotocopiadas están de oferta. Visitamos los museos, nos lamentamos la guerra y nos marchamos. El tiempo apremia y hay que conocer la mayor cantidad de sitios posibles antes de volver a casa. Pocos se sientan en la esquina y ven que la guerra aún esta ahí, que silba bajito y pasa caminando. Otros siguen nombrándola como se hacia llamar antes, Saigon.

Saigon-Ho Chi Minh-Vietnam