“A partir de cierto punto en adelante no hay regreso. Es el punto que hay que alcanzar.”
Franz Kafka – Praga

Dos días antes de que me fuera me pediste que te envié una postal de Praga. En ese momento la conversación iba por otro lado y sólo tomé una nota mental de tu comentario, pero vos insististe. ¿Vas a ir a Praga, no? Me dijiste mirándome fijamente.

Te dije que sí, y cambiamos de tema.

Hoy, 60 días después de aquella tarde de mates y macitas en el otoño bonaerense, estoy en Praga.

Hace muchísimo calor y la ciudad está repleta de turistas. Algún encanto debe tener. O quizá, más de uno. La ciudad es demasiado pintoresca. Las calles son adoquinadas, con casas de colores y techos rojos o verdes, muchas cúpulas, un gran río, muchos puentes y un gran castillo que corona todo desde lo alto. Lo curioso es que el castillo, no es solo un palacete sino que es una gran ciudadela. No sabes lo grande que es la catedral que hay allá arriba, a su vez hay muchas capillas e iglesias menores. A eso hay que sumarle las casas pequeñas, algunos comercios y demás locaciones.

Praga -8

Acá vivió Kafka. Me acuerdo que “La metamorfosis” estaba en los estantes de la biblioteca de arriba. Hoy ese libro está en mi biblioteca y recién ahora lo leí. De acá también es Milan Kundera, L. está leyendo “La Broma”. En realidad, Praga fue cuna de muchísimos artistas. Es más, las calles están repletas de esculturas de David Černý, galerías de artes y música callejera.

Praga -19

Monstruo sin cabeza. Dicen que era recurrente en los sueños de Kafka

Monstruo sin cabeza. Dicen que era recurrente en los sueños de Kafka

Obra de Černý en el museo de Kafka

Obra de Černý en el museo de Kafka

Más obras de Černý:

Praga -10

Praga -4

Bebes gigantes en una antena de televisión

Bebes gigantes en una antena de televisión

Es una ciudad dónde podés pasar el día entero caminando y nunca te aburrís. Es muy fotogénica y atractiva. Yo creo que más de uno se enamoró de la ciudad. Por eso todos la recuerdan con cariño. “Oh, Praga” suspiró más de uno cuándo le dijimos que veníamos para acá.

¿Sabías que tiene un puente Carlos? Tiene más de 300 puentes pero hay uno que sobresale del resto. Es muy largo y tiene esculturas de piedras a ambos lados. Al principio nos llamó la atención que todas las esculturas fuesen negras. Parecía que se habían prendido fuego, pensamos que tenía que ver con la invasión nazi o con la Primavera de Praga (ese anhelo de independencia de la juventud), pero no. Todo ese moho negro tiene que ver con la mala calidad de la piedra que usaron. Una piedra resistente pero muy porosa, que al contacto con el agua y con el aire se oscurece. ¿Vos qué anhelos tenías de joven?

Los puentes del centro de Praga

Los puentes del centro de Praga

La catedral de la ciudadela

La catedral de la ciudadela

El puente Carlos era el puente de la realeza ya que termina muy cerca del castillo. Dicen que Praga (capital del antiguo reino de Bohemia) fue uno de los reinos más ricos de Europa Central. Arquitectónicamente también es imponente: la mayoría de las cúpulas y de las iglesias son góticas.

El puente de Carlos

El puente Carlos…

...y sus estatuas a los costados

…y sus estatuas a los costados

Praga -11

Otra cosa impresionante es la cerveza. Parece que Praga es la cuna de la cerveza. Es riquísima y por 1 euro conseguís un vaso de ½ litro. Con el calorcito que hace, es una buena opción para mantenerse hidratado.

Los bares alejados del centro son un buen lugar para escribir

Los bares alejados del centro son un buen lugar para escribir

60 días de aquella tarde y aún no te lo pregunté ¿Por qué una postal de Praga? ¿Por qué está ciudad? ¿Qué sabés de ella? ¿Por qué no Budapest o Zagreb?

Te tengo demasiado presente estos días. Camino preguntándome si habrás visto algo de Praga en algún documental o si lo leíste en algún diario. Quizá viste alguna imagen de la catedral y eso te gustó, o escuchaste hablar de la Primavera de Praga o por ahí, tomaste algún en café en algún bar que se llama Praga y de ahí te quedó el nombre resonando.

Durante los días que estuvimos acá cruzamos el puente decenas de veces y siempre sentí que lo cruzabas caminando al lado mío. Mientras esperábamos que pase el tranvía para poder cruzar la calle, también te sentí presente. Tenía que haberte preguntado antes ¿Por qué Praga?

Si bien Praga es muy calurosa en verano, cada tanto se pone el cielo negro y empieza a llover con todo. Serán unos 15 minutos, después sale el sol de nuevo. Es bastante parecido al verano de Buenos Aires, pero ahora allá es invierno.

Praga -13

Ayer a la tarde subimos a la torre del reloj. En la época del apogeo, la ciudad creció mucho. Sobre todo en cultura y educación. Se puede ver, por ejemplo, en la plaza central todas las construcciones son de aquél entonces. Entre ellas, la torre del reloj.

El reloj en cuestión

El reloj en cuestión

Un reloj astronómico que viene funciones desde hace cientos de años, que indica la fecha y hora, el signo del zodíaco, la época del año y el santo de ese día. Bien completo ¿viste? Cuestión que subimos hasta ahí arriba y no sabés lo hermosa que es la vista de la ciudad. Me gustaría que estés acá conmigo, ya te dije.

Y las vistas de la ciudad

Y las vistas de la ciudad

Praga -17

Tanto nos gustó ver la ciudad desde arriba (sus cúpulas se aprecian mucho más desde lo alto), que subimos a una colina al otro lado del río. Se veían varios puentes, uno atrás del otro. Intentamos hacernos algunas fotos, pero no pudimos.

Praga -18

Desde lo alto, seguía pensando en tu relación con Praga. No quiero exagerar pero esa pregunta me acompaño todos los días.

En 15 minutos se nos va el tren. Nos vamos a Berlín, Alemania. Podés creer que llegamos un jueves y ese día salí con el propósito de comprar tu postal y enviarla. No vi ninguna oficina de correo, el viernes tampoco. El sábado busqué y nadie sabia decirme dónde ir. Cinco minutos antes de que cierre la encontramos y compramos la estampilla. Esa era nuestra última chance ya que después venían unos días feriados. Recién la pusimos en el buzón, ojalá llegue pronto.

Te quiero mucho,

L.

Praga -22

* Gracias a la oficina de turismo de Praga por toda la ayuda e información.