Viena, capital de Austria, de la música y del legendario Imperio Astro-Húngaro es una de las ciudades imperiales de Europa.

Ubicada sobre el río Danubio, Viena conserva todo el esplendor de sus años dorados.

Palacios, jardines, museos, música, cúpulas y mucha mucha cultura son sólo algunos de los detalles de la ciudad que Sissi inmortalizó.

Viena es una joya arquitectónica y cultural que vale la pena visitar. ¡Una ciudad increíble para los amantes de la historia! Eso sí, también una de las capitales más caras de Europa.

ACERCA DE VIENA

Viena es una ciudad con historia y una de las capitales más emblemática de Europa. Su legado no es sólo arquitectónico, sino también musical y filosófico. Es más, casi todas las personalidades más emblemáticas de la historia europea estuvieron conectadas con Viena.

Viena siempre fue una ciudad cosmopolita y un punto de anclaje entre el occidente y oriente de Europa. Tuvo un pasado celta, magyar e incluso otomano. Pero la ciudad cobra protagonismo en el S. XVIII con los Habsburgo y el comienzo del imperio austriaco.

Viena alcanzó su máximo esplendor cuando logró consolidar el Imperio astro-húngaro. De allí devienen todos los palacios, jardines y edificios idílicos que le dan a Viena su aire imperial. De Sissi Emperatriz queda todo el aire romántico que se palpa en las calles adoquinadas y en los pintorescos carruajes.

¿CUÁNDO IR A VIENA?

El mejor momento es entre los meses de abril y octubre. Es decir: verano, cuando hace más calor. Los inviernos suelen ser secos y ventosos, los días muy cortos y las temperaturas muy bajas, incluso el río Danubio puede congelarse.

Siendo puntuales, la recomendación es ir en el mes de mayo donde el clima es ideal y no hay tanto turismo porque aún no empezaron las vacaciones del colegio.

¿QUÉ VER EN VIENA?

Simplemente caminar por las calles de Viena y visitar sus parques, de un lado para otro, es una gran actividad. Pero también les dejamos algunos otros lugares que pueden visitar:

Catedral de San Esteban (Stephansdom)

La Catedral de San Esteban está ubicada en el centro neurálgico de Viena. Si algo llama la atención de la catedral es tu colorido tejado y sus torres en punta, cúpulas y campanario.

Es posible subir a las torres y desde ahí se obtiene una de las mejores vistas de la ciudad de Viena.

Ópera de Viena

Es uno de los edificios más emblemáticos de la ciudad y una de las operas más reconocidas a nivel internacional. Allí tocaron y compusieron los artistas más importantes de la música clásica.

Tanto por fuera como el interior de la Ópera impresiona hasta al viajero más experimentado.

Vale la pena realizar la visita guiada por los distintos salones del teatro y recomendamos muchísimo comprar entradas para ver un espectáculo en vivo. Las entradas más económicas rondan los 4 euros.

Avenida Ringstrasse

Es la avenida más emblemática y donde se encuentra la mayoría de los comercios y edificios importantes de Viena. Su forma de anillo conecta toda la ciudad.

Recomendamos mucho caminar algún tramo y prestar atención a los semáforos.

Palacio de Schönbrunn

Este palacio data del S. XVII y fue la residencia de verano de la familia Habsburgo. También, la estancia favorita de Sissi en Viena.

El palacio está rodeado de parques, laberintos, piscinas y glorietas muy imponentes. Vale la pena recorrerlo por dentro y realizar algún pequeño picnic en sus jardines.

Palacio Belvedere

Este palacio también funciono residencia de verano pero del Príncipe Eugenio de Saboya. El palacio también está rodeado de jardines y tiene una imponente fuente en la entrada principal. Hoy el Palacio Belvedere es un museo y funciona como centro de exposiciones.

Palacio Hofburg

Durante más de 600 años el Palacio Hofburg funcionó como residencia imperial de los Habsburgo. Dentro del palacio se encuentra el Museo oficial de Sissi. Es uno de los sitios más visitados de Viena.

