Por favor sáquese los zapatos antes de leer.

Por favor sáquese los zapatos antes de leer.

Khajuraho es una más entre las tantas ciudades que hay en India. ¿Por qué es tan popular? ¿Por qué la famosa guía Lonely Planet la recomienda? ¿Por qué esta en todos los itinerarios turísticos de quienes visitamos India?

Ya habíamos estado en Agra, ya habíamos visto el Taj Mahal ¿Por qué no visitar otra de las tantas ciudades turísticas de India? El debate “viajero vs turista” no viene al caso ni nos quita el sueño. Si un destino es tan visitado es porque algo debe tener. En este caso lo digno de ver eran los “(no) templos del Kamasutra”.

Los templos vistos desde lejos

Los templos vistos desde lejos

Así emprendimos nuestra ida a Khajuraho. Allí, además, nos encontraríamos con la pareja argentina con la que veníamos viajando y con amigos de Hurlingham, nuestro barrio allá lejos en Buenos Aires.

Llegamos en tren una mañana de sol, humedad y calor agobiante. Todos viajábamos en el mismo tren pero en distintos vagones. El reencuentro se dio en el andén una vez que habíamos bajado. No tardamos en sentirnos rodeados por más de 15 conductores que querían llevarnos en su rickshaw hasta la ciudad (que queda a unos 8 km). Entre ellos mismos discutían por quien nos hacia el mejor precio.

Llegamos a destino y ahora serían unos 10 hombres los que nos ofrecían la mejor oferta de alojamiento. A su vez, otros vendedores venían a presentarse y pedirnos que visitemos su tienda. Desde los kioscos nos ofrecían agua o Coca-cola a los gritos. Otros vendían souvenirs o recuerdos de los templos, desde un mazo de cartas hasta ediciones en español del famoso  Kamasutra. A todo esto, nosotros todavía no habíamos terminado de pagarle al taxista. Y como si fuera poco muchos hablaban Hindi-español “Madame, conozca mi local”, “agua amigo” entre otras celebres frases. Así nos recibió Khajuraho.

Un poco de turismo local

Un poco de turismo local

Khajuraho más que una ciudad es un pueblo. Es un lugar pequeño, no tiene muchos habitantes. Y en toda nuestra estadía sentimos a esos poco habitantes perseguirnos para ofrecernos todo lo que se pueda vender. Salíamos a la calle y se acercaba uno, le decíamos que no pero insistía. Atrás venía otro, y otro. Así por las mañanas, tardes o noches. No podíamos sentarnos tranquilos a comer una samoza (ver post de comidas).  Son las desventajas de visitar este tipo de lugares. No hay diferencia entre el turista que viaja con mucho presupuesto y el mochilero. Todos son extranjeros, a todos hay que venderles.

En estos 3 meses adquirimos determinadas técnicas espanta vendedores, ya sabemos reconocer a los desagradables cazaturistas. El espantar vendedores puede llegar a ser muy divertido, sobre todo cuando les hablas en español o intestas pagarles con pesos argentinos cuándo ellos te pasan precios en euros.

En fin, llegamos a la ciudad sabiendo poco, solo sabíamos de la existencia de los templos y de la belleza y particularidad de los mismos. Nuestro guesthouse quedaba a unos 100 metros de los templos, los podíamos ver a través del alambrado. Los teníamos cerca, pero tardamos casi dos días en entrar a conocerlos. Se ve que nos divertía más caminar por la verde y agobiante ciudad.

¿Qué sabemos de los templos? Son templos hinduistas. Khajuraho supo ser la capital religiosa de la dinastía Chandella, allá lejos y hace tiempo.

Esculturas de la dinastía.

Esculturas de la dinastía.

En realidad los templos son varios, nosotros solo fuimos a los del “oeste” que son los más famosos (y los que teníamos más cerca). Dentro del complejo había un conjunto de 10 construcciones aproximadamente. Todas diferían en estética y en antigüedad pero mantenían un mismo hilo conductor.

Elefantes tallados en la pared

Elefantes tallados en la pared

Para nuestra sorpresa no se trata de los templos del kamasutra como se los conoce. Por el contrario solo buscan reflejar la vida cotidiana de aquel entonces. Entre su cotidianeidad estaba la práctica del tantra, pero también cocinar, trabajar, bailar, etc. Y eso es lo que está representado. El contenido erótico no llega al 10% del trabajo arquitectónico. Incluye escenas de sexo, tríos, orgías y hasta incluso zoofilia. Las otras esculturas representan escenas de las más variadas: músicos, artesanos, ninfas, madres, niños, amantes, etc. También había varias representaciones o esculturas de dioses como Shiva, Parvati y Ganesha (padre, madre e hijo).

Nótose a los acompañantes.

Nótose a los acompañantes.

También hay lugar para las orgías

También hay lugar para las orgías

Los templos están dentro de un predio verde muy bien mantenido por lo cual es muy ameno recorrerlos, sacar fotos y jugar a encontrar determinados personajes dentro de las infinitas esculturas.

Todas las esculturas fueron talladas en piedra.

Todas las esculturas fueron talladas en piedra.

Entonces ¿Por qué el legado de la dinastía Chandella es conocido erróneamente como los templo del Kamasutra? La respuesta para ser obvia. El nombre vende.

Pero igualmente incluyeron el sexo como parte de su vida cotidiana. De alguna forma habla, no sé si llamarlo educación sexual, pero sí que no era un tabú hace un milenio y que vivían  el sexo de otra forma. Pero, curiosamente, India es un país con mucha censura sobre todo en el ámbito sexual. Las parejas no solo no se besan ni abrazan en público, tampoco van de la mano. Hablar de los templos del kamasutra suena absurdo, entonces, en una sociedad donde un beso es sancionado. Pero es lo que ofrecen las guías y agencia de viaje del país. ¿Paradójico, no?

Ahí saben estar, los "(no) templos del kamasutra"

Ahí saben estar, los «(no) templos del kamasutra»

¿Te quedaste con ganas de saber más sobre los Templos de Kahuraho?
En 1986 fueron declarados “Patrimonio de la humanidad”. Son el mayor conjunto de templos hinduista de India y debe su importancia por haber sido capital religiosa de la dinastía Chandella. Se cree que no fueron destruidos por haber permanecidos ocultos bajo la espesa selva en la época de las conquistas. Son de una gran riqueza arquitectónica, cultural y religiosa propia de la época medieval.
Se cree que los Chandella gobernaron India por casi 3 siglos. Es curioso el origen casi mítico de esta dinastía.
La leyenda cuenta que un día Chandra (dios de la luna en la mitología hinduista) vio desde el cielo a una joven tomando un baño desnuda en un lago y quedo fascinado por su belleza. La joven era hija de un reconocido sacerdote de Varanasi. Ante su belleza Chandra decidió descender a la tierra en forma humana una noche de luna llena. Ante la belleza mutua ninguno pudo resistirse. Esa noche hicieron el amor como solo los dioses lo hacen. De esa unión nacería un hijo, lo cual sería una deshonra de por vida para la joven Hemavati. Chandrá la consuela diciendo que ese hijo sería un rey, que fundaría una dinastía y que la llenaría de gloria. A los meses nació Chandravarman, quien fue un poderoso rey y fundo la dinastía Chandella.
La leyenda dice, también, que el conjunto de templos fue un regalo de Chandravarman para su madre.