Wow… Despues de haber andado por el mágico Cusco, luego de observar Arequipa, de viajar hasta Copacabana, de caminar la isla del Sol y tras meternos en el amazonas en Puerto Maldonado. Volver a Lima, es volver a la ciudad. A la ciudad que uno conoce, que tan mal acostumbrados nos tiene. Es volver al S. XXI tal como lo dejamos. Es dejar de ver monos, para ver autos. Y muchos.

Lima es la Capital de El Perú y se asienta sobre las costas del Pacifico. Es una ciudad muy grande, con muchos barrios, como les decimos nosotros. Alguito recorrimos, a pie, en taxi y en “colectivo”. Colectivos muy distintos a los de Buenos Aires, chiquitos, con las puertas abiertas y un encargado gritando las paradas y los destinos por las calles. No tienen cartel que los identifique.

Casa de gobierno

Casa de gobierno

Lima colonial, otro fiel reflejo de nuestra América del Sur. De nuestras ciudades tan coloniales, tan europeas, tan de un virreinato que hoy parece lejano. Pero es historia reciente de unos pocos siglos.

Su centro histórico

Su centro histórico

Recorrimos Barranco, Miraflores y San Isidro. Casi nada. Solo estuvimos unos pocos días. Nuestro vuelo era a Lima, y sabíamos que no queríamos estar en ciudades. Le huimos.

Increíble los prejuicios con los que llegamos a Lima: “Te roban, te secuestran, te… etc”. Y con ese miedo salimos a la ciudad. El salir del aeropuerto y que muchos taxistas nos encierren ofreciéndonos precios bajos no fue muy agradable que digamos, ufff. El miedo duro poco por suerte.

Anduvimos por su centro histórico, su costa, su famoso malecón.

Pacifico

Pacifico

Barranco seduce, es muy romántico. Sus calles angostas y empedradas, casas coloniales pintadas en todos pasteles. Y claro, es EL LUGAR para comer Ceviche. Lima sin Ceviche, es cuasi-imposible. Léase seviche, sebiche, cebiche o ceviche no deja de ser el plato típico. Es una suerte de pescados o mariscos marinados y cocidos con limón – mucho limón, y un poco de picante, también.

Conocimos el Centro histórico. ¿Será la época colonial la que nos dejó la disposición plaza – catedral – casa de gobierno? Probablemente. Lima, al igual que Buenos Aires contaba con esa organización.

La catedral (superpoblada)

La catedral (superpoblada)

También, Recorrimos algunos museos históricos. Por ejemplo, el museo de “la inquisión y el congreso”. Si, ambas instituciones funcionaron en el mismo recinto. No nos olvidemos que Lima fue una de las ciudades más importantes del reinado de España en nuestra américa, por ende, todas estas cuestiones tenebrosas estaban exacerbadas.

Miraflores es un sitio muy bonito, muy turístico también. Los viajantes/turistas/vacacionistas estamos todos ahí. Recorrimos su plaza, su feria de artesanos, su costa, su “mall”. Caminamos por su costanera, pisamos su arena, y el conocido “parque de los enamorados”. Bonito atardecer sobre el pacifico nos regaló lima!

Y esa Lima tan lejana, termino siendo tan conocida. El idioma, la historia, la cultura, sus personajes, sus costumbres, sus cosas tan típicas. Su folclore. Nos separa, pero nos une. A fin de cuentas, no somos tan distintos.

Ah!! Y la «causa limeña» es el Pastel de papa.