Albertina

Se trata de uno de los museos más increíbles que hayamos visitado y se encuentra en el corazón de Viena. Alberga una de las colecciones de arte más extensa e importante a nivel mundial.

Parque de atracciones Prater

Prater es un ícono de Viena y de Europa. Nada más y nada menos porque es el primer parque de diversiones de Europa. Y eso se ve, es un parque que conserva toda la maquinaria y arquitectura clásica vienesa.

La vuelta al mundo de Prater es mítica y desde allí se obtienen las mejores vistas de la ciudad y del río Danubio.

Stadtpark

Stadtpark es el parque urbano más importante de Viena. Además de fuentes, jardines y mucho verde aquí se encuentra la estatua de Mozart ¡Uno de los iconos más importantes de la ciudad!

Escuela Española de Equitación

Es uno de los emblemas de la ciudad y se encuentra en los anexos de Hofburg. Además de recorrer las instalación, se puede ver las sesiones de entrenamiento con los caballos e, incluso, espectáculos abiertos al público.

Casa Museo Sigmund Freud

Ubicada en la calle Bergasse 19, se puede visitar la antigua casa y consultorio del Freud, padre del Psicoanálisis.

Si bien Freud se exilió en Londres ante la ocupación nazi, en la casa aun queda parte de su patrimonio y legado.

Para nosotros fue un lugar muy especial. Acá pueden leer la crónica de nuestra visita a la Casa de Sigmund Freud en Viena.

Mercado Naschmarkt

El Naschmarkt es uno de los mercados callejeros más famoso de Viena. Además de flores y ropa asiática, hay muchísimos puestos de flores, comida y restaurantes de todo el mundo.

Aquí se puede conseguir de todo ¡Incluso yerba mate!

¿DÓNDE COMER EN VIENA?

Viena está llena de sitios donde comer y, en general, la comida nunca falla. Para comer comida del mundo el mercado de Naschmarkt es una buena opción y con precios accesibles.

Para comida típica vienesa estas son nuestras recomendaciones:

Tarta Sacher

Es todo un ícono en Viena y en la repostería internacional. Se trata de una bomba de chocolate cubierta con chocolate y con un toque de mermelada de damasco.

Si bien se puede conseguir en casi cualquier sitio de Viena, el “Café Sacher” es el que tiene la receta original. Está en el centro y suele ser un sitio muy concurrido y no muy barato. Pero vale la pena ir, aunque solo sea para visitar las instalaciones de este café detenido en el tiempo.

Wiener Schnitzel

El Schnitzel es un típico plato vienés aunque para nosotros no sea muy distinto a una milanesa. Se trata de una porción de ternera rebozada. A diferencia de las milanesas, el Schnitzel se reboza con manteca. Suele ir acompañado de papas al natural y de ensalada de verdes.

Salchichas vienesas

Las salchichas son un típico plato vienes y suelen servirse con una o más salsas. Eso sí, son más cercanas al chorizo que a las salchichas que consumimos habitualmente. Las de Bitzinger Würstelstand son muy ricas, a buen precio y vienen acompañadas de muy buena cerveza.

¿DÓNDE DORMIR EN VIENA?

Las opciones de alojamiento en Viena van desde hoteles de súper lujo hasta hostels compartidos a un precio moderado/bajo.

Para nosotros, la mejor opción sobre todo si se trata de un grupo familia fue alquilar un departamento. El precio es por día y la mejor opción es Airbnb (con este link pueden obtener 35€ de crédito). Es decir, suelen ser casas de familia con una (o más) habitación de alquiler o departamentos privados. A veces, incluso, incluyen desayuno, etc. Hay muchas opciones y cada una de adapta a los distintos presupuesto.

La zona y la época del año influyen muchísimos en los precios. En temporada baja los hoteles suelen hacer grandes rebajas en sus precios. 

Según el presupuesto, estas son nuestras recomendaciones:

Ruthensteiner Hostel

Si bien es un hostel, uno se siente como en casa. Sin dudas, es uno de los hostels más lindos de Europa. Se trata de una gran casa con un lindo jardín y muchos rincones de uso compartido.

Tiene habitaciones compartidas y privadas. También la opción de desayuno.

Hotel Atwienerhof

Ideal para parejas o viajeros que prefieren alojarse en un hotel cómodo. El edificio es pintoresco y el desayuno es simplemente genial.

Vale la pena, sobre todo por la comodidad de estar muy cerca del centro.

Wombats Hostel

Es el típico hostel backpackers. Ideal para mochileros con un presupuesto ajustado y que disfrutan del compartir con otros viajeros. Hay varios edificios en la ciudad, nosotros nos quedamos en el que está cerca del Mercado Naschmarkt.

¿CÓMO MOVERSE EN VIENA?

Viena es una ciudad que se camina muy fácilmente si uno está en el centro. Casi todos los sitios de interés turístico suelen estar en el centro por lo cual no hace falta requerir de transporte público y/o taxi. Pero para ir un poco más lejos o si estamos cansados, el transporte público es la mejor opción. Viena tiene muy buenas conexiones en transporte, además de metro (subte) y autobuses (colectivos) tiene tranvías. También se puede conectar al aeropuerto con transporte público.

A la hora de utilizar el transporte público, vale la pena evaluar la “Vienna Card” . Se trata de una tarjeta oficial que ofrece acceso gratuito a todos los medios de transporte durante 24, 48 o 72 horas. También ofrece descuentos y promociones en las distintas atracciones turísticas. Si vamos a estar varios días en la ciudad o si estamos alojados lejos del centro es la mejor opción. Sobre todo por que cada trayecto en metro ronda los 2 euros.

¡No viajen sin billete! Si un policía nos encuentra sin billete la multa es obligatoria y no baja de los 50 euros.

¿CÓMO LLEGAR A VIENA? ¿CÓMO IRSE?

A Viena se puede llegar en tren, avión o autobús.

El aeropuerto es internacional y recibe vuelos de todo el mundo. En autobús también se puede llegar desde países vecinos, hay muchas compañías y todas suelen ofrecer un servicio parecido. Desde países limítrofes también se puede llegar en combi/van compartida. Nosotros fuimos desde Budapest, capital de Hungría en tren. Fueron casi cinco horas. Luego, fuimos a Praga, capital de Republica Checa, también en tren rápido.

Para nosotros el mejor modo de viajar por Europa es el tren. Los pases globales de Eurail/Interrail son para aprovechar sobre todo si uno va a viajar bastante conectando distintas ciudades. Si tenés menos de 26 años, los pasajes de tren tienen descuentos muy interesantes.

VIENNA PASS

Si la “Vienna Card” es ideal para ahorrar en transporte, el “Vienna Pass” es ideal para ahorrar en entradas y atracciones de turismo en la ciudad.

Ofrece acceso gratuito a la mayoría de los sitios de interés turístico. También descuentos y promociones en bares, restaurantes y tiendas de souvenirs.

El valor de la tarjeta depende si se compra la de un día, dos o tres días. Desde el momento de activación y durante el periodo de tiempo indicado uno puedo disfrutar de todos los beneficios de la tarjeta, incluso de caminatas por la ciudad y del BIG BUS que recorre los lugares más emblemáticos de Viena.

Para nosotros vale la pena comprar si uno quiero disfrutar intensamente de la ciudad.

Se puede adquirir en el aeropuerto, en la estación de trenes y los puntos de interés turístico de Viena.

POR ÚLTIMO, LES COMPARTIMOS NUESTRA CRÓNICA SOBRE VIENA. Debemos reconocer que la primera vez que visitamos Viena, no nos gustó tanto. La segunda vez pasó a ser una de nuestras capitales favoritas de Europa.

Es difícil no juzgar a las ciudad, pero debemos reconocer que el momento personal de cada uno influye muchísimo en la impresiones que uno se lleva de cada sitio